Are you the publisher? Claim or contact us about this channel


Embed this content in your HTML

Search

Report adult content:

click to rate:

Account: (login)

More Channels


Showcase


Channel Catalog


Channel Description:

editora de comic desde Patagonia

older | 1 | 2 | (Page 3) | 4 | 5 | .... | 12 | newer

    0 0


    Autores:

    Germán Pasti - Limura – Alfredo Grondona White - Daniel Mendoza - Chelo Candia - Juan Carlos Moisés – Marcelo Noriega  - José Massaroli – Mariano Antonelli - Judith Gociol – Mario Carper – Bellagamba - Gerardo Canelo – Germán Cáceres – Alejandro Aguado – Pablo Barbieri - Carina Altonaga – NRG – Tom – Omar Hirsig – Daniel Varela – Toto – Taro – Edmunds – Tomás Gimbernat – Eis –  Sebastián Acosta – Mario y Jorge Morhain – Fernando García - David Rodríguez – Gastón Spur - Edu Molina – Oenlao


    102 páginas.



    "Malvinases un logrado libro de historietas. Pero, tal vez sin proponérselo, alcanza la dimensión de un tratado abarcador de la conflictiva y confusa problemática de estas islas argentinas.

    Si nos atenemos directamente a las historietas, se puede afirmar que, además de su calidad, la variedad de los trabajos da cabida a un sinnúmero de estéticas, desde el más puro realismo hasta el humor gráfico y la experimentación audaz (…)

    Las historietas se proponen mostrar las distintas tragedias que ocurrieron en Malvinas y que después de la capitulación fueron olvidadas (…)

    Se está ante una obra imperdible no sólo para los lectores del bello noveno arte, sino también para los interesados en la historia del país. Y ayudará a los argentinos a enfrentarse a ese horror que todavía “continúa sangrando”.

    Germán Cáceres


    Incluye notas sobre la historieta argentina y Malvinas, desde 1982 hasta este número especial.




    0 0


    Viñetas de celuloide.


    Si bien la historieta y el cine manejan recursos y estéticas similares, es impresionante como a veces las adaptaciones del papel a la gran pantalla son fieramente criticadas. Ya sea por estética, por narrativa o por fidelidad, ninguna adaptación cinematográfica se ha salvado de la crítica descarnada de los fans viñeteros. Mucho menos cuando se trata de Alan Moore.


    Hemos hablado anteriormente de su obra y sus problemas de adaptación, más exactamente de los casos de League of extraordinary Gentlemen(2003) y Constantine(2005), y hemos llegado siempre a la misma conclusión: la industria celuloide no debería tomar una historia de alta gama y/o estatus de clásico a menos que este dispuesta a invertir o minimamente interesarse en la misma para que su adaptación este a la altura. Mucho menos cuando el mismo autor esta completamente en contra de dicho proyecto, lo que lleva a una gran porción del público a asumir la misma posición.


    Hay que aclarar antes de continuar (algo ya enunciado aunque nunca de más) que el autor y el lector en la historia genérica y serializada de larga data son diferentes del autor y el lector de una miniserie específica. Veamos este detalle más específicamente en nuestro análisis de...


    Watchmen (2009)

    Los protagonistas

    Director: Zach Snyder
    Reparto: Malin Akerman, Bily Crudup, Mathew Goode, Carla Gugino, Jackie Earl Haley, Jeffrey Dean Morgan y Patrick Wilson.


    El comic.


    Considerada la mejor obra de la Bestia de Northampton, Watchmen surge en 1986, de la mano de Moore y el dibujante Dave Gibbons. Originalmente un proyecto para retomar personajes de otra editorial, mutó luego en una historia completamente original y lamentablemente perteneciente a DC (que desde el año pasado esta editando Before Watchmen, una serie de precuelas de bajo éxito y defenestrada tanto por Moore como por los seguidores y fans de Watchmen).



    La historia transcurre en los 80 una ucronía donde Estados Unidos ganó la guerra de Vietnam gracias a la ayuda del único superhéroe real del planeta, el Doctor Manhattan (en clara referencia al proyecto nuclear). El país es una de las grandes potencias mundiales que vive, sin embargo, en una constante guerra fría y a la sombra del miedo de la guerra nuclear con Rusia, Cuba y otros. En medio de todo esto, una segunda generación de vigilantes encapotados retirados a la fuerza por el gobierno enfrenta la existencia de un supuesto asesino que mata al Comediante, uno de los suyos. A partir de este asesinato, un pequeño grupo de héroes vuelve a reunirse para investigar y descubrir la verdad detras de este hecho, una verdad que no es la que esperaban. La serie se pregunta si el fin justifica los medios, si el mundo puede salvarse de si mismo y si los superhéroes pueden o no existir tan liberalmente en el mundo real.


    La película.


    Snyder es ya conocido en el mundo del comic por haber adaptado muy exitosamente 300, la novela gráfica de Miller. En esa primera incursión, como Robert Rodriguez con Sin City, Snyder tomó el consejo del autor y la estructura original del comic para planificar cada escena y definir la estética de la película, lo que la volvió no solo fiel sino también muy original.


    Watchmen tiene, a mi juicio, dos elementos a criticar/analizar: primero, cambia ciertos aspectos de la historia original sin dejar de ser fiel; y segundo, inventa una estética casi opuesta pero al mismo tiempo adecuada a nuestros tiempos.



    La historia rompió en su momento con más de una convención del aletargado mundo superheróico y redefinió (junto a El Regreso del Caballero Nocturno y otras obras similares) la idea del héroe humano. Pero lo más importante fue funcionar como una crítica al orden del momento, la línea política que, según Moore “buscaba rescatarnos mientras destrozaba el mundo en el proceso”. Ahora bien,¿cómo traer una historia anti-Reagan/Tatcher/etc a un mundo donde la mayoría del público reconoce esas figuras solo como personajes históricos y ha olvidado o desconoce el riesgo/miedo del holocausto nuclear?


    La película deja esta parte (el contexto histórico) de lado una vez que ha quedado en la mente del espectador, como diciendo: “bien, hay un riesgo de guerra, las facciones son estas, etc. Ahora vean lo que pasa mientras tanto”, para volver a traerla hacia el final. El conflicto humano sirve como apertura y cierre de la historia que nos interesa, un relato enmarcado que nos lleva a lo exactamente importante. El conflicto humano es eterno y atemporal y el espectador no necesita nombres específicos para detectarlo ni apropiarlo a su propio conocimiento y tiempo.

    Una muestra del trazo y planeamiento esquemático del comic.
    La estética puede resultar quizás chocante cuando uno compara la oscuridad del celuloide con la claridad de las páginas de Gibbons coloreadas por John Higins. Pero, de nuevo, parece una exigencia de nuestros días. Gibbons es conocido por su trazo ciertamente realista y las a veces esquemáticas lineas de sus cuerpos, lo cual choca fuertemente con la visión de Snyder que añade lo lúgubre no solo a lo narrativo sino también a lo estético.


    Los personajes, aunque esteticamente diferentes, mantienen la misma actitud que los del comic. El Dr. Manhattan es incluso más inhumano que su contraparte de tinta, propiciado esto por la gesticulación y la voz (recordemos que el cine tiene a su favor el tiempo y el sonido, mientras que la historieta cuenta con la pausa y el grafismo). Ozzymandias, el hombre más inteligente del mundo también se vuelve un poco más inhumano, lo que vuelve su papel más creíble. Nite Owl mantiene su postura inocente aunque fisicamente cambia, dejando de ser gordo, lo que originalmente aumentaba su carisma. El único que parece mantenerse incolumne es Rorschach, cuya máscara siempre cambiante y voz monocorde estan perfectamente representadas.

    Rorschach, uno de los personajes mejor logrados
    Hoy, el miedo no depende solamente de las ideas. El cine cuenta con miles de efectos y recursos para aumentar una idea y Snyder decidió evidentemente adaptar una obra transformandola efectivamente de un medio al otro, generando otra visión, otra interpretación. Moore, cito, “quería darle a los comics un lugar especial cuando estaba escribiendo cosas como Watchmen. Quería demostrar cuáles eran las posibilidades del medio, y el cine es completamente diferente”. Por esta y otras razones es que se negó siempre a que sus obras se adaptaran y a aparecer en los créditos si se mencionaba la fuente. Sin embargo, tengo que admitir que en este caso, a excepción del cambio innecesario en el final (que por razones obvias no mencionaré), el cambio es bueno.


    En nuestro país.


    SI bien la película puede conseguirse tanto en formato reducido como extendido, el papel es mucho más difícil de localizar, especialmente porque no hay ediciones baratas ni en partes, como la original. Toda la oferta consiste en tomos recopilatorios de tapa dura de Norma que oscilan entre precios asequibles y desmesurados de acuerdo al vendedor que logró ponerle las manos encima a tan preciada obra.


    Más fácil será seguramente conseguir los números de la vilipendiada Before Watchmen, editada por ECC sudamérica, aunque no es lo mismo y no hablaremos de eso en esta crítica.


    La crítica dice:
    La película, a pesar de todos sus problemas y sus críticas, es interesante y llamativa. Una efectiva historia remasterizada que gustó mucho y se erige, como el comic en su momento, en una muestra de que el cine de historietas puede ser más que efectos y/o trajes y poderes.


    Próximo:
    V de Vendetta (o “cómo Hugo Weaving demostró solo con su voz que puede hacer algo más que poner cara de malo en Matrix”).

    Extra:
    La película no adaptó la historia Tales of the Black Freigther, una historieta que un personaje secundario lee continuamente, pero se liberó luego como un corto animado con las voces de Gerard Butler (Leonidas en 300) y Jared Harris (Moriarty en Sherlok Holmes, Game of Shadows).

    0 0
  • 04/16/13--22:12: Entrevista: Mandrafina

  • UN CACHO DE CULTURA


    Por Germán Cáceres

    Roberto “Cacho” Mandrafina nació el 2.11.1945, en la Capital Federal.
    Anduvo por Sociología, pero finalmente estudió dibujo con Pablo Pereyra, Ángel Borisoff y Alberto Breccia.
    En su producción el cuidado en el relato y la planificación revelan su gran pasión por el cine. No en vano Milton Caniff es uno de los artistas que más admira. Pero su ligazón emocional pasó por el policial negro norteamericano, aquel que erige a Humphrey Bogart como arquetipo de actor, y a John Huston, Robert Siodmak, Howard Hawks, Orson Welles, Robert Montgomery y Charles Vidor (la lista es muy larga) como prominentes realizadores. Dibujando Savarese(1977), donde el guión de Robin Woodnarra las peripecias de un triste y solitario agente del FBI, Cacho no puede menos que sentirse a sus anchas.
    Hay otra afición –en ella lo acompaña el guionista Carlos Trillo- no tan claramente asumida por este porteño que exhibe un grafismo muy personal: el amor a las tramas temporales, o tal vez a las dislocaciones del tiempo que se plasman en planteos inquietantes como los de Husmeante(1983) y Peter Kampf lo sabía (1987/8). En Los misterios de Ulises Boedo (1981), a ese sugestivo buceo se añade la amenaza de una extraña invasión cósmica. El policial Cosecha Verde es uno de los últimos aportes de la dupla.

    Mandrafina, Lalia y Casalla, en 2010

    Un dato que merece citarse es que este refinado dibujante se traslada desde su casa de San Antonio de Padua a la Capital para compartir un estudio de dibujo con Enrique Breccia, otro gigante. Junto a este último como guionista gestó Metrocarguero (1984), un interminable viaje por las entrañas de la Tierra.
    Entre otros  logros de Cacho se pueden mencionar: Serie Muda (1981/2), El Caballero del Piñón Fijo(1964), ambas escritas por Carlos Trillo; Morgan (1984), guionada porRobin Wood, y con textos de Saccomanno: El Condenado(1976), Derek(1979) y Republiqueta (1983).

     
    El clásico Savaresse, con guión de Robin Wood


    Germán Cáceres: ¿Qué hiciste después de Peter Kampf lo sabía?
    Roberto Mandrafina: Seguí dibujando Savarese y Morgan. Los dos son detectives, pero Morgan apunta hacia los próximos treinta o cuarenta años. Es lo que llamo el trabajo de base, que casi no interrumpo.

    G.C.: ¿Elaboraste algo para Europa?
    R.M.: Dibujé junto a Enrique Breccia y con guión de Ricardo FerrariLa vuelta.

    G.C.: ¿De qué trata?
    R.M.: Es una historia que utiliza la máquina del tiempo: viajes a futuros inciertos en los que se inmiscuye el pasado. El personaje central es un profesor aventurero, una especie de loco inventor que busca a Espartaco con su máquina estrafalaria para que resuelva los problemas del mundo.

    Página de episodio de Historias Mudas, de Trillo - Mandrafina, publicado en 2010  en La Duendes. Especialmaestros de la historieta argentina”


    G.C.: ¿Y qué tal resultó la experiencia? Porque es un lugar común que el artista es solitario en su quehacer.
    R.M.: Fue enriquecedor porque ambos nos involucramos y pudimos cotejar nuestras ideas antes de llevarlas al papel. Es algo muy diferente a tener un compañero con el que se comparte un lugar y da una opinión poco comprometida, ya que no se trata de su propio trabajo.

    G.C: Rompieron con la dosis individualista de que suelen adolecer los artistas.
    R.M.: Lo que más me atrae de la historieta es su parentesco con el cine. No quiero decir con esto que dibujo porque no puedo filmar. Me fascinan las posibilidades del relato cinematográfico, que asocio con la forma de narrar de la historieta. El cine, además, es un arte donde resulta inevitable trabajar en equipo.


    G.C.: Ese gusto se hace visible en las luces y sombras, en los encuadres y en los ángulos. ¿Algún director influyó en tu obra?
    R.M.: Conscientemente no lo sé. Lo que sí puedo afirmar es que me impresionó la iluminación del cine negro norteamericano, los policiales clásicos de los años cuarenta y cincuenta. Los filmes de Howard Hawks y John Huston muestran un empleo maravilloso de la luz para conseguir el clima.

    G.C.: ¿Y entre los realizadores más cercanos?
    R.M.: El que más celebro es Fellini, pero no le veo ninguna conexión con lo que hago.

    G.C.: Sin embargo, El Caballero del Piñón Fijo despliega en su propuesta onírica un aire felliniano.
    R.M.: Es posible, como también que la Serie Muda, aunque remita a ese cine, desarrolle algo de esa atmósfera que vos decís.

    Página de El caballero del piñon fijo, con guión de Carlos Trillo

    G.C.: Peter Kampffue definida como una ucronía, es decir una ficción sobre lo que hubiese sucedido de haber tomado la historia otro rumbo, ¿qué pensás de este género tan especial?
    R.M.: Me encantó dibujar esa mezcla de épocas en la que se trabaja con cosas del pasado como si fueran del futuro.

    G.C.: Husmeante presenta a un investigador muy particular, ya que actúa en un mundo donde las mutaciones están a la orden del día.
    R.M.: Husmeante es policial en su estructura, clima y ritmo, pero al estar situada en el futuro la historieta adquiere ribetes de ciencia ficción. Lo mismo ocurre con Morgan, aunque aquí el personaje es menos frontal.

    G.C.: Claro, porque el Husmeante es un tipo sórdido y cruel.
    R.M.: En cambio, Morgan es como un Philip Marlowe del mañana.

    Página de Metrocarguero, de Enrique Breccia y Mandrafina

    G.C.: El filme Blade Runner, de Ridley Scott, recrea el clima que vos describís.
    R.M.: Me gustaría conseguir fotografías de Blade Runner para copiarlas desfachatadamente. Su ambientación es excepcional.

    G.C.: Para dibujar tus personajes, ¿te inspirás en actores de cine? Se comenta que los rasgos del Husmeante están calcados de Peter Lorre. ¿Es así?
    R.M.: Efectivamente, es así. Aunque siempre procuro cambiarlos un poco o combinar varios rostros.

    G.C.: ¿Quién sería Piñón Fijo?
    R.M.: Es un inmigrante polaco llegado a los EE.UU. a principios de siglo. Lo saqué de un .libro de fotos viejas que tengo en casa.

    G.C.: Para dibujar, ¿usás fotografías?
    R.M.: Sólo como documentación, no para la resolución técnica de la historieta.

    Página de Los Misterios de Ulises Boedo, con guión de Trillo, en Súperhumor, 1981.

    G.C.: De Los misterios de Ulises Boedotambién emana un acento fantástico propio de la ciencia ficción. ¿Sos aficionado al género?
    R.M.: Lo que yo dibujo no es ciencia ficción pura, sino un juego temporal. Por ejemplo, en una época pasada aparecen cosas que no se conocen y por lo tanto se supone que corresponden al futuro.

    G.C.: Respecto a tu amor por el género policial, o con mayor precisión, por la “serie negra”, ¿te acordás de cómo dibujaste Savarese?
    R.M.: Por supuesto, y además los guiones de Robin Wood son técnicamente perfectos y poseen la virtud de darle al dibujante todos los problemas solucionados.

    G.C.: ¿Qué dibujante influyó en tu estilo?
    R.M.: Recibo de todos, pero de ninguno en particular. Desde luego que tengo mis favoritos, pero intento escaparles.


    G.C.: ¿Pero Alex Raymon no está latente en Peter Kampf?
    R.M.: Si hay algo de él, no fue voluntario. Es el clima clásico lo que emparienta el dibujo de Peter Kampf con Raymond. De esa época yo prefiero a Milton Caniff y Frank Robbins, aunque este último es un poco posterior.

    G.C.: Posiblemente el espíritu de Caniff se encuentre en la composición y en el sentido narrativo, pero me parece que tu pincelada, tu manera de manchar está más cerca del clasicismo.
    R.M.: Tu observación es válida, pero te aclaro que a quienes más admiro con vistas al soporte técnico son Caniff y Robbins. Ojo, que después de ellos vinieron otros artistas que enriquecieron la historieta y que deben estar presentes en lo que dibujo.

    G.C.: ¿A qué otros dibujantes admirás?
    R.M.: A Alberto Breccia, Hugo Pratt y Arturo del Castillo.
     
    Página de La Vuelta, con guión de R. Ferrari y dibujos de Enrique Breccia y Mandrafina, en Skorpio 1990.
     
    G.C.: Una de las mesas redondas de la Feria del libro se denominó “La historieta: ¿sólo un entretenimiento?”. ¿Qué podés decir acerca de esta cuestión?
    R.M.: Me estás llevando al lector, como punto final o destinatario de lo que se hace. Yo, particularmente, encaro la historieta como entretenimiento, porque cuando la dibujo me entretengo. Y si cuento con la capacidad suficiente es indudable que voy a transmitir esa experiencia también al que lee.

    G.C.: En las entrelíneas de Peter Kampf emergen planteos más profundos, y el Husmeante sugiere una visión del ser humano nada agradable.
    R.M.: Sucede que siempre está flotando la forma de pensar, la ideología, la actitud ante la vida y el mundo del autor. Y eso no hay manera de esquivarlo.

    G.C.: Pero si la historieta fuese un entretenimiento y nada más, ¿lo encontrarías peyorativo?
    R.M.: Para mí no. Creo que entretenimiento es una manera de entrar en las cosas. A mí el arte en general me entretiene, se trate de música, cine, pintura o literatura.

    G.C.: Tal vez el desprecio del entretenimiento sea un prejuicio que por suerte está completamente superado.
    R.M.: Acordate que Alberto Breccia decía que historieta es un despectivo de historia. Estas reflexiones se generan porque la historieta parece haber nacido mal, como un medio destinado a los chicos. A nadie se le ocurriría plantearse si la novela es sólo un entretenimiento. En la década del sesenta surgieron recién las historietas para adultos, como si fueran acompañando al público que siempre las leyó.

    Página de Cosecha Verde, con guión de Trillo, en Puertitas, 1991.

    G.C.: En Fierro -primer época- escribí un artículo “Historietas en movimiento”, en el cual desarrollo la eventualidad de que la historieta termine incorporándose al cine de animación. ¿Qué opinás de ese pronóstico?
    R.M.: Entiendo que la historieta morirá a manos del video. La generación de uno iba corriendo a comprar la revista favorita en el quiosco en cuanto salía. Hoy el pibe llega a la casa, enciende el televisor y se acabó. Y me parece válido que prefiera ver un relato de aventuras por televisión, que en este caso cumple la misma función que la historieta. No estoy de acuerdo con la antinomia “Lectura versus televisión”. Y ya que la historieta va a desaparecer, sería bueno apropiarse como dibujante de una parte del video para seguir trabajando.

      
    De El dibujo de aventuras, de Germán Cáceres (Editorial Almagesto, Buenos Aires, 1996, 200 páginas).


    Crítica a dos de sus libros en este mismo blog

    Peter Kampf lo sabía, de Trillo - Mandrafina

    El Condenado, de Saccomanno - Mandrafina





    0 0

    Daniel Varela, nuestro colega e integrante de La Duendes– Historieta Patagónica, resultó galardonado con un premio especial, en el Concurso Internacional " International Cartoon Contest Brides Veneration st. Teodor Tiron 2013", realizado en Macedonia. Quedó entre los siete galardonados, de 147 trabajos  que participaron. El tema del concurso era “la suegra”.

    Felicitaciones a nuestro colega!!!



    La obra premiada y la notificación del premio.






    0 0


    Autores

    Germán Pasti - Limura – Alfredo Grondona White – Alberto Saichann - Daniel Mendoza - Chelo Candia - Juan Carlos Moisés – Marcelo Noriega  - José Massaroli – Mariano Antonelli - Judith Gociol – Mario Carper – Bellagamba - Gerardo Canelo – Germán Cáceres – Alejandro Aguado – Pablo Barbieri - Carina Altonaga – NRG – Tom – Daniel Varela – Toto – Taro – Edmunds – Tomás Gimbernat – Eis –  Sebastián Acosta – Mario y Jorge Morhain – Fernando García - David Rodríguez – Gastón Spur - Edu Molina – Oenlao


    98 páginas.




    A la venta desde esta semana. Se realizan envios por correo a todo el país y el exterior. Escribir a duenche@hotmail.com



    Del prólogo de Germán Cáceres
    Malvinases un logrado libro de historietas. Pero, tal vez sin proponérselo, alcanza la dimensión de un tratado abarcador de la conflictiva y confusa problemática de estas islas argentinas.
    Si nos atenemos directamente a las historietas, se puede afirmar que, además de su calidad, la variedad de los trabajos da cabida a un sinnúmero de estéticas, desde el más puro realismo hasta el humor gráfico y la experimentación audaz.



    La Guerra de Las Malvinas provocó en la Argentina un trauma difícil de asumir porque resulta demasiado amargo y doloroso. Hemos sido vencidos, la derrota fue aplastante, ingenuamente creímos que nuestras corruptas fuerzas armadas iban a imponerse nada menos que al Imperio Británico. Y, también con un candor no exento de responsabilidad, confiamos –y aclamamos en la mismísima Plaza de Mayo- a una dictadura genocida que había cometido atrocidades contra la población. ¿Cómo pudimos equivocarnos tanto? Es posible que la humillante frustración que padecíamos nos demandara encontrar una luz de esperanza a cualquier precio. Judith Gociol, en “Nos tocó hacer reír”, comenta que “Malvinas fue -y, sobre todo, todavía es- un territorio incómodo para pensar y elaborar social y culturalmente”.  




    Las historietas se proponen mostrar las distintas tragedias que ocurrieron en Malvinas y que después de la capitulación fueron olvidadas. Como indica José Massaroli en la nota que precede a sus ¡Soldaditos!  “...todo seguía igual en Buenos Aires: la gente se preocupaba de las cosas de siempre, nada hacía notar que acabábamos de perder una guerra”. 



    Este sentimiento de culpa a flor de piel une todas las expresiones del libro  más allá de sus lenguajes y poéticas (incluido el humorismo).
    Pero el nuevo producto de La Duendes editora, un formidable polo patagónico que fomenta la historieta argentina y a sus creadores, contiene otro hallazgo: la vasta documentación sobre la historia de las islas, desde la travesía de Magallanes hasta la época actual. La titánica investigación fue llevada a cabo por los hermanos Jorge y Mario Morhain en 2 de abril, y la complementaron Sebastián Acosta en The Malvinas island y Juan Carlos Moisés en el artículo “Tira: Patagón, de Khato”. Fernando Ariel Garcíada cuenta, en “Sangre, sudor y lágrimas”, de la reacción del género desde 1982 “hasta este número especial”.



    Se está ante una obra imperdible no sólo para los lectores del bello noveno arte, sino también para los interesados en la historia del país. Y ayudará a los argentinos a enfrentarse a ese horror que todavía “continúa sangrando”.
    Germán Cáceres








    0 0


    Se acaba de publicar en Francia el primer tomo de la trilogía“Suave, tibia y perfumada”, con guión y dibujo de Ignacio Noé. Se trata, a su vez, del primer cómic de ficción que escribe.

    Ignacio Noé, como muchos otros autores de Argentina, canaliza sus trabajos desde hace años con gran repercusión en Europa y Estados Unidos.

    La siguiente es una breve entrevista sobre su último trabajo. 






    ¿Desde cuándo estabas trabajando en el libro?
    A finales de 2010 presenté un guión con la historia de dos personajes jóvenes y con la búsqueda de una hermana melliza. El guión no gustó en Casterman, y como yo le encontraba muchas inconsistencias lo rehice completamente durante el 2011. El nuevo guión ahora me gustaba asi que hice cuatro páginas de muestra en acuarela, una técnica que no había usado en historietas. Lo volví a mostrar en Casterman, que siguió sin gustarles, y en otras seis editoriales. Glenat lo acepto a fines del 2011 y termine el primer tomo a fines del 2012.

    ¿Cuál es la trama del libro?
    Es una historia de amor entre dos jóvenes. El tiene una vida marginal y ella una vida acomodada que de golpe se derrumba, su padre y su madre son asesinados y la culpan a ella y descubre que tiene una hermana melliza y que su verdadera madre es medium. El la ayuda a huir y a buscar a su hermana..Y asi pasan por Usuhaia, Buenos aires y Paraguay.


    ¿En qué países se editó y por cuál editorial?

     Salio este 17 de abril el primer tomo publicado por la editorial francesa GLENAT. Por ahora aparece solo en francés.

    ¿Cuántos libros llevás publicados en el exterior?
    He publicado siete libros de historietas eróticas que aparecieron en distintos idiomas: español, francés , italiano, holandés, alemén , ingles, bosnio y polaco.
    "Suave , tibia y perfumada" es el primer libro de ficción que publico , las dos series anteriores no eróticas que hice no salieron el libros.



    Para leer una entrevista en este blog, donde se aborda en detalle su trayectoria, tanto en el país como en el exterior. Su entrevista fue la nota más leída de este blog, en 2012. 




    0 0


    A partir del jueves 9 de mayo en elCLUB ESPAÑOL DE ROSARIO, Rioja 1052, Esteban Tolj realiza la Muestra de Dibujos “RINCONES DE ROSARIO”. La muestra gira en torno a la ciudad de Rosario: los vecinos, las casas, las calles, los barrios, los cines, las décadas. Pasado, presente y futuro retratados en estampas con humor.

    Auspiciado por Rotary Club Rosario “Nuevo Siglo, Distrito 4940”, Club Español de Rosario y Secretaría de Cultura y Educación de la Municipalidad de Rosario.


    En este mismo blog se puede leer la entrevista que le realizamos al autor en febrero de 2012







    0 0


    Germán Cáceres, autor de tantas buenas notas en este blog ,  y autor de "EVOCANDO VIÑETAS", acaba de publicar el libro de literatura infantil llamado “El detective despistado”. El 5 de mayo estará  firmando ejemplares en el Stand 306/Serendipidad/Pabellón Azul de la Feria del Libro.





    0 0



    Frank Frío es pasajero de una pesadilla.una vida llena de sinsabores tallaron en su
    rostro huellas de maldad y sufrimiento. ya sea en las ruinas de una iglesia, tras
    los barrotes de alcatraz, bajo el fuego de vietnam o junto a integrantes de la mafia
    frank persigue un único objetivo: desprenderse  de la muerte, su indeseable compañera.

    Autores
    Argentina
    Juan Saenz Valiente – Ríos Blanco – Carina Altonaga – Tomás Gimbernat – Daniel Mendoza – Gastón Spur – NRG – Nahuel Poggi – Pablo Barbieri
    Colombia
    Henry Diaz – Camilo Triana
    España
    Pablo Leirós Gómez
    México/Argentina
    Edu Molina
    Venezuela
    Edixon Rodríguez

    DAN VIDA A ESTE OSCURO PERSONAJE QUE EDITORIAL LA DUENDES NOS ACERCA DESDE LA FRÍA PATAGONIA.

    0 0


    El día 11 de Mayo, desde las 14 hs en el marco de los festejos de los 5 años del Espacio Cultural Nuestros Hijos de Las Madres de Plaza de Mayo, tendrá lugar la inauguración de la muestra "EDUARDO SANTELLÁN, VIDA SIEMPRE" cuyo catalogo contará con textos, testimonios y homenajes de Luis Alberto Spinetta, Indio Solari, Emilio del Guercio, Rodolfo García, Edelmiro Molinari, Eduardo Martí, Jorge Boccanera, Elena Bossi, Jorge Accame, Carlos Barbarito, Lautaro Ortiz, Diego Agrimbau , entre muchos otros y ofrecerá un recorrido por su trayectoria. Desde sus primeras publicaciones en la mítica Expreso Imaginario, su trabajo como historietista y portadista (Fierro, El Péndulo, Mutantia, Trix, Skorpio) su interés por el puntillismo, la poesía y el realismo mágico, su vínculo con el rock (inmortalizado en las tapas de los discos de Almendra y Spinetta Jade y un libro inconcluso de poemas ilustrados junto a Luis Alberto Spinetta en el que trabajó hasta sus últimos días) dan testimonio de su búsqueda incesante y creativa. 




    En un texto homenaje, Indio Solari exalta con precisión la esencia de su obra: “A través de las bellísimas ilustraciones que Eduardo nos ofreciera en su libro Húmedo y vertical, recorro con placer su lenguaje, encantado con la belleza de los volúmenes que ocupan los rincones de nuestra mente con un erotismo surreal. Santellán nos convierte, no en turistas de su oficio, sino en peregrinos hacia la imaginación y el silencio desnudo”.





    Por parte de La Duendes– Historieta Patagónica, tuvimos la fortuna de poder publicar dos de sus series: “El milagro de las sirenas” y “Sur Salvaje”, en su versión original en blanco y negro. (se pueden ver cliqueando sobre los títulos de las series)


    En este blog también pueden leer una entrevista que le realizamos en diciembre de 2010 sobre su extensa y rica trayectoria. 







    0 0


    (La Duendes Editora, Comodoro Rivadavia, 2013, 86 páginas)




    En las primeras páginas sin textos de Bailoretto, el guión de Otto Carlos Millerprivilegia la posibilidad narrativa de la imagen, recurso que aprovecha el dibujante Juan Dalfiume para proponer una gráfica de audaces enfoques y, además, la técnica de la aguada que tan bien conoce y cuya maestría admira en Pratt (“siempre fue mi ídolo”, subraya en una entrevista al comienzo del libro). Juan Bautista Bailoretto nació en Santa Fe en 1894 y murió en 1941 en un enfrentamiento con la policía mendocina. Miller lo rescata como el mito popular que llegó a ser considerado el “Robin Hood Argentino” porque repartía parte de sus robos “entre los más necesitados”. Y cuando al principio mata al comisario Farach a raíz de una disputa por una mujer, comenta un paisano “Así terminan estas policías bravas que atropellan a criollos honrados...” Hay una interesante viñeta a doble página en la que se menciona las acciones que protagonizó el justiciero en distintos puntos del país.


    Los guiones de las nueve historietas restantes pertenecen a Dalfiume. En La suerte del inglés el intenso blanco que inunda los cuadritos contrasta con la belleza del trazo de la pluma. La narración contiene una sorpresa final que rebosa humor negro.
    Al pie de la letra y Dos ciegos yun sordotambién exponen un remate imprevisto así como la preponderancia del blanco. Ambas emplean una economía de recursos que se expresa a través de una línea fresca y espontánea: a tramos se tiene la impresión de estar ante sutiles bosquejos. El amo del mundo es prácticamente una historieta de viñetas mudas.


    Dalfiume incursiona en la cruel matanza de indefensos indios que perpetraron los militares durante la campaña del desierto, y esa perspectiva se vuelca en De caza y en Hermano blanco.En esta última es asesinado un cautivo extranjero porque se desconoce su lengua.
    Cara de chancho es una breve historieta de ciencia ficción sólidamente construida.


    En sólo tres páginas de solvente grafismo, La estrella desarrolla un original relato sobre el nacimiento de Cristo.  
    No vale nada la vida transcurre en el período de la revolución mexicana y el principal protagonista es el escritor Ambrose Bierce, que desapareció a fines de 1913 durante el conflicto. Aquí Dalfiume apela al clasicismo y en su versión el norteamericano es fusilado por las tropas de Pancho Villa, a las que acompañaba como observador. El dibujo remarca la acción y los movimientos haciendo salir de cuadro a los personajes, en tanto los disparos de rifle y de ametralladora son representados por potentes onomatopeyas.


    Esta antología resulta imprescindible para acceder a la extensa y brillante obra de Juan Dalfiume.


    Germán Cáceres

    0 0


    Hernán Martignone, pese a contar con varios años de trayectoria como protagonista en el ambiente de la historieta, es una de las “nuevas voces” del periodismo especializado en la historieta. También es guionista de historietas y coautor de “Historietas a diario”, libro de enfoque muy original, que aborda y analiza desde diferentes perspectivas a varios de los personajes y autores del humor gráfico nacional contemporáneo. Junto a varios colegas, lleva a delante el sitio “Sobre historieta”.
    Esta es la primera parte de la entrevista. 



    Hernán Martignone

    Edad, lugar de nacimiento, de residencia
    Nací en Capital Federal en 1978, aunque viví en zona sur (Lomas y Lanús) hasta los 24. Ahora vivo en Caballito.

    ¿De dónde y cuándo el gusto por la historieta?
     El recuerdo más antiguo que tengo de las historietas es de los 6 o 7 años, de revistas como Nippur y El Tony, que me traía mi viejo cuando venía de trabajar. Me acuerdo específicamente y con mucho cariño de personajes como Nippur y el Cabo Savino, de los colores tan criticados de esas historietas, y hasta de la tipografía, tan criticada también. Además leía muchas revistas que canjeaba en librerías de usados, como las de los personajes de Dante Quinterno (Patoruzú, Patoruzito, Isidoro) y los libritos de Mafalda que coleccionaban en la casa de mis primos. Y mis viejos me compraban la increíble Humi (que traía “Bicherío”, entre tantas otras maravillas), calculo que porque ellos leían Humor y Sexhumor. En el secundario empecé con los superhéroes, gracias a mi amigo Martín Casanova (que ahora trabaja de asesor editorial en Ovni Press y fue compañero mío). Era la época de Perfil editando en la Argentina y de los “tacos” de la editorial Zinco de España. Y a los 14 leí “El Eternauta” y ya no hubo vuelta atrás.


    ¿Cuándo comenzaste a escribir sobre historieta y por qué?
     Con regularidad, más o menos en 2004, para la Comiqueando online. Después del cierre de la revista en papel, Martín Casanova le pidió permiso a Andrés Accorsi para usar el nombre y reflotarla en la web. Martín me convocó, junto con Javier Hildebrandt, para que le diera una mano escribiendo notas y después seguí en la versión en papel cuando volvió. Antes de eso había hecho colaboraciones para revistas como Samizdat y Alter ego (me acuerdo de una que escribí sobre el “Y2K” y su representación en la historieta, allá por 1999 o 2000). Lo que siempre me llevó a escribir sobre historieta fueron las ganas de dar a conocer las obras que leía y que me gustaban.

    ¿El ser Licenciado en Letras te resulta un aporte al momento de realizar análisis de historietas?
     Es un aporte desde el momento en que uno en la carrera estudia cómo se construyen los textos (la estructura narrativa, digamos), les presta atención a las resonancias, se interesa por la(s) palabra(s) y al mismo tiempo tiene que producir textos críticos o ensayísticos. Pero tampoco hay que olvidar que la historieta es una combinación muy elaborada de palabra y dibujo. Entonces ahí entran otras cuestiones que exceden casi siempre la formación en Letras y que uno va obteniendo básicamente a través de la lectura (tanto de historieta en sí como de escritos sobre historieta) y de la investigación.



    Publicaste notas sobre historieta y cine en Comiqueando y Sudestada. ¿Sobre qué temas escribiste?
    Una de las primeras notas que escribí para la Comiqueando online, si no fue la primera, era sobre Nippur (la saga de sus aventuras griegas, “Hipólita y Teseo” y demás), y entre las primeras también hubo una sobre “Los clásicos según Fontanarrosa”, uno de los mejores libros de la historieta argentina de todos los tiempos (por lo menos para aquellos a los que, como a mí, les gusta el humor, la parodia). Y en general después escribí sobre novedades de historieta argentina, y tuve una sección que se llamaba “Color local” en la que abordaba historietas nacionales de distintas épocas y variados géneros.
    En Sudestada estuve un par de años. Empecé con unas columnas breves sobre Inodoro Pereyra y Mafalda para un artículo que estaba coordinando Pablo De Santis. Enseguida tuve una sección que se llamaba “Viñetas sueltas”, que empezó con una serie de notas sobre la parte más formal de la historieta (el tamaño de las viñetas y su impacto en la narración, por ejemplo). Después la sección se fue volviendo más ecléctica, con reseñas de historieta argentina, alguna crítica de películas basadas en cómics, cosas por el estilo.  

    ¿Cómo lector, te interesa algún tipo de historieta en particular, o la historieta en sí?
     Me interesa la historieta en sí, desde la autobiografía hasta la ciencia ficción, pasando por la fantasía, el policial, etc. Me gusta particularmente la historieta argentina en todas sus formas, pero también lo que se hace en Uruguay y en el resto de Latinoamérica, el manga de Japón, el cómic americano (mainstream e independiente, y especialmente el sello Vertigo), la BDfrancesa o francobelga (Hergé, Goscinny y Uderzo, Enki Bilal, Sfar y Blain, Bastien Vivès). Y uno va descubriendo cosas por los comentarios en los blogs, por las reseñas, por los libros que lo llevan a otros libros, por préstamos de gente que te dice “tenés que leer esto”.



    Cuando analizás un libro para escribir una crítica, ¿qué elementos tenés en cuenta?  
     Como te decía antes, trato de tener en cuenta los elementos que hacen a cualquier relato (personajes, trama, estilo), sea en el formato o en el lenguaje que sea, pero sin olvidar que la historieta es uno de esos lenguajes, y uno bastante particular, interesante y complejo. Y si bien mi formación en el aspecto gráfico es más bien menor, trato de aprender y de consultar con dibujantes sobre técnicas, enfoques y demás, para intentar llevar eso también a las lecturas que hago. En general, y esto lo leí hace poco en una nota que hablaba de las reseñas sobre historieta, la faz gráfica no suele ocupar más de un cuarto de una nota, o algo por el estilo. A mí no es que me interese particularmente aumentar esa proporción, pero sí transmitir que lo que se cuenta y lo que se muestra aparece como una unidad, como algo “orgánico”, y que eso influye en el efecto que una historieta quiere lograr sobre el lector.

    Sos coautor del libro “Historietas a diario”, libro que me parece muy original por el enfoque y el tipo de análisis. Es un libro que se aleja de los acostumbrados para la historieta y en muchos sentidos aporta una visión muy novedosa al centrarse en una serie limitada de autores y personajes del humor gráfico. ¿Cómo surgió la idea, cómo fue la realización y qué repercusión tuvo?
    A fines de 2006, las editoras de Libraria (una editorial independiente) le ofrecieron a Mariano Prunes que presentara un proyecto de libro para publicar, lo que le interesara. Mariano es el coautor del libro y estudió Historia del arte como carrera de grado e hizo su doctorado sobre cine en Yale. Retomando la pregunta anterior, escribir el libro de a dos  estuvo bueno porque él sí tiene una formación gráfica (o de las artes visuales) muy importante, y entonces pudimos abarcar tanto la parte “verbal” de la historieta como la parte “gráfica” (que no están separadas, obviamente). A él se le ocurrió, porque le gustan mucho las tiras, que se podía hacer un libro sobre tiras cómicas argentinas (un poco de historia y un análisis de su lenguaje, ya que salvo en el caso de Mafalda no es algo que se haya estudiado demasiado desde la teoría) y me convocó para escribirlo entre los dos. Lo primero que hicimos fue delimitar un corpus de ocho tiras (cómicas, no de aventuras) para poder realizar un análisis más profundo que el que puede hacerse por cuestiones de espacio en una “Historia de la historieta” (como en la excelente historia que publicaron Gociol y Rosemberg en De la Flor). Así que tomamos “Mafalda” (de Quino) como madre y modelo de la tira cómica moderna en nuestro país, y le sumamos “Inodoro Pereyra” (de Fontanarrosa), “Clemente” (de Caloi), diversos momentos de la producción de Maitena y Rep, “Gaturro” (de Nik), “La Nelly (de Mira y Langer) y “Macanudo” (de Liniers).
    Obviamente quedaron muchas afuera, porque en la Argentina hay una gran tradición de tiras cómicas, pero incluimos algunas que no nos gustaban y que nos servían sin embargo para analizar ciertos aspectos o líneas de la tira como medio de expresión. Tratamos de buscar variedad de estilos, formatos, temáticas y personajes. Sobre esos cuatro ejes analizamos cada tira, escapándole un poco a la idea de dedicarle un capítulo a cada obra para enfocarnos en los ejes y en cómo son encarados por los autores. La elaboración nos llevó un poco más de un año, contando el tiempo que nos llevó pensar el corpus y la estructura, releer las obras y leer bibliografía y escribirlo (se publicó en 2008). Cada uno se dedicó a cuatro tiras, pero leíamos los desarrollos parciales del otro y cerrábamos juntos todos los capítulos. Cuando estuvo listo, Pablo De Santis nos escribió un muy lindo texto para la contratapa.
    En general tuvimos buenas reacciones, y también nos encontramos con lectores que no estaban de acuerdo con algunas de las lecturas que planteamos, lo cual es lógico (y enriquecedor).
    Y una linda noticia fue que la CONABIP (Comisión Nacional de Bibliotecas Populares) compró mil ejemplares del libro y los distribuyó en bibliotecas populares de la Argentina, por lo cual el libro puede consultarse o conseguirse ahí además de en librerías.



    Hoy llevás adelante el blog “Sobre Historieta”. ¿Qué enfoque le das y qué temas trata?
     La idea del blog, desde el principio, fue la divulgación del mundo de la historieta (argentina y extranjera), no solo a través de notas sobre algún tema específico o reseñas de historietas nuevas o clásicas, sino también  a través de los anuncios de eventos, charlas y publicaciones. Tengo la suerte de contar con varios colaboradores, como Mariano Prunes (que escribe sobre manga), Matías Lértora (que es especialista en Superman y crítico de cine, y escribe en general sobre adaptaciones de cómics a la pantalla grande), Martín Casanova (que ha escrito también sobre cine y hasta sobre “teatro de superhéroes”), Christian Busquier (guionista de cine y docente que escribe sobre historieta adulta, de la línea Vertigo), Frodo Ballesteros(que tiene una sección de entrevistas a historietistas nacionales y extranjeros) y Javier Hildebrandt (que, además de ser guionista, es un gran experto en historieta y animación y se encarga de la sección “El mundo animado”, en la que no solo comparte cada mes cuatro cortos animados del mundo, sino que comenta vida, obra y técnicas de los animadores elegidos). Además, en la sección “Bienvenidos a la historieta”, participan invitados que no son lectores habituales de historieta: les presto o les regalo alguna historieta y ellos hacen una reseña desde su perspectiva de lectores no especializados, dentro de la tónica de divulgación que tiene el blog. 

    La próxima semana, la segunda parte de la entrevista


    0 0

    Libro “HOMENAJE A MALVINAS” autores varios







    Libro BAIROLETTO, de DALFIUME


    Diario Desde Boedo


    Sitio del Centro Cultural y Biblioteca Carlos SánchezViamonte


    Letras Uruguay



    Libro EVOCANDO VIÑETAS, DE GERMÁN CÁCERES





    0 0


    (Nº 1/3 de Flashpoint/ Edición para América del Sur, Nueva Idea Gráfica S.R.L., Lanús Oeste, 2012, 62 páginas)




    El guionista Brian Azzarello (EE.UU, 1962) y el dibujante Eduardo Risso (Argentina, 1959) conforman una exitosa dupla, cuyo punto culminante fue, hasta ahora, 100 Balas (100 Bullets, 1999).
    En esta oportunidad, el texto deAzzarello propone una audaz reelaboración del origen de Batman, ya que aparece su padre, Thomas Wayne, como el mismísimo héroe creado por Bob Kane y Bill Finger en 1939. Curiosamente, en la vida cotidiana Thomas es propietario de un casino y desea recuperar la buena época, es decir aquella en que su hijo Bruce asumía el papel del justiciero. Es evidente que ha ocurrido un trastrocamiento temporal “en la línea de los míticos “Elseworlds” (Otros Mundos), como comentaDavid Fernández en su nota del final.


    El guión privilegia la figuración y permite que Eduardo Risso -que en nuestro país consolidó su arte junto a Ricardo Barreiro enParque Chas (1987) yCaín(1988)- despliegue su talento. En general, la acción se desarrolla de noche (hay “una ambientación noir que tanto dominan”, comenta el citado Fernández), y ello les permite obtener escenas de auténtica belleza plástica. Resulta fundamental el aporte del restallante color –mechado con grises- de Patricia Mulvihill. El dibujo concreta efectos de extraordinaria inventiva y fuerte impacto mediante las sombras proyectadas de los personajes y el negro pleno como fondo, y así sobrevuela un clima de extraña sugestión en el que desfilan cuadritos entrelazados y encimados. Éstos, en general, carecen de marcos y de espacios que los separen, y están ordenados en una funcional composición de página.


    La saga está poblada de creativas onomatopeyas, las que tienen un importante protagonismo. Los enfoques son espectaculares, con perspectivas acentuadas, una inquieta planificación y viñetas de diferentes tamaños que acentúan el ritmo vertiginoso de la acción. Por momentos puede decirse que Batman: El caballero de la venganzaactualiza la estética de ruptura que empleó Howard Chaykin en el Cody Starbuckde 1981.


    Risso exhibe al máximo su virtuosismo  –ayudado por la escritura inteligente de Azzarello- en las páginas enteras (sobre todo en la 40, con un picado formidable, y en la 59, donde Batman se halla rodeado de murciélagos).
    Una obra altamente recomendable para admirar las bondades de una colaboración en la cual guionista y dibujante se convierten en un único historietista.




    Germán Cáceres

    0 0


    Hernán Martignone, pese a contar con varios años de trayectoria como protagonista en el ambiente de la historieta, es una de las “nuevas voces” del periodismo especializado en la historieta. También es guionista de historietas y coautor de “Historietas a diario”, libro de enfoque muy original, que aborda y analiza desde diferentes perspectivas a varios de los personajes y autores del humor gráfico nacional contemporáneo. Junto a varios colegas, lleva a delante el sitio “Sobre historieta”.
    Esta es la segunda parte de la entrevista. 


    Hernán Martignone


    También sos guionista de historieta y trabajaste con varios autores. ¿Con qué autores trabajaste y dónde publicaste historietas?
    Ahora estoy haciendo dos historietas con el dibujante Isidoro Reta, que es un gran ilustrador e historietista. Una está ambientada en el siglo XIX y cuenta, desordenadamente y en historias de longitud variable, episodios de la vida de Josefina del Campo, “la primera historietista” de la Argentina (y del mundo). La primera página está publicada en la revista Clítoris #4. Y también estamos haciendo una adaptación de una obra breve de Roberto Arlt que, si todo sale bien, se edita en papel este año.
    En 2011 hice una historieta autobiográfica llamada “Tus ocho vidas en mis once dedos” con la dibujante Cecilia “Gato” Fernández, a la que conocí en uno de los cursos de guión que hice con Carlos Trillo. En un momento, por problemas de laburo, ella no pudo seguir dibujando, y entonces armé una historia más bien ficcional en la que colaboraron muchos dibujantes (la mayoría haciendo una página): Diego Rey, Nahuel Sagárnaga, Juan Sáenz Valiente, Wylliam Copini (Brasil), Ian Debiase, Nacha Vollenweider, El Bruno (Mauro Serafini), Isidoro Reta, Majox, Diego Greco, Berliac, Manuel Depetris, Loris Z. y en la última página todo el grupo del Hotel de las Ideas, que además publicaron un par de páginas en un número especial de su “fanzine hecho por guionistas”. Esa historieta se puede leer en mi blog.
    También colaboré con algunos guiones para tu tira Jeremías (que se publica en Historieta patagónica y Comiqueando online) y tengo dos historietas en proceso de elaboración con el dibujante Nahuel Sagárnaga (el dibujante de Marihuanix el holandés,al que también conocí en el taller de Trillo): una de corte más bien humorístico, y la otra biográfica.
    Y desde el año 2012 estoy trabajando con Diego Rey. Además de ser un ilustrador y caricaturista de los mejores, Diego escribe y dibuja sus propias historietas, tiene un estilo muy personal (y más de un estilo, de hecho) y está por publicar un par de obras largas realmente excelentes como autor integral. Con mucha generosidad, se ofreció a dibujar un guión que yo venía pensando desde 2011 y que se llama “La vida nuestra de Gustavo Sala”. En la ficción de esa historieta, el humorista gráfico marplatense Gustavo Sala nos pide a Diego y a mí que le hagamos su autobiografía en historieta. La publicamos los lunes en mi blog, y ya pasamos la mitad (son 52 páginas). La idea es terminarla este año.



    ¿Qué temas te gusta abordar cuando oficiás de guionista?
     Me gusta mucho la cuestión de la metaficción, de la ficción que habla de la ficción, tanto de la que se construye en ese mismo relato como de la ficción (o del arte) en general. Por eso siempre me encantó, por ejemplo, tu tira “Jeremías”, el personaje al que le gustan las historietas (por eso y sobre todo porque está muy bien hecha). Creo que me gusta la “historieta sobre historieta” porque me interesa la reflexión sobre el lenguaje de la historieta, pero me parece tiene que estar logrado y que tiene que buscar trascender en algún sentido el propio lenguaje del que está hablando (y eso en la literatura y en el cine también). Por eso, fuera de la historieta, me gustan Borges y las películas que escribe Charlie Kaufman, con esa cosa de volver la mirada sobre lo que se está produciendo. Y eso es algo que se puede hacer de muchas maneras y a través de distintos géneros, que también es algo que me interesa mucho, sobre todo cuando se mezclan. Y ahí tenés dos grandes ejemplos en historieta que sonFantaciencia(Mantella y Rizzo) y Autobiógrafo (Reggiani y Fran López), que desde la ciencia ficción y desde la autobiografía reflexionan sobre el hecho artístico cada una a su manera. La metaficción, un poco como dice Grant Morrison (otro de mis guionistas favoritos), nos recuerda que ficción y realidad (arte y vida) están más cerca de lo que a veces creemos. Las canciones, las películas, los libros, las historietas están mezclados con la vida, no son cosas que uno deja (o que lo dejan a uno) cuando se terminan. Y la ficción no solamente nos hace vivir situaciones imposibles o que no viviríamos; además nos ayuda a tratar de entender las que efectivamente vivimos. De ahí también me viene un gran interés por la biografía y por la autobiografía, géneros que condensan en general todo este asunto. Y me gusta que siempre haya algo de humor, cuente lo que cuente.



    En un listado de series y personajes de la historieta nacional, ¿cuáles serían los fundamentales? ¿Autores?
     Es casi imposible hacer un listado completo, pero El Eternauta, Nippur de Lagash, Inodoro Pereyra, el señor López y Mafalda me parece que tienen que estar.
    Entre los autores, te diría que Oesterheld, Breccia, Solano López, Mandrafina, Trillo, Altuna, Robin Wood, Fontanarrosa, Mazzitelli, Quino, Barreiro y Alcatena no pueden faltar. Pablo De Santis tampoco (El hipnotizador, con dibujos de Juan Sáenz Valiente, es perfecta). Sasturainno escribió tantos guiones, pero su “Perramus” (con dibujos de Alberto Breccia) es imprescindible. “Fantaciencia”, de Mauro Mantella y Leandro Rizzo, y “La burbuja de Bertold”, de Diego Agrimbau y Gabriel Ippóliti, son dos joyas de la ciencia ficción y de la historieta en general, que están a tono con el conjunto de la obra de esos autores. De lo que se está haciendo ahora, entre tantas cosas buenas, me gusta muchísimo el “Borges, inspector de aves” de Lucas Nineen la Fierro. Me encantó lo que hizo Érica Villar en su “Contratiempos”, que se publicó en la web Cuadritos, o lo de Daniel Perrotta y Emmanuel Enríquez (“Lo subterráneo”) en el mismo sitio. Está lo de Sáenz Valiente con guiones de Alfredo Casero en la revista Orsái, donde también publica Gustavo Sala unas historietas más largas que sus tiras habituales. De Jorge González leí dos libros espectaculares: “Dear Patagonia” (en el que vos colaboraste como guionista) y “Fueye”. Igual podría nombrar un montón más, porque realmente son muchos los que valen la pena (o la alegría).   



    ¿Cómo ves el panorama de la historieta argentina?
    Lo veo muy bien, y con mucho optimismo para lo que viene. Por un lado, veo que hay muchas editoriales que están trabajando muy bien, publicando con regularidad obras de calidad (La Duendes, Loco Rabia, Llanto de Mudo, etc.), y también que hay muchas editoriales un poco más pequeñas (Ediciones Noviembre, Editorial Burlesque) y grupos de historieta (Hotel de las Ideas) que publican cosas muy interesantes, muy personales. Mucho empuje está teniendo también la historieta infantil (de la mano de Banda Dibujada y de revistas online como la Cripy), lo cual es muy saludable. Y está todo lo que se publica en la web, donde se vienen haciendo cosas realmente buenas: Historietas reales, Totem Comics (Fernando Calvi y Quique Alcatena), etc. Y a eso hay que sumarle los blogs personales de cada historietista. Digamos que el presente de la historieta argentina está a la altura de su riquísimo pasado, de una tradición que ha hecho escuela, tanto dentro como fuera del país.



    0 0



    Domingo 2 de junio. Mesa con libros de Oenlao, El Magni y otros.
    A las 13 horas, charla de José Massaroli y Oenlao sobre La Historieta Histórica y los libros: Juan Moreira, Dorrego, Vuelta de Obligado, Facón de Almanegra y Tehuelches en la Sección Jóvenes, Biblioteca Popular de San Isidro. Planta alta, 9 de Julio 501, San Isidro, pcia. de Buenos Aires.

    0 0


    El pasado domingo 2 de junio Carlos Scherpaz (Oenlao), José Massaroli y Spósito estuvieron en la Feria del Libro de San Isidro representando a La Duendes, presentando sus libros y dando una charla sobre historieta histórica.


    Carlos Sherpaz y Espósito

    Massaoli y Germánico

    Carlos Scherpaz y Massaroli durante la charla sobre historieta histórica





    0 0

    Agradecemos a los responsables de Banda Dibujada y a los miembros del jurado por la nominación de dos de los libros editados por La Duendes en el año 2012: “Evocando Viñetas” de Germán Cáceres y “Sol de noche” de Patricia Breccia y Guillermo Saccomanno.  


    Los premios Banda Dibujada consisten en las siguientes categorías:
    PREMIO BANDA DIBUJADA A LA TRAYECTORIA.Libro de historieta de ficción para niños de autor nacional. Mención especial en reconocimiento a la iniciativa editorial de recuperar para la circulación una obra de importancia en la historia de la historieta infantil argentina. Libro de historieta de ficción para jóvenes de autor nacional. Libro de historieta informativo para niños y jóvenes.
     Humor gráfico y Tiras. Adaptación. Libro de historieta de ficción para niños de autor extranjero. Libro de historieta de ficción para jóvenes de autor extranjero.

    Los libros de La Duendes fueron nominados en:

    Clásicos en la historieta
    · Cybersix, de Trillo y Meglia) Napoleones sin batallas – Deux – Entelequia
    · Dago, de Robin Wood y Carlos Gómez (Comic.ar)
    · Regreso a Arkham, de Jorge Lucas y Claudio Ramírez)
    · Shankar, de Mazzitelli y Alcatena (LocoRabia y Belerofonte)
    · Sol de noche, de Saccomanno y Patricia Breccia (La Duendes)


    Libro teórico y/o de difusión y/o de información sobre la historieta y el humor gráfico.
    · Evocando viñetas, de Germán Cáceres (La Duendes)
    · Fuera de cuadro, de Laura Vazquez (Agua Negra)
    · Historieta y resistencia. Arte y política en Oesterheld (1968-1978), de Laura Fernández (EDIUNC)
    · La historieta salvaje, de Judith Gociol y José María Gutiérrez (De la Flor)



    0 0


    Nuestro colega Edmunds realiza una muestra individual, que inaugura el 13 de junio en la Biblioteca del Congreso.

    Expondrá originales de "Black&Vlad", "Las extrañas aventuras del señor Delcampo",

    "Donde crecen las matas" y bocetos y dibujos varios, Junto a pinturas de pequeño formato.

    Están invitados!!






    0 0

    A partir del 15 de junio abrirá sus puertas el Estudio de Jorge Toro y Arturo Moreno, para exponer originales de historietas realizadas entre 1970 y 1980.



    La muestra comprende personajes hoy entrañables, tales como “Fitito”, “La voz del Rioba”, “Minguito”, “Carlitos Bala”, “Yerri Luis”, “Gattin y su equipo”, “Pirulo rompe Corazones”, “Travesuras de Mariela”, “Capitán Piluso” y otras.

    Muchos de estos personajes, en su momento gozaron de enorme repercusión. Sus revistas alcanzaban los 50 mil ejemplares de tirada mensual.



    De todas, la que más perduró y mayor repercusión gozó fue el personaje “Fitito”, nombre inspirado en el automóvil Fiat 600. La trama era de aventuras y giraba en torno a un corredor de autos. Fue tal la aceptación de los lectores, que la empresa Fiat se ocupó de parte de la distribución de las revistas del personaje.




    Otra característica de la editorial encarada por Jorge Toro, fue la de traducir a papel y tinta a personajes de TV, de éxito en la década del 70. Tal es el caso de “Carlitos Balá” -publicada entre 1972 y 1973-,  y que se dejó de editar porque Balá quiso encarar la revista como un emprendimiento propio. Pero sin el equipo creativo original no funcionó. “La voz del Rioba” (basada en en el popular personaje “Minguito” –Juan Carlos Altavista-) o “Capitán Piluso”, personaje para niños del gran cómico Alberto Olmedo. Entre los proyectos que no llegaron a concretarse, se contaba una historieta del cómico Luis Landriscina.



    Entre el equipo que realizaba las revistas, se contaban grandes profesionales de la época, como Lembó, Torino, Sabórido, Manken, Arturo Moreno, Alfonso, Hernández y el propio Jorge Toro a la cabeza.

    Fue tal la repercusión, que editoriales de la competencia copiaron el formato, tal es el caso de la editorial Dante Quinterno, que editó la revista “El gordo Porcel”.




    Jorge Toro se cuenta entre los grandes autores de la historieta nacional, tanto por la calidad de sus trabajos como por su extensa y rica trayectoria. Participó de publicaciones claves en la historia del humor argentino e infantil, como así también dibujó renombrados personajes del nutrido inventario de la historieta argentina y fue ayudante de grandes autores, tales como Toño Gallo.

    Comenzó a publicar en los años 40, dibujando el personaje “Cosquillas”. Luego participó en la exitosa revista “Rico Tipo” de Divito, llegando a dibujar personajes memorables como “El otro yo del Dr. Merengue”. Con Lino Palacioscolaboró con la revista “Avivato” y en las revistas de Massone (creador de Don Nicola, Piantadino, Afanancio, entre otros), dibujó recordados personajes, como“Toribio el comisario”, “Electrón”, “Tóxico y Biberón”, “Piantadino”, “Cariseca” y “Afanancio”. En los estudios de García Ferre dibujó Hijitus.

     

    Autorretrato de Jorge Toro




    Están invitados a pasar de lunes a sábado de 15:00 a 19:00 hs, en la calle Weizman 980, Morón, Pvcia de Bs As. Una muestra imperdible que recorre momentos claves de las historieta argentina. 




older | 1 | 2 | (Page 3) | 4 | 5 | .... | 12 | newer