Are you the publisher? Claim or contact us about this channel


Embed this content in your HTML

Search

Report adult content:

click to rate:

Account: (login)

More Channels


Showcase


Channel Catalog


Channel Description:

editora de comic desde Patagonia

older | 1 | 2 | 3 | (Page 4) | 5 | 6 | .... | 12 | newer

    0 0

    Nuestro agradecimiento por la difusión

    Cliquear sobre los nombres, debajo de cada imagen, para leer las notas.


    "Bairoletto, el bandido rural y otras historias" de Juan Dalfiume

    En El lector de historietas


    Libro "SOL DE NOCHE", de Patricia Breccia y Guillermo Saccomanno

    En el diario Página/12

    En Cuadritos


    En 365 cómics por año 

    En El lector de historietas


    Libro "EVOCANDO VIÑETAS", de Germán Cáceres

    En revista "Cómic Guía", Valencia, España


    Libro "Crónicas del hombre frío" de Pablo Barbieri y varios autores

    En Página 12

    En Comiqueando


    En El lector de historietas

    En Sobre historieta

    Libro "Homenaje a MALVINAS", autores varios


    En Carlos Viamonte

    En el diario Desde Boedo

    En Letras Uruguay


    0 0

    “Siempre fui un dibujante del montón (...) No llegué a ser una estrella, 
    pero fui un prolífico peón de la historieta”.

    De una entrevista realizada por Mariano Chinelli en 2003.



    Páginas de episodio de Ernie Pike con guión de Oesteheld y dibujos de Horvath, en Hora Cero 35

    La humildísima declaración del epígrafe parece haberle jugado a Horvath en su contra,  como si los aficionados hubieran hecho propias esas palabras, pues en la actualidad es un artista muy poco valorado. Esta nota tratará de demostrar que si bien no estuvo a la altura de maestros como Francisco Solano López o de Hugo Pratt, fue un excelente dibujante, sobre todo de temas bélicos. Precisamente, en esa misma entrevista aclaró “salvo por mi predisposición natural en las cosas mecánicas”.

    La tapa del último número de Hora Cero Semanal, dibujada por Horvath. Gentileza de Toni Torres, de Club del Cómic.


    Su calidad se podrá observar en la estupenda tapa del plano alejado de una lancha de guerra en alta mar, que diseñó con impronta cinematográfica para el Nº 116 (el último) deHora Cero Semanal.

    Página de adaptación de película dibujada por Horvath, en D`artagnan  Súper Album 4

    Un cura de aldea (1979) lleva la marca dePratt por el empleo del pincel. Su dibujo es clásico y de trazo seguro. Sagaz el guión de Carlos Albiac, de acento humano y pacifista, que presenta la unión de tropas enemigas (italianas y austriacas en la Primera GuerraMundial) para salir de una gruta en la que quedaron atrapadas por un derrumbe. Además, un sacerdote de la aldea de San Dona di Asti renuncia a un alto cargo en la curia romana para acudir en ayuda de los soldados sepultados. Las escenas nocturnas que relatan combates están ejecutadas con ritmo y sentido del movimiento.    
    Su destreza para dibujar aviones (fue piloto civil en Don Torcuato), armas, tanques, barcos y blindados decidió a Hugo Pratt a solicitarle su colaboración en los trabajos que hacía para la editorial Fleetway, de Londres.

    Fragmento de página de historieta publicada en D`Artagnan 351, 1975.

    Pero antes había cursado estudios en la Escuela Panamericanade Arte y hacia 1957/8 se incorporó como ayudante al plantel de Francisco Solano López. Lo acompañaban en esa tarea nada menos que José Muñoz y Julio Schiaffino. Realizó los fondos de El Eternautay colaboró en episodios de Rolo, el marcianero y de Amapola Negra. Horvath se sintió fuertemente motivado por el hecho de integrar el equipo que gestó la obra maestra de la ciencia ficción argentina. El estar junto a Solano y Pratt le permitió ingresar a la Editorial Frontera en la que llevó a cabo episodios de Ernie Pikey de Crónicasdel espacio. Participó en las revistas Batallas Inolvidables y Fuego. Alrededor de 1962 realizó para Editorial Yago Misterixy Pablo Moreno.

    Página de unitario con guión de Oesterheld y dibujos de Horvath, publicado en D`Artagnan 284, 1972.

    Nunca estuvo conforme con el personaje creado en Italia, 1947, por el guionista Alberto Ongaro y el dibujante Paul Campani. Sin embargo, lo dibujó con mucha dignidad. Así, en un episodio de mayo de 1965 aparecido en el Nº 42 de Álbum deMisterix, emplea un estilo cercano al clasicismo norteamericano de Milton Caniff y Frank Robbins. Uno de sus recursos estéticos es plasmar contrastes de negros y blancos puros para obtener efectos visuales. La narración tiene lugar durante la Guerra Fría y los mandatos de Lyndon B. Johnson y Leoned Brezhnev. El guión abunda en textos explicativos y en su primera mitad es fuertemente anticomunista. Luego, la historia gira hacia la ciencia ficción y en un final feliz ingenuo y convencional, llegan a confraternizar soviéticos, aliados y extraterrestres y proclaman que puede haber paz no sólo en la Tierra sino en todo el universo. Aunque narrativamente prevalece la escritura sobre la imagen, Horvathdemuestra que sigue sintiéndose cómodo en las escenas de guerra.

    Página de unitario dibujado por Horvath en D`Artagnan 277,  1972.

    Luego ingresa a Editorial Columba (en la que colaboró hasta 1993) y dibuja en los setenta, entre otros títulos, Prisiones del odio, Los olvidados héroes de Leros, Las gaviotas heroicas y la citada Un cura de aldea.
    Respecto a su paso por Ediciones Record, sólo graficó seis historietas que se publicaron en la década del setenta: Amarga victoria; Cuando el tiempo gana; Polonia 1940, Varsovia, Carga mortal y El recolector de cadáveres

     Páginas de Unitario con guión de Oesteheld y dibujos de Horvath, en Hora Cero 40

    En 1973 Horvath se radicó con su familia en Villa General Belgrano (Córdoba), en donde se convirtió en un prócer gráfico que produjo innumerables y variados trabajos: publicidad, tapas de revistas locales, folletería, posters, ilustración de libros, afiches. En 1979 concreta para Columba  Una batalla no es la guerra, en la que sobresale dibujando camiones que transportan tropas y tremendas explosiones de tanques y de motos. Una trama sencilla de Ernest W. Grassby comenta que el general Charles de Gaulle emprendió la lucha contra el nazismo desde Inglaterra.

    Página de unitario en D`Artagnan 367, 1975.

    Entre los trabajos que ejecutó destinados a la Argentina figura una historieta de ciencia ficción con guiones de su autoría: Rumbo a las Estrellas, que salió en el Diario Popular. Respecto al exterior elaboró por encargo de la editorial Moewing Verlag, de Munich, un serial de ciencia ficción y una copia de Flash Gordon que se tituló Perry Rhodan im Bild. Hizo sagas de guerra para Dami Editre, de Milán, y, por pedido de las editoriales Fleetway eI.P.C. Magazines, de Londres, capítulos unitarios de la serie War picture library, y episodios de espionaje para TV Express de París.
    Es indudable que la producción de Horvath fue inmensa y se lo consideró en su momento una autoridad en materia de historietas bélicas.

    Página de unitario en Dártagnan todo color 4, 1980.

    La guerra no espera (1975) trata de un intento de sabotaje nazi que guionó Albiac -a través de textos y globos concisos y certeros- en la que Horvath registra con frescura un puerto de Jamaica y dibuja con desenvoltura barcos, especialmente la balandra que navega con las velas desplegadas. También demuestra seguridad graficando las aguas serenas del mar. Una pelea sobre la cubierta está soberbiamente plasmada.
    Clodomyr Fouche escribió el texto de Sangre en la arena, de 1981. Aquí, el dibujo estilizado ha optado por el trazo sutil, a tramos más apegado a la línea que a la mancha. El artista planta con solidez a los soldados silueteados en negro en esta batalla en el desierto del Sahara que transcurre durante la Segunda Guerra Mundial. Hábilmente opone esos toques negros a onomatopeyas blancas y despliega con solvencia los momentos de acción pura. La historieta unitaria posee ritmo tanto en la trama del guión como en su gráfica.

    Página de unitario en Dártagnan Súper Album 4.

    El plano general lejano del final sintetiza el drama y la actitud heroica de fuerzas enemigas como la inglesa y la italiana que se unen para defenderse de un salvaje ataque tuareg. En el final, un texto superior comenta: “También en un inhóspito paraje desértico se pueden aprender cosas tan antiguas como el mundo. Y a veces olvidadas. Amistad, abnegación, generosidad, hombría de bien”.
    La breve historia del maravilloso noveno arte ha sido injusta con la obra de este dibujante. Algo muy común en la actividad humana, sobre todo en el ámbito de la ciencia. Así, cuando un investigador produce un descubrimiento recibe un merecido reconocimiento, pero no se informa mayormente que en ese hallazgo intervinieron con anterioridad multitud de colegas que aportaron significativos experimentos. Y, lamentablemente, éstos científicos caen en el mayor de los olvidos. Esperemos que a Tibor José Horvath no le ocurra lo mismo, y que a esta nota se le sumen nuevos trabajos que permitan ubicarlo en el lugar que le corresponde.

    Germán Cáceres


     

    Bibliografía 

    “Horvath, Tibor José”, en http:// www.museodeldibujo.com.
    “Horvath, Tibor José”, por Carlos R. Martinez, en http://milpluminesargentinos.wordpress.com.
    “Misterix”, en http://es.wikipedia.org.
    “Murió Horvath”, por Jericles, en http://el-jeri.blogspot.com.ar.
    “Tibor José Horvath/ La pieza que nos faltaba”, por Mariano Chinelli, en http://www.portalcomic.com/columnas/continum4.

    “Una gran pena...(Tibor José Horvath)...”, por Jorge Vila, en http://exposiciondearte.blogspot.com.ar.

    0 0



    LUNES 1 DE JULIO. BIBLIOTECA NACIONAL, Aguero 2502.
    Sala Augusto Cortázar. A partir de las 18:00 hs. se presentan los libros:

    - “ESTO ES EL SUR”, de Mariano Antonelli
    - “TEHUELCHES. Historietas de aventuras y mitología” de Oenlao. Con la participación de 20 autores.
    - “¡BAIROLETTO!, el bandido rural y otras historias”, de Juan Dalfiume. Participa Otto Miller(guionista de la historieta Bairoletto)




    MARTES 2 DE JULIO. MU PUNTO DE ENCUENTRO, EL BAR DE LAVACA. Hipólito Yrigoyen 1440 (a media cuadra de Plaza del Congreso y de Av. De Mayo) .
    A partir de las 18:30 hs. se presentan los libros y una charla:

    - “CRÓNICAS DEL HOMBRE FRÍO”, de Pablo Barbieri. Con la participación de 15 autores.
    - “homenaje a MALVINAS”, autores varios. Presentan: Germán Cáceres y Jorge Morhain.
    Charla “40 años con la historieta”, José Massaroli.
    - “SOL DE NOCHE” de Patricia Breccia y Guillermo Saccomanno. Presentan: A. Aguado, Germán Cáceres, Patricia Breccia y autores invitados.





    LA PLATA . ESPACIO CRUMB. Sábado 6 de julio, a partir de las 16:00 hs. Calle 56 e/ 6 y 7.
    Se presentan los libros:
    - “ESTO ES EL SUR”, de Mariano Antonelli
    - “TEHUELCHES.  Historietas de aventuras y mitología” de Oenlao. Con la participación de 20 autores.
    - “CRÓNICAS DEL HOMBRE FRÍO”, de Pablo Barbieri. Con la participación de 15 autores.

    - Para los interesados, durante las presentaciones estarán los libros a la venta, y los autores los firmarán.
    - Se hará entrega de reconocimientos.

    Los esperamos!!!

    0 0

    1

    2

    3

    4

    5

    La recopilación de las imágenes fue realizada por A. Aguado


    0 0

    1

    2


    0 0


    “Ghost Rider” (2007)
    y “Ghost Rider, espíritu de venganza” (2012).


    Director: Mark Steven Johnson / Mark Neveldine and Brian Taylor.

    Actores: Nicolas Cage, Eva Mendes, Wes Bentley, Sam Elliott, Donal Logue, Matt Long y Peter Fonda.

    Los héroes son la base de toda historia. Con poderes o  sin ellos, en un mundo fantástico o en el mundo real, con o sin enemigos. El héroe, ejemplo a seguir para el hombre común, el hombre diario, es aquel que nos saca de lo mundano y nos transporta al otro lado. Y aunque siempre presente en el cine, es en los últimos tiempos que el héroe de poder, con mayúsculas, ha tomado un protagonismo brutal, necesitado por las masas. Y las grandes compañías  Aunque obviamente no todos quieren o buscan el mismo estereotipo.

    Gracias a la nueva era digital audiovisual, tanto Marvel como DC están empezando a llevar a la gran pantalla a personajes que en otro tiempo hubiesen estado muy lejos, muy abajo (en el subsuelo, digamos) de las prioridades institucionales. Próximamente  los Guardianes de la Galaxia, el Hombre Hormiga y el Dr. Extraño. Y hace poco, Ghost Rider.

    El comic.
    Ghost Rider, el espíritu de la venganza, nace en 1972, de la mano de Gary Friedrich, Roy Thomas y el artista Mike Ploog. El motociclista acrobático Johnny Blaze, vende su alma a Mephisto, un demonio menor, para salvar la vida de su entrenador. A cambio, lamentablemente, esta expuesto a convertirse en un esqueleto de carne llameante que venga a los desposeídos y a las víctimas del crimen a bordo de una moto. La temática giró siempre alrededor de lo religioso y la lucha entre demonios, magos, monstruos, ángeles y una plétora creciente de criaturas fantásticas, volviéndola una de las series centrales dentro de la división sobrenatural de Marvel.



    Años más tarde, a principio de los 90 y como parte de un relanzamiento general de varias series, Blaze sería reemplazado por Daniel Ketch (teniendo a la dinastía Kubert en los dibujos, un staff de lujo). En el 2000, el título volvería a Blaze, quien ya no protagonizaría una serie regular sino varias miniseries. Luego de un empuje promisorio, la serie cayó, junto con tantas que por bajas ventas se cancelan y pasan al freezer, esperando a ser reflotadas en un futuro.




    La película.
    En el 2007, se estrenó “Ghost Rider”, protagonizada por un desencajado Nicholas Cage (nominado a un Razzie por su trabajo) en el papel de Johnny Blaze. La historia parte del origen original, valga la redundancia, aunque el alma en juego es la de su padre. El diablo (un desaprovechadísimo Peter Fonda) no explica muy bien para que lo quiere, argumentando que en algún momento podría necesitar su alma para algo. El trato sale mal, su padre muere y Blaze queda a la deriva, arriesgando su vida constantemente en su espectáculo de motos (sabiendo que el diablo no lo dejará morir para reclamar su alma en algún momento) e intentando romper el lazo. Lamentablemente, el pasado vuelve sobre él y se ve convertido en el espíritu de la venganza, persiguiendo a Blackheart (el hijo del demonio) y sus esbirros.


    Blackheart (Wes Bentley) busca el contrato de San Venganza, un contrato centenario que aparentemente le otorgaría el poder de mil almas, lo suficiente para dominar el mundo y de paso derrocar a su padre. En el transcurso de la historia, Blaze buscará a Blakheart mientras pelea contra Gressil, Abigor y Wallow, tres ángeles caídos con poderes elementales que sirven al malo de turno. Lamentablemente, la superioridad numérica no significa nada contra los poderes de Ghost Rider quien, aparentemente (y corrijanme si me equivoco, pero dudo que lo hagan) JAMAS se ve en desventaja frente a ningún demonio y/o criatura, ni siquiera Blackheart.

    Y aquí llegamos al meollo de la cuestión. Ghost Rider es invencible. Su poder no se ve menguado excepto por los momentos en que Blaze es humano, cuando obviamente debe valerse de su “maña”. Sin embargo, esto ocurre solo al principio. Luego, Blaze controla su poder y se transforma a voluntad, teniendo un duelo final contra Blackheart solo entorpecido por el hecho de que su transformación se ve condicionada por la luz del sol. Por otro lado, su única “debilidad” humana, su amor por el personaje de Eva Mendez, se desarrolla como el típico objeto de deseo que hay que rescatar. Una rehén constante sin aristas interesantes ni personalidad original


    La gracia de la película reside entonces en un mensaje acerca de la voluntad humana y el uso de la misma contra nuestros demonios interiores (si, eso también es sarcasmo). Sin embargo, como toda historia de carácter genérico que habla de las segundas oportunidades, falla al intentar presentar el tema desde otro punto de vista. Y la actuación/sobre actuación de Cage y resto del elenco no ayuda en absoluto. Gracias al “método” de actuación de este personaje mediático, no sabemos si esta feliz, asustado, pensativo o qué. El histrionismo que otro director supo controlar en Kick Ass, gana la partida en esta producción (aunque no esta tan mal como en la segunda parte -que veremos en la próxima entrega-).


    En nuestro país.
    La película se obtiene fácil en cualquier local de alquiler y también puede comprarse. El comic, por otro lado, es un tema diferente. A menos que consigan algún número usado de “Espíritus de venganza” o “Hijos de la medianoche”, dos miniseries editadas por Forum en los noventa, difícilmente se encuentre algo en papel protagonizado por este personaje.



    La crítica dice...
    La película es, lamentablemente, un divertimento que se centra más en la actuación de Cage y los efectos especiales que en la posibilidad de una buena historia sobrenatural. Para ver un fin de semana se comporta, se deja ver. Pero no esperen innovación alguna en el terreno superheróico o marvelita.

    Para la próxima: Ghost Rider 2 o "cómo hacer una película filmando a Cage haciendo monerías durante casi dos horas... incluso como Ghost Rider...".

    0 0

     Lunes 1 de julio, Biblioteca Nacional



    Presentaciones del día 1 de julio, de libros "Esto es el sur" deMariano Antonelli, "Tehuelches" de Oenlao y varios autores, "Bairoletto, el bandido rural y otras historias" de Juan Dalfiume.

    Presentación de los libros "Tehuelches" de Oenlao y varios autores, "Esto es el sur" de Mariano Antonelli y Aguado
    Presentación de los libros "Tehuelches" de Oenlao y varios autores, "Esto es el sur" de Mariano Antonelli y Aguado
    Presentación del libro "Bairoletto, el bandido rural...". Dalfiume, Otto Miller (guionista de la historieta Bairoletto) y Aguado
    Al finalizar las presentaciones, brindis y homenajes del primer día. De pie: Diego Aballay, Caliva, Mandrafina, Dalfiume, Massaroli, Canelo, Aguado, Oenlao, Taro y Mario Carper. Sentados: Cayo Germánico, Avila, Antonelli, Edmunds y Espósito.  
    Brindis tras presentación de los libros

    Homenajes

    Los días 1 y 2 de julio, durante las presentaciones de libros y la charla realizadas en la Biblioteca Nacional y en Mu Punto de Encuentro, les entregamos diplomas de reconocimiento por la trayectoria  y su enorme aporte a la historieta argentina, a varios maestros de la historieta argentina, ya sea por su labor como dibujantes, guionista o periodista del lenguaje:Gerardo Canelo, Germán Cáceres, Juan Dalfiume, Patricia Breccia, José Massaroli y Jorge Morhain.

    El locutor, leyendo los textos específicos a cada autor, fue Oenlao.

    De haber sabido que contaríamos con la presencia de más maestros, tal como sucedió, hubiésemos entregado más reconocimientos. 

    Entrega de diplomas de reconocimiento a Germán Cáceres y José Massaroli

    Entrega de diplomas de reconocimiento a Jorge Morhain y Patricia Breccia

    Entrega de diplomas de reconocimiento a Juan Dalfiume y Gerardo Canelo

    Martes 2, Mu Punto de Encuentro

    Presentaciones de libros "Crónicas del hombre frío" de Pablo Barbieri y varios autores, "Homenaje a MALVINAS" de varios autores, "Sol de noche" de Patricia Breccia y Guillermo Saccomanno y charla de José Massaroli "40 años con la historieta".

    Edmunds, Eis, ..., Fernando García, Germán Pasti, Taro y Aguado

    Charla de José Massaroli "40 años con la historieta"
    Durante la presentación de "Crónicas del hombre frío": Aguado, Barbieri, Altonaga,  Poggi y  Martignone
    Durante presentación de "Homenaje a MALVINAS": Aguado, Cáceres y Morhain
    Durante presentación de "Sol de Noche"
    Cáceres, Taro, Aguado, Jorge Morhain, Gerardo Canelo
    Sasturain, Accorsi, Fernando García,
    Maestros: Alberto Saichann, Gerardo Canelo, Jorge Morhain

    La Plata. Sábado 6, Espacio CRUMB


    Se presentaron los libros:
    - “ESTO ES EL SUR”, de Mariano Antonelli
    - “TEHUELCHES.  Historietas de aventuras y mitología” de Oenlao. Con la participación de 20 autores.
    - “CRÓNICAS DEL HOMBRE FRÍO”, de Pablo Barbieri. Con la participación de 15 autores.

    Antonelli, Lucero, Oenlao, Pablo Barbieri, Maxi Aquino, Carina Altonaga

    Barbieri, Oenlao, Antonelli, Aquino

    Carina Altonaga firma ejemplares.

    Más fotos en HISTORIETA PATAGÓNICA


    0 0

    Al cumplirse setenta y cinco años de la aparición de Superman, en la Argentina se estrenó el filme El hombre de acero (2013), dirigida por Zack Znyder, producida por Christopher Nolan y escrita por David Goyer, que plantea una reformulación del héroe utilizando parte de los cambios efectuados desde su nacimiento.


    En primer lugar se hace hincapié en que es un extraterrestre y que esa circunstancia lo obliga a ocultar su identidad porque provocaría una gran alarma en la humanidad, ya que ésta caería en el pánico si se enterara de que se realizó el primer contacto de la historia. Pero Superman se tortura  dado que tampoco sabe de dónde viene ni cuál es su misión en la Tierra. Es una lástima que la película derive hacia los efectos especiales y el cine catástrofe, porque si bien éstos son de una calidad excepcional (poco a poco la ciudad de Metrópolis queda prácticamente destruida) el filme pierde la fascinación de esa línea intimista.

    © DC Cómics

    Superman es un sobreviviente del planeta Kripton –en donde se llamaba Kal-El-, que de niño fue enviado a la Tierraen una nave espacial por sus padres Jor-El y Lara-Lor-Van para que pudiera perdurar la raza de los kriptonianos, antes de la destrucción total de su planeta. La cosmonave aterrizó en Smalville, un pueblo ficticio de Kansas, y lo adoptaron Jonhathan Kent y Martha Kent, un matrimonio de granjeros que lo criaron con el nombre de Clark Kent y bajo un estricto código moral. Esta ética determinó que el titán se transformara en un acérrimo defensor del capitalismo y del estilo de vida de EE.UU. En la citada El hombre de acero, llega a decir que nadie es más norteamericano que él.

    Viñeta de "La liga de la justicia", en las revistas mexicanas de Editorial Novaro

    Aunque apareció por primera vez en 1938 en la revistaAction Comic Nº 1, había sido creado en 1932 por el escritor estadounidense Jerry Siegel (1914) y el dibujante canadiense Joe Shuster (1914), ambos de origen judío. Asimismo, eran amigos, vecinos y voraces lectores de ciencia ficción y de las publicaciones pulps. Siegel contó que una noche de insomnio en un dormitorio de la casa de sus padres en Cleveland pensó en un héroe excepcional, más forzudo aún que Sansón y Hércules y a la mañana siguiente llevó la idea desarrollada a la casa de Shuster, que luego de dibujarlo puso la siguiente descripción: “Un genio por su inteligencia/ Un Hércules por su fuerza/ Una Némesis para los malhechores/ EL SUPERMAN”. Los dos historietistas eran, además, cinéfilos, y Shuster se inspiró en el Douglas Fairbanks del filmeRobin Hood (1922) para registrar la postura del hombre de acero y  en el  cómico Harold Lloyd  para la cara de Clark Kent, cuyo nombre Siegel formó al combinar el de los actores Clark Gable y Kent Taylor. En cuanto a la imaginaria ciudad de Metrópolis, fue un homenaje al filme homónimo de Fritz Lang de 1927.

    © DC Cómics

      En un comienzo no tenía los atributos descomunales que las posteriores versiones (tanto de historietas, como radiales, cinematográficas y de TV), le fueron otorgando. Así, sólo podía levantar un auto por sobre su cabeza, correr ligero, saltar una distancia de cuatrocientos metros y ser inmune a las balas. Gradualmente fue adquiriendo la capacidad de volar y de visión infrarroja y de  rayos X, entre otras, además de padecer una debilidad hacia la kriptonita verde, la que anulaba sus poderes. Éste es un mineral radiactivo que proviene de la explosión de Kripton (hay kriptonita de otros colores y efectos).
    Su posibilidad de vuelo derivó de un hecho práctico: el estudio de animación de los hermanos Max y Dave Fleisher estaba realizando cortos sobre Superman, que entre 1942 y 1943 llegaron a diecisiete, y manifestó que si sólo podía dar grandes saltos traía dificultades en el dibujo y sobre todo en el guión para trasladarlo de un lugar a otro. En el comienzo del primero de esos cortos (Billion Dollar Limited, 1942),  varias voces gritan: “¡Mira! ¡Arriba, en el cielo! ¡Es un pájaro! ¡Es un avión! ¡Es Superman!“. En el filme actual también se le modifica su atuendo: ya no más el disfraz con calzoncillos rojos propio de un acróbata de circo, sino que su traje es mucho más sobrio, una suerte de malla metálica que lo protege. Otra novedad de la película consiste en  acentuar que se trata de un extraterrestre.  


    Se sabe que Superman (en la Argentinaal principio se lo llamó Superhombre) tiene una personalidad secreta, la de Clark Kent, un tímido periodista del Daily Planet, que usa anteojos y traje azul  y está enamorado de su compañera de trabajo Lois Lane. La permanencia en este diario le permite informarse de los sucesos de actualidad, sobre todo de los delitos, para después combatirlos al transformarse en el espectacular Superman. En ese juego contrapuntístico en que se mueven las aventuras reside el peculiar sortilegio de la historieta. Además, el lector primero se reconoce en Clark Kent y luego fabula con Superman. Algo similar sucede en el interior de los mismos personajes: el periodista ama a Lois Lane, que, indiferente, sueña con el superhéroe, mientras éste no puede acercársele sentimentalmente porque debe cumplir con su misión hacia la humanidad.

    Sùperman en la revista El Tony, Argentina, 1946.

    Con el correr de los años, este peculiar triángulo adquiere otro sentido: la figura de Clark Kent pierde relevancia y Lois llega a casarse con Superman en 1996. Y se le agregó una particular tradición familiar: Superboy, que refirió principalmente sus aventuras juveniles, y Supergil, una prima nacida en Kripton y que llevó allí el nombre de Kara-Zor-. Durante los años noventa se produce la muerte de Superman, pero muy pronto revive. Antes, en 1941, se pidió a los guionistas John Broome y Gardner Fox que formaran una suerte de club de superhéroes, y así nació “La Ligade la Justicia”. Otro rediseño del personaje ocurrió en 1985 con la saga “Crisis en las Tierras Infinitas”, en la que  intervino el guionista Marv Wolfman y el dibujante George Pérez. Aquí el despliegue imaginativo creó un multiverso, es decir varias versiones del universo que existen en el mismo espacio. En cada uno de ellos actúan superhéroes distintos y esos mundos se identifican como universos alternos o paralelos (Tierra -1, Tierra -2, etc.)  Durante esta serie se crearon numerosos personajes y se eliminaron otros. Fue el primer crossover (es, decir, el cruzamiento de personajes en un relato) del género superheroico, al incluir la mayoría de los títulos de la editorial DC Comics. La fuente de sus poderes también ha ido cambiando: en un principio los mismos se explicaban por la mayor gravedad del planeta Kripton, para luego decir que esa superioridad física la fue adquiriendo porque los rayos del Sol –que no se divisaban en su planeta natal- fortalecían a los kriptonianos.


    Superman: la película (1978) es, hasta la fecha, su mejor versión cinematográfica, que dirigió Richard Donner e interpretaron magníficamente  Christopher Reeve, Marlon Brando y Gene Hackman. La serie siguió con Superman II(1980), Superman III(1983) y Superman IV (1987), todas con el mismo actor protagónico. Éste, en 1995, se cayó del caballo durante una competencia hípica, quedó parapléjico y falleció en 2004, después de desarrollar una labor humanitaria a través de su fundación de ayuda a los enfermos terminales.
    Resulta sorprendente que George Reeves, famoso entre los años 1930 y 1950 por su actuación como Superman en filmes clase B y en la exitosa serie de televisión Aventuras de Superman, tuviera también un final trágico. Pero su historia es más confusa porque existen varias versiones no comprobadas. Una dice que se suicidó porque le asignaban pocos papeles ya que Superman había agotado al público y los productores abandonaron al personaje. Asimismo, Reeves tenía problemas en hacer otros roles porque los espectadores lo reconocían como el superhéroe, y se mató tirándose de un balcón. En cambio, el informe oficial del Departamento de Policía de Los Angeles  testimonia que el 16 de junio de 1959 murió de una herida de bala en la cabeza producida por él mismo en su casa de Beverly Hills. El actor estaba acompañado por varias personas, entre ellas su pareja, que atribuyó su suicidio a la depresión que sufría por sentirse frustrado en su carrera. Sin embargo, estas amistades –que se hallaban en estado de completa ebriedad cuando llegó la policía- hicieron declaraciones contradictorias y se llegó a especular que murió asesinado.
    © DC Cómics

    A los creadores de Superman no les fue mejor: vendieron sus derechos por una suma ínfima a la compañía  que editaba la revistaAction Comics, con la cual también firmaron un contrato para suministrarle material. Tanto el valor de este contrato como el de los citados derechos estaban lejos de los millones de dólares que ganaba la empresa. En 1947 Siegel y Shuster le entablaron una demanda para que se declare nulo el contrato firmado en 1938 y se les restituyera los derechos de propiedad intelectual. Los historietistas fueron despedidos y tras una larga batalla judicial lograron en 1975 que se les otorgara una renta anual y que en el futuro se mencionara su autoría en las producciones del superhéroe, cualquiera fuera el medio expresivo. En estos logros incidió la campaña que realizó el brillante dibujante Neal Adams para que se concretara esta reparación. Shuster falleció en 1992 y Siegel en 1996. La batalla judicial aún prosigue con sus herederos.
    Por lo visto, a Superman lo acompañaron el éxito y la gloria, pero también la desgracia.


    Germán Cáceres


    Bibliografía
    -Aguilar, Elian, Cine Superheroico. Fan Ediciones, Buenos Aires, 2011, 226 páginas.
    -Albertoni, Carlos, Santas historietas. Buenos Aires, Catálogos, 2004, 408 páginas.
    -Cáceres, Germán, Entre dibujos, marionetas y pixeles. Buenos Aires, La Crujíaediciones, 2004, 176 páginas. 
    -http://es.wikipedia.org: ”Crisis on Infinite Earths”.
    -http: //es.wikipedia.org: “George Reeves”.
    -http.//es.wikipedia.org: “Multiverso”.
    -http: //es,wikipedia.org: “Multiverso (DC Comics)”.
    -http: //es.wikipedia.org: “Superman”.
    -Kairuz, Mariano: “Volver a cero”, en Radar del 9.6.13.
     -O`Neil, Dennis, “Los superhéroes”, en Enciclopedia de lo comics, dirigida por Javier Coma. Toutain Editor, Barcelona, 1982-1983, 1344 páginas.      

    0 0

    Alberto Dose es un autor de enorme trayectoria, cuyas primeras publicaciones se remontan a fines de los años 70. Desde entonces transitó por revistas hoy emblemáticas de la historieta argentina, como Cuero, Don, Súperhumor, la primera etapa de Fierro y Skorpio. Durante la etapa de los años 80 dibujó guiones de autores de la talla de Carlos Trillo, Ricardo Barreiro, Eduardo Mazzitelli, Emilio Balcarce, Walter Slavich, Ricardo Ferrari o Guillermo Saccomanno, en los que concretó varios éxitos, como “Navarrito” o “El Cimarrón”. A fines de los años 80 partió hacia Italia, país donde se transformó en un autor de renombre, y años más tarde a EEUU, donde colaboró/ra con algunas de las principales de esos países, como Marvel o DC cómics.

     

    Solano López, Dose y Alberto Breccia


    Nací en Rosario, Provincia de Santa Fe, Argentina, a una cuadra y media de la cancha de Rosario Central, desde ya soy un hincha de Rosario Central e incluso llegué a jugar algún partido en las divisiones inferiores. La cita infaltable era jugar en el Parque Alem después de hacer las tareas de la escuela, esto era casi todos los días, en esa época vivíamos más en la calle que dentro de la casa, la idea era encontrarnos con los otros "pibes" para jugar afuera y los padres los dejaban, no era peligroso como es ahora, no sé, creo que la gente era diferente.


    Página de "Memorias del viejo mundo", con guión de Trillo, en Cuero 2, 1983.



    ¿De donde y cuando el gusto por la historieta y el dibujo?

    Solo había una cosa que me podía tener quieto en casa y eso era leer historietas y dibujar, dibujaba todo el tiempo que podía. No recuerdo ninguna época en la cual no haya dibujado, siempre lo hice desde que pude agarrar un lápiz, mayormente eran historietas de cowboys. Si bien recuerdo también con que ganas esperaba el fascículo de "El Eternauta", creo que era semanal entonces.


    Página de El Cimarrón, con guión de Barreiro, en Skorpio.



    En Rosario, cuando yo era chico, habían algunos cines que daban tres películas por función, siempre de aventuras. Mi viejo acostumbraba llevarme a esos cines que algunos recordarán. Los más famosos eran el San Martin y El Sol de Mayo, había otros pero estos dos eran los que mas frecuentaba . Cuando volvía a mi casa dibujaba alguna de las películas en forma de historieta, con plumín y tinta de colores. O sea, siempre me gusto la historieta, pasión que aun conservo. Sin embargo, a veces trabajo haciendo ilustraciones o en los estudios de animación, haciendo storyboards, backgrounds, character designs etc., y la dejo olvidada por un tiempo, pero siempre vuelvo a la historieta, porque eso es lo que soy, un historietista.


    Página de "Polución nocturne", con guión de Carlos Trillo, en Súperhumor 9, 1981.



    ¿Donde y cuando empezó a publicar?

    Empecé a publicar historietas con guiones propios y otros de Barreiro, también él estaba haciendo sus primeros pasos entonces,  en una editorial que estaba en la calle Balcarce, en San Telmo, pero no recuerdo el nombre. Eso fue en los fines de los "70. Luego en "Súperhumor" con Trillo hicimos "Polucion Nocturna", historieta que gusto muchísimo, quizás por la pasión que pusimos en esa historia o quizás porque fue la primer mujer prácticamente desnuda en una historieta no porno. Recuerdo que en la editorial me 

    pedían que la cubriera, cosa que nunca hice, la censuraron ellos poniéndole tiras sobre los pechos. Era entendible, estaba la dictadura y si bien dejaron que la revista se vendiera prohibieron su exhibición en los quioscos, asi que se vendía a escondidas. Recuerdo todavía que hicieron una pagina con la mina que yo dibujaba en el medio, y alrededor los demás historietistas pusieron sus personajes y le gritaban "Por tu culpa nos esconden" Ja!



    Ilustracion de tapa realizada por Dose, sobre personaje propio. 



    Mas o menos al mismo tiempo conocí a Lucho Olivera, hicimos amistad enseguida y me ofreció continuar una serie que él estaba haciendo para Chile, se llamaba "Dick el artillero", era un jugador de futbol, le dije que no, gracias, pero que me gustaba mas dibujar historias de aventuras, entendió. 

    Tenia en mi carpeta unos dibujos de naves espaciales que había hecho siguiendo la forma de huesos humanos, le gustaron tanto que se los regale. Era un viernes. Me dijo entonces, quedate en Buenos Aires este fin de semana y si querés el lunes te hago el contacto para trabajar para Inglaterra, y así fue.


     

    Página de "Tohor", con guión de Trillo en Súperhumor 14, 1982.


    Siempre me llamó la atención que en su estilo de dibujo pareciera ser dos dibujantes a la vez. Por ejemplo, en revistas como Cuero, Súperhumor y en algunas Skorpio dibujaba con un estilo muy detallista, que por momentos me recuerda a estilos europeos como el de Enki Bilal y Moebius. En cambio, en la vieja Fierro y en Skorpio trabajó con un estilo más de contrastes entre negros y blancos. ¿Cómo hace para desdoblarse en los dos estilos y por dónde pasa la búsqueda en cada uno? 

    Tenia entonces un estilo que me gustaba muchísimo, muy europeo como vos decís, venia de la famosa línea clara de los belgas y muy lejos del estilo que hacían 

    los demás. Solo que yo le agregaba trama con el plumín y algo de negro, pero con el tiempo me aburrí. Siempre es asi conmigo, tengo necesidad de cambiar de 

    tanto en tanto. Quizás porque soy de Aries, como el viejo Breccia, él también cambiaba todo el tiempo. Por ahi hice"Navarrito" con Barreiro en la revista "Fierro" y cambié. Dibujaba en lápiz muy chiquito cada cuadrito, y luego lo agrandaba a tamaño natural y me gustaba como se reventaba la línea, eliminando toda perfección y haciéndola mas suelta. Trabajando en publicidad era muy común cambiar de estilo permanentemente, algo que dependía siempre de la campaña, del cliente, y del producto. No era para mi difícil cambiar de estilo, en realidad, es el tema lo que a mi me sugiere el estilo.


     

    Página de unitario dibujado por Dose, en Fierro 15 -primera época-, 1985.


    Unos trabajos suyos que me quedaron muy grabados como lector, son unos a color que realizó para la vieja Fierro y Cuero. ¿Con qué técnicas estaban realizados? ¿Volvió a trabajar con esas técnicas? 
    Esos trabajos estaban pintados en acrílico, un material bastante nuevo entonces, antes de eso pintaba con oleo, watercolor, témpera, etc. Claro que  seguí usando esa técnica por muchos años.

     
    Página de "Cuentos del pleistoceno2, con guión de Lizan, en Súperhumor 30.
    Con Barreiro realizó las series "El cimarrón" en Skorpio y "Navarrito" en la vieja Fierro ¿Cómo fue trabajar con él y en cada serie? 
    Trabajar con Barreiro siempre fue para mi un poco complicado. Por un lado nunca me entregaba el guión a tiempo lo cual hacia que yo tuviera que correr para entregar a tiempo, pero por otro lado su pasión y creatividad te contagiaban su entusiasmo y lo perdonabas diciéndole, “la próxima vez entregame el guión unos días antes ok?!”.  Era un tipo todo corazón, un "sanguigno" como se dice en italiano, no podías enojarte en serio con el.
    Sin embargo cuando quiso hacer "Parque Chas" conmigo le dije que no, a menos que ya tuviera hechos un par de guiones, que tenia mucho trabajo. Lo cual era también cierto, yo estaba diagramando la parte de espectáculos en la Revista"Humor" y la historieta la hacia después de hora en mi casa, no podía permitirme guiones con atraso.

    Página de "Navarrito", con guión de Barreiro, en Fierro -primera época-.

    La próxima semana, la segunda parte.




    0 0



    En este libro se compilan por primera vez las historietas realizadas por CRIST. Fueron publicadas originalmente entre 1974 y 2007, en las revistas Hortensia, Feriado Nacional, Trix Fierro –primera y nueva época-, a excepción de “Love Story”, “Un cuento” y las dos primeras páginas de “Seis Marías”, que permanecían inéditas.


    Las historietas de Crist  presentan en cuerpo y alma a uno de los mejores representantes del humorismo gráfico argentino. Es un libro que enriquecerá el catálogo de cualquier biblioteca.

    82 páginas.

    0 0

    Alberto Dose es un autor de enorme trayectoria, cuyas primeras publicaciones se remontan a fines de los años 70. Desde entonces transitó por revistas hoy emblemáticas de la historieta argentina, como Cuero, Don, Súperhumor, la primera etapa de Fierro y Skorpio. Durante la etapa de los años 80 dibujó guiones de autores de la talla de Carlos Trillo, Ricardo Barreiro, Eduardo Mazzitelli, Emilio Balcarce, Walter Slavich, Ricardo Ferrari oGuillermo Saccomanno, en los que concretó varios éxitos, como “Navarrito” o “El Cimarrón”. A fines de los años 80 partió hacia Italia, país donde se transformó en un autor de renombre, y años más tarde a EEUU, donde colaboró/ra con algunas de las principales de esos países, como Marvel o DC cómics.

    La primera parte de la entrevista


    Ilustración de Dose del personaje Flash, DC Cómics


    ¿Además de grandes guionistas como Trillo y Barreiro, con qué otros guionistas trabajó y cómo era trabajar con ellos? 
    Bueno, trabajé con otros grandes profesionales como Emilio Balcarce, "Historias del Pleistoceno", no tuve problemas con las entregas, siempre fueron a tiempo. Lo mismo digo de Eduardo Mazzitelli en "Historias de Detectives" o Walter Slavich en "El Dios y la Rosa" o Guillermo Saccomannocon el cual hicimos por años "Black Music" en Italia. Tampoco tuve problemas con Geoff Johns cuando hicimos "Ignition" con el súperheroe "Flash" para DC cómics. También fue muy profesional Jeff Mariotte con el que hicimos "Desperadoes: Buffalo Dreams"para IDW publishers, o con Mario Acevedocuando hicimos "Killing the Cobra Chinatown trollop" o Joshua Jabcugaen "Scarface", Brian Walsh en "spider-man's tangled web" para la Marvel, etc.

    Ilustración de Dark World



    ¿Cómo recuerda los años 80 en el país, en los que habían tantas revistas para publicar? 
    Bueno, para mí fue muy bueno ese tiempo porque me invitaban a publicar  desde el principio. No había en realidad muchas revistas, que yo recuerde estaban las de editorial Columba, editorial Record, Súperhumor, mas tarde "Fierro" luego "Don" de Steimberg, "Tiras de Cuero" también de Steimberg, no recuerdo otras. Diría que fui muy afortunado.



    Según tengo entendido en los 90 se mudó a Europa y hoy vive en EEUU. Irse del país ¿le permitió seguir avanzando en la profesión de dibujante - historietista? ¿Cómo fue y es la experiencia? 
    En realidad me fui a Italia al final del "88 si no recuerdo mal. Me fue tremendamente bien, estaría todavía ahí si no hubiera tenido que volver a Argentina por razones familiares. Tuve la oportunidad de vivir del cómic muy bien pagado. Después también en publicidad me pagaron muy bien, además podía ir a ver a mi familia en el norte de Italia todos los años, mis tíos, primos, tanto de parte de los Dose como de los Zoff. Hice muchísimos amigos también. Fue la mejor experiencia de mi vida y profesionalmente crecí muchísimo desde que me permitieron hacer lo que quisiera. Vendía mis ideas a través del teléfono, llamaba a la editorial y les decía tengo esta idea, dibujala Alberto me decian, que más se podía pedir!

    Página de Black Music, con guión de Guillermo Saccomanno



    ¿Para Italia qué series realizó? ¿Se publicaron en Argentina? Según tengo entendido sus trabajos en Italia fueron muy elogiados. 
    En Italia hice infinidad de historietas, hacia 32 paginas al mes, más dos o tres tapas, pero como series recuerdo una con Trillo"El ultimo Detective". Otras que hice  con guiones propios como "Chiacka", "Sahagun", etc, y la serie que duro por años "Black Music" con guiones del genial Guillermo Saccomanno, estos trabajos gustaron mucho por fortuna, creo que nada de esto se publico en Argentina.



    Lo último suyo que leí en Argentina fue una serie policial en la revista Skorpio, a fines de los 90. ¿Qué historietas o series realizó desde entonces? 
    Bueno, ahí fue cuando vine a Estados Unidos, por muchos años trabaje en animación al mismo tiempo que estudiaba ingles. Cuando llegue aquí más o menos podía entender ingles cuando estaba escrito, lo que me dio la posibilidad de empezar a trabajar haciendo storyboards. Pero el ingles no es un idioma que "se te pega", asi que si no te preocupas no lo vas a aprender nunca. Conozco argentinos que aun no lo hablan ni lo leen después de 40 años viviendo aqui, es una verguenza.



    Si mal no tengo entendido, con el nuevo siglo comenzó a trabajar para DC cómics ¿es asi? ¿Qué es lo que dibuja para ellos, personajes, series? ¿Trabaja o trabajó para otras editoriales de EEUU? 
    Después de un tiempo, los mismos compañeros de trabajo me insistieron que empezara a hacer cómics otra vez y entonces hice "The Flash" para la DCcómics, luego "Spiderman" para la Marvel y después siguieron otras series para otras editoriales. Todas ellas también fueron publicados en libros. Divido mi  tiempo trabajando en estudios de animación, proyectos para parques de entretenimientos, esculturas e historietas.



    ¿Qué es ser un profesional del dibujo? 
    Mira, para mi ser un profesional del dibujo es lo que yo hago, hace 40 años que vivo del dibujo, en diferentes cosas pero siempre dibujando. Es el único medio que conozco para ser un profesional.



    ¿Con qué elementos prefiere dibujar? ¿Incorporó nuevas tecnologías, como por ejemplo la tableta digital? 
     Bueno, te digo que hace años que trabajo con Mac y la tableta digital ya la cambie hace mucho por una Cintiq wacon de 22 pulgadas, dibujo y pinto directamente en la pantalla de la compu, hago todo ahí. Sin embargo te digo que la historieta es lo único que hago todavía en papel, al menos el lápiz, luego todo lo demás en la Cintiq.


    Página de Navarrito, con guión de Ricardo Barreiro, publicada en los años 80 en la primera etapa de Fierro.

    Nota: A los lectores que puedan estar interesados, les anticipamos que se está preparando el libro “Navarrito”, de Ricardo Barreiro yAlberto Dose, a editarse en los próximos meses. Se trata de una de las obras claves de Argentina, de los años 80.





    0 0

    En esta sección pasaremos a centrarnos en un aspecto importantísimo y al mismo tiempo usualmente obviado por muchos: la gestión de recursos de dibujo y técnica. Más allá de que uno pueda haberse formado en una academia o sea autodidacta, siempre hay algo más por aprender, algo que probablemente se complica a la hora de resolver una viñeta, un escorzo, una secuencia.

    Para eso, abrimos esta sección, donde regularmente colgaremos distintos libros y tutoriales para ofrecer a a aquellos que se están abriendo al arte de la historieta y la ilustración o ya están adentro pero buscan siempre perfeccionarse y conocer distintas aproximaciones.

    Para empezar, reflotamos un libro que estuvo siempre presente en este blog desde el principio: Técnicas de la Historieta. Este es un libro publicado en 1966 para el aprendizaje del dibujo profesional de historietas. Si bien la idea y textos corresponden a la labor y edición de Enrique Lipszyc y Enrique J. Vieytes, cuenta con colaboraciones de Joaquín Albistur, Narciso Bayón, Alberto Breccia, Arturo del Castillo, Carlos Freixas, Carlos Garaycochea, Daniel Haupt, Joao Mottini, Hugo Pratt, Quino y José Luis Salinas, además de otros elementos de editoriales extranjeras.

    Pueden bajar esta joya haciendo click en la siguiente imágen.








    0 0


    Premio para Guillermo Ortiz


    Guillermo Ortiz (Orx) resultó seleccionado entre los ganadores por su historieta “El Rata”, publicada previamente en el libro de La Duendes“Especial Blog de HP n°2”.

    La obra resultó entre las elegidas en la categoría “Cómic Blanco y Negro Profesional”, por un jurado de lujo integrado por Cacho Mandrafina, Sergio Lánger y Horacio Lalia.




    Premio, publicación y presentación de dibujo animado de Marcelo Noriega


    Por su parte, Marcelo Noriega resultó seleccionado por su historieta “Emprendimiento” entre los ganadores del IV Concurso Nacional de Historietas “Juan Arancio”, organizado por La Biblioteca Nacional y la Comisión NacionalProtectora de Bibliotecas Populares (CONABIP)


    También sus personajes Coyuyo y Sócrates, fueron seleccionados y publicados  en la Antología Literaria2012 de SUMMA, Colectivo de Arte (de Santiago del Estero), liderada por la escritora Sandra López. La particularidad es que se trata de una publicación que por primera vez incluye a la historieta.


    Y como si fuera poco, con los premios citados, Marcelo Noriega presentó una animación realizada por Lorena Mendez, de su personaje Coyuyo. La proyección se realizó el día martes 16 de junio en el salón del diario Nuevo Diario, de Santiago del Estero. La animación puede verse en youtube.







    Presentación del libro. “Tehuelches…” de Oenlao y varios autores.

    Entre tanto. Oenlao presentó su libro “Tehuelches. Historietas de aventura y mitología”con una importante afluencia de público en la edición 2013 del festival “Crack, Bang, Boom”, en la ciudad de Rosario. Fotos:




     Carlos Scherpaz y Adrian Vallasciani.



    0 0

    Nació en la Capital Federal, en 1942, y, a partir de la edad de diez años, se radicó en Máximo Paz, Provincia de Buenos Aires. Según Wikipedia “es escritor, dramaturgo, guionista, historietista, periodista, traductor, museólogo, divulgador científico y bibliotecólogo”. Pero es reconocido principalmente por su brillante y prolífica trayectoria como guionista de historietas.


     
    Morhain, recibiendo el reconocimiento que le realizamos desde La Duendes, en julio de este año. Sentado, Germán Cáceres y Carlos Scherpaz (Oenlao) entrega el reconocimiento. 



    -Germán Cáceres: Jorge, es inmensa la cantidad de guiones que realizaste. En Wikipedia se informa de seis mil (entre ellos mil inéditos). Este increíble número no solo habla de laboriosidad y talento, sino también de una posible metodología para escribirlos. ¿Qué podés comentar?


    En julio de 2013 estaba escribiendo el guion Nº 5647. Amuchos les asombra que sepa exactamente qué número de trabajo estoy haciendo. Simplemente, cuando comencé, decidí inaugurar un cuaderno donde anotaba el título, el género, el personaje y número de episodio si era una serie, a quién se lo había vendido, quién lo había dibujado y  dónde y cuándo se publicaba. Son dos líneas de un cuaderno tipo Caja, comercial. Con el tiempo inauguré otro para cuentos, y finalmente hay un tercero con secciones como Adaptaciones, Teatro, Cine, Traducciones, Fotonovelas, Crucigramas y Entretenimientos. Me estoy facilitando la vida para mi demorada autobiografía. Tan demorada que alguien me previno que si sigue en ese estado puede convertirse en biografía. Quizás la metodología, o el apego al método, venga de mi primitiva formación de Perito Mercantil, o más probablemente en mi gusto por las matemáticas y su capacidad de ordenar un mundo donde el desorden es el método. Pienso así, porque he aplicado el sistema en los lugares que me ha tocado organizar: Depósitos de Obra en Techint, un Museo en Cañuelas, un Centro Integrador Comunitario en Máximo Paz. Siempre desde cero. También en Techint, porque a pesar de que los sistemas ya estaban, yo inauguraba unas máquinas contables que hoy son para la risa, pero que demandaron un sistema de programación (que hoy también es de risa). Llevo, además, 614 cuentos, 47 fotonovelas, 832 historietas traducidas, 39 guiones de cine o televisión, 300 entretenimientos de distinto tipo, 56 juegos de tablero, 270 crucigramas. Donde no llevé control, y lo lamento, fue con las notas periodísticas: llevaba 320 a 1984. Las últimas las escribí para Telam, en 2012.
    En cuanto a un método para escribir, no suelo usar escaleta (step outline) ni resúmenes. En general parto de una idea argumental y dejo que la misma fluya libremente. Por puro oficio surge el aplicar los puntos de tensión en los lugares justos y encontrar el final significativo. Generalmente aparece “espontáneamente”. Eso sí, en épocas de mucho trabajo podía recorrer el registro para recordar antiguos argumentos de los que surjan temas nuevos o reinterpretaciones. Incluso había desarrollado un programa de computadora (muy sencillo, me tiraba una serie de números aleatorios que automáticamente reemplazaba por textos preelegidos en determinados lugares de un resumen básico) que actuaba como disparador de ideas argumentales.
    Por ejemplo: “El héroe xxxxxxxx” La máquina reemplazaba las “x” por “flaco”, o “gordo”, “petizo”, anciano”, “veterano”, “despistado”, etc.
    Cuando escribo sobre personajes es más fácil: ya está definido cómo es y cómo piensa la dramatis personæ, de modo que sólo tengo plantearle el problema y ver qué hace. Copiar sus acciones. Los escritores visuales “vemos” el desarrollo de las historias, y “solamente” las transcribimos.

    Página de Martín Toro, con dibujos de Magallanes, en El Tony, años 80.


    -G.C.: Por supuesto no leí tus cinco mil guiones, pero sí muchos y éstos privilegian los diálogos y los textos (sean superiores, inferiores o enmarcados en cuadritos). En ciertos tramos la prosa es elegante y muy trabajada. Y hay pocas viñetas mudas. Bueno, ahora sería conveniente que hables acerca de tu concepto del guión.


    Sobre la discusión de si más o menos texto en la historieta, habría dos vertientes, o tres, quizás.
    La más común es la exigencia editorial. Algunas, como Columba en sus orígenes, favorecían (no había un pedido directo) la abundancia de texto, porque conservaban la visión de la historieta como “novela gráfica”: privilegiaban el texto por sobre la imagen. En realidad, quien facilitó las cosas y llevó a Columba a una comprensión más cercana a las características del género fue Robin Wood. Sus guiones tuvieron desde el principio tanta aceptación en el público y tanta coincidencia de gustos e ideología con los ejecutivos de la empresa que fue “autorizado” a salirse poco a poco de las normas. Y todos los demás, agradecidos, fuimos detrás. De hecho, no hubiese trabajado 23 ó 24 años en esa editorial con el sistema antiguo. Curiosamente, con el paso de los años, ahora muchas editoriales llaman “novela gráfica” a historietas unitarias, para “jerarquizarlas” frente al peyorativo ‘historieta’, ‘comic’, ‘tebeo`’, etc.
    Un segundo motivo de colocar mucho texto en los cuadros es la certeza de que el dibujante no sabrá, no podrá o no querrá interpretar las indicaciones. Entonces hay que contarle todo al lector, lamentablemente. Tengo experiencia en trabajos arruinados porque al interpretar una pelea definitoria que estaba descripta como “luchan duramente con el agua a las rodillas” el dibujante puso sólo un par de ojos (es una cita real). Aclaremos que son casos muy contados; en general he tenido buenos complementos a mis historias, en algunos casos –pocos- la interpretación fue exactamente lo que yo “veía”, y en la mayoría el resultado final fue mucho o muchísimo más rico de lo que había previsto.
    Y finalmente puede tratarse de una razón de estilo. Esto es más aleatorio, y depende de lo que se esté escribiendo. Trabajando en libertad, prefiero el equilibrio, tratando de mostrar todo lo que se pueda mostrar antes de describirlo en didascalias. Y si, uso las viñetas mudas.

    Páginas publicadas en la revista Turay, 1974.


    -G.C.: Por otra parte, en tus historietas la planificación es muy equilibrada, no pretendés ninguna espectacularidad visual sino una narración serena imbuida de clasicismo. ¿Estas características formarían parte de una estética?


    Siempre he seguido las pautas anotadas más arriba. O mejor dicho las pautas han surgido solas, se han aplicado automáticamente. Dicen que las reglas bien aprendidas son las que se han olvidado, pero siempre se aplican, sin pensar en ellas.
    Desde que usamos computadora suelo imprimir un borrador final de los trabajos y los releo, los corrijo y eventualmente puedo alterar el orden con el cortar y pegar. 
    Cuando utilizaba máquina de escribir me obligaba a editar mentalmente, porque rehacer un trabajo significaba rehacer páginas.
    Lo mismo con las faltas de ortografía: no las cometía, porque un poquito se podía tachar, un poquito cubrir con corrector, pero cuanto más limpio y prolijo quedaba el trabajo mejor predisposición había a leerlo (y comprarlo) por los editores.
    Quizás estas cosas parezcan ahora a todo aquel que no peine canas como los cuentos del djinn en la botella. Pero antes de los ’90, de mediados de los ’90, escribíamos guiones de historietas para vender.
    Habitualmente la editorial se encargaba de la segunda parte, la relación con el dibujante.
    Y los alardes visuales quedaban a su cargo.
    Mi estilo de descripción de escenas siempre fue sintético (el “estilo Oesterheld”) y salvo contadas excepciones daba por sentado que el dibujante sabía lo que hacía. Considero que la creación de una historieta no termina con su escritura en guión; de hecho termina físicamente con su dibujo, pero intelectualmente se rehace cada vez que alguien la lee. El “clasicismo” notado puede ser el empeño en escribir historias claramente narrativas, canónicamente correctas, más allá de su temática (ahí innovaba, cuando se daba la oportunidad)

    Página publicada en la revista D`Artagnan, 1991.


    -G.C.: Tu temática es variada, en cierta manera abarcás todos los géneros, pero se observa un fuerte sentimiento hacia lo gauchesco, que está unido al interés por nuestra historia, especialmente el tema del fortín, de la campaña del desierto y el llamado período de la Anarquía del año XX. También se nota en tu abordaje una óptica influida por el revisionismo histórico. Bueno, supongo que tenés desarrollada toda una línea de pensamiento acerca de esta cuestión.


    Es mi línea de pensamiento, que coincide con la línea de Columba y de la Cielosur de Enrique Rapela, y mucho más, claro, con las páginas de El Descamisado.
    Mi especialización en el gauchesco se dio por casualidad: Casalla necesitaba guionistas para El Cabo Savino y yo me atreví. Parece que mis guiones eran buenos o que nadie se animaba con el género, porque terminé, ahora, como el último de los guionistas de historieta gauchesca.
    Siempre cuidé la coherencia y la verdad histórica de los hechos relatados, centrales o laterales. Así que esos primeros encargos dieron origen a una impresionante colección de documentación al respecto, que utilicé más de veinte años. Digamos que en un principio tuve la mirada ingenua de la historia oficial, pero a medida que iba enterándome pasé al revisionismo. Una fuente constante es la revista “Todo es Historia”, que coleccioné desde su primer número. La familia Columba desciende del caudillo Bustos, e invariablemente sintieron simpatía por el federalismo (sin declararlo abiertamente, claro). Además, siempre tuvieron claro que lo de Roca fue un genocidio, por eso nuestros fortineros actúan en la época del ministro Alsina, que tenía una mirada humanista y realista de las relaciones con los pueblos originarios. Sobre los últimos días de Columba escribí una historia virulenta donde pintaba el malón de Roca con toda su crudeza: Gualichu. Sólo llegaron a publicarse dos episodios, uno de los mejores trabajos de Casalla.
    En otro medio donde trabajaba, La Nación (la “buena” Nación, antes de su traspaso a los Saguier), en cambio, eran unitarios y tampoco lo declaraban: me enteré cuando no me querían publicar una nota turística sobre la estancia Del Pino, de Rosas. La publiqué de todos modos, pero con sólo una ínfima mención de que “en algún momento” había pertenecido a Rosas.

    Página, con dibujos de Enio y Mario Morhain, publicada en Pif Paf, 1979.


    -G.C.:¿Con cuáles dibujantes trabajaste más a gusto?


    Prácticamente con el único con quien planeábamos cosas juntos tomando unos vinos, con quien teníamos una clara afinidad de concepto fue Gustavo Trigo (Alias Marcos Adán). Pero he tenido muy buena relación de trabajo, sólo que más distante, con Eugenio Zoppi, Jorge Moliterni, Horacio Altuna, Lito Fernández, Domingo Mandrafina, César Spadari, Cristóbal, Alex Salas, Fernández y Branca, Regalado, Félix Saborido, CarlosChingolo Casalla, Juan A. Castro, Carlos Magallanes, Gerardo Canelo, Enio Legizamón, Vietto, Mazza, Diego Llansó, Carlos Pederiva, O’Kiff, Salas, SergioMulko, Jesús Balbi, Oscar Estévez, Miguel Matejka, Enrique Meyer, Braxator, Diego Ridao, Edgardo Bernoy, Carlos Barocelli, Francisco Solano López, HoracioLalia, Leo Sala, Gaspar, Orazio Merel, Furlino, Ivo Pavone, los Villagrán, Carlos Vogt, Lucho Olivera, Quique Alcatena, Roberto Regalado, Gianni Dalfiume, Roque Vittaca, Chiche Medrano, Néstor Olivera, Oscar Correa, D’Adderio, Frank Szilaghyi, Rubén Sosa, Leopoldo Durañona, Torre Repiso, Miguel Rep, Macagno, Massaroli, Uzal, Caliva, Cativa, Saavedra. Y desde luego mi hermano Mario Morhain (alias Mario Suárez)

    Página de Martín Toro, con dibujos de Bernoy, realizado para La Duendes - Historieta Patagónica


    -G.C: ¿Quiénes son los dibujantes argentinos y extranjeros que más admirás?


    Todos los Breccia, Carlos Barocelli, Horacio Altuna, Eduardo Risso, Carlos Casalla, Carlos Magallanes, Gustavo Trigo, Carlos Muñoz, Noé,  Moebius, Loisel, Corben, Kubert, Eisner, Foster, Bilal.

    Historieta con dibujos de Magallanes, publicada en revista Caras y Caretas, 1982.


    -G.C.: ¿Y guionistas?



    Oesterheld. Carlos Trillo. Jodorowski. Pratt. Robin Wood. Loisel.



    nota: la próxima semana la segunda parte.

    0 0

    Siguiendo con la idea de poner a disposición de los dibujantes que visiten este blog distintos recursos en cuanto a dibujo, estilo y diseño, colgamos tres libros de Andrew Loomis.  

    Andrew Loomis (1892-1959), un conocidísimo ilustrador y profesor de dibujo norteamericano creó seis libros de ilustración que generaron furor y lo siguen generando, por su alto nivel didáctico. Debido a la fecha de su muerte y el tiempo pasado desde la publicación de las primeras ediciones de estos libros, actualmente se encuentran en dominio público (o sea, libres de distribuir sin costo alguno). Eso sí, los tenemos solo en ingles (aunque los libros usan la ilustración como guía, asi que no hace falta leer mucho para entender: los dibujos son autoexplicativos la mayoría de las veces).

    La versatilidad de Loomis le permitió enseñar tanto caricatura como dibujo realista, con una calidad envidiable.

    Cada uno de los libros trata un tema en especial (estructura, manos, cabezas, caricaturas, realismo, escenarios, etc), de manera más simple o compleja, permitiendo al dibujante aprender desde lo más básico a lo más complejo.



    Las ediciones en castellano (especialmente de Fun with a pencil) en nuestro país son accesibles y baratas, por lo que también es recomendable conseguirlas, pues resultan de gran ayuda para algunos detalles.


    Comenzamos entonces con los siguientes libros:

    Fun with a pencil, de 1939 (11 mb). El más reconocido de todos.
    Aquí.

    Figure Drawing for all it's worth, de 1943 (23,8 mb).
    Aquí.

    Succesfull drawing, de 1951 (22,7 mb).
    Aquí.

    En el próximo post, colgaremos los tres libros faltantes.



    0 0

    (La Duendes, Comodoro Rivadavia, 2013, 200 páginas)


    “Esto es el Sur”proclama el coronel Murra, que está al mando del Frente el Progreso, después de pregonar que “Estas tierras tendrán un dueño y ustedes pagarán por caminarlas, donde gauchos, indios y demás grupos delincuenciales hayan sido exterminados”. Hacia el final de la historieta, con el accionar de los tres héroes (León, El Odiao y Ahonicán) se ratifica que el Sur es de los nativos y de los grupos aborígenes. La acción transcurre en Viedma y en Carmen de Patagones.


    Antonelliexhibe su peculiar estilo rústico -y a la vez naif-, portador de cierto hieratismo, con multitud de rayas que se entrecruzan y de nubes macizas, como si estuvieran constituidas por materiales sólidos (aplica el mismo procedimiento a una tormenta de arena). Sin embargo, en su grafismo moderno anida un soplo académico, al parecer influido por las materias de Pintura que debió cursar en su paso por el IUNA. A la manera de Guido Crepaxen Valentina(1965), en algunas secuencias descompone el movimiento en pequeñas viñetas, como si fueran fotogramas.   


    Diálogos convincentes acompañan su indiscutible talento de narrador. Su planificación inquieta se propone que cada página exponga una composición distinta. Abunda en cuadritos mudos -siempre al servicio de la historia-, y en planos generales de paisajes. Obtiene un fuerte impacto visual de los ángulos en picada y en contrapicada. Además, recurre a enormes onomatopeyas que no sólo forman parte de la narración sino también de su estructura gráfica.


    Son espectaculares las escena de batallas con viñetas que ocupan dos páginas (también lo hacen algunos paisajes). El ataque del malón al fuerte es una elocuente muestra de la potencia y vigor de su arte: hay desplazamientos de tropas y de grupos humanos resueltos brillantemente.


    Mariano Antonelli vuelve a confirmar –superándola- la idoneidad que había demostrado en sus dos libros anteriores: A través de los Andes (2010) y Mitológicas(2012), este último con textos de Santiago Farias. Es muy recomendable prestar atención a la futura trayectoria de este sobresaliente historietista.




    Germán Cáceres 

    0 0





    Nació en la Capital Federal, en 1942, y, a partir de la edad de diez años, se radicó en Máximo Paz, Provincia de Buenos Aires. Según Wikipedia “es escritor, dramaturgo, guionista, historietista, periodista, traductor, museólogo, divulgador científico y bibliotecólogo”. Pero es reconocido principalmente por su brillante y prolífica trayectoria como guionista de historietas.


    Cáceres, Taro, Aguado. Morhain y Gerardo Canelo

    -G.C.: De las historietas que vos escribiste, ¿cuál es tu preferida?

    Hay un clásico que gustó en los tres lugares donde la publiqué: Riachuelo, Viejo Riachuelo ó Memorias del Riachuelo. Algunos policiales con Trigo. Martín Toro con Magallanes. Algunos Savino. Gualichu (la de Roca). El Jacobino con Moliterni. El hombre dela casa, con Estevez. Álamo Jim con Casalla, Ted Marlow con Trigo.



    -G.C.: ¿Qué estás guionando actualmente?

    Krantz, con Lalia. Martín Toro, con Bernoy. Adaptaciones de clásicos literarios. Algunas cosas sueltas para dibujantes jóvenes.


    Kabul, con dibujos de Altuna, en Nippur Magnum, 1997 (reedición)



    -G.C.: ¿Cómo ves la situación actual y futura de la historieta en la Argentina y en el mundo?

    En la Argentina, en terapia intensiva, con buen pronóstico. Me llama la atención la publicación en libros, para los que se hace todo tipo de recensiones y homenajes: la mayoría de esos trabajos no superan los que aparecían semana a semana en los kioscos.  

    Yo veo un futuro. No es posible que tanto talento sea exclusivamente de exportación. Si no hay inversores argentinos que editen revisas seguramente vendrá algún europeo huyendo de su recesión. No creo que lo digital sea la solución, al menos hasta que haya soportes similares a los lectores de e-ink, pero en colores y flexibles. No es fantasía, se trabaja en ello.

    En el mundo, veo que en muchos lugares goza de buena salud. Veo publicaciones como Comic art en italiano, Lanfeust o dBD, en francés, que editan historietas en “antologías” acompañados de buenos estudios e información. Hay revistas internacionales que tienen una sección dedicada al género. El caso estadounidense es distinto, porque la influencia política es apabullante, y es difícil encontrar comics donde no se baje línea explícita o implícitamente. He visto mangas occidentalizados, que en cualquier momento competirán de igual a igual. Y Latinoamérica se prepara.


    Martín Toro, con dibujos de Magallanes.



    -G.C.: Vos frecuentaste otros géneros que apenas se mencionan, por ejemplo la novela Samos contra los Uránicas; los cuentos infantiles Malos tiempos para Drácula y Amores con guardapolvos; los poemas para nivel inicial En el fondo de mi calle; el guión cinematográfico del largometraje Más allá de la aventura; el ensayo La Argentina premonitoria y las obras de  teatro Yo y las mujeres, Circo y El viajero de la eternidad. ¿Continúas desarrollando estas múltiples actividades?

    A ver: lo primero que escribí fue historieta, a los 11 o 12 años, un personaje que retomaría en 1971: El Capitán Cometa. Trabajando para Cascos de Acero, Editorial Gente Joven, Andrés Cascioli me pidió algunos cuentos de ciencia ficción. Uno se publicó, a mis 18 años. A los 20 años dirigí un grupo de teatro en el cual el más experimentado (?) era yo, y escribí esa comedia “Yo y las mujeres”, que representamos en Máximo Paz, mi pueblo. Ingresé a Billiken en 1971, de la mano de Eugenio Zoppi, y pronto me pidieron cuentos: así desarrollé mi propio “método” para escribir cuentos infantiles, en el que me hice un nombre. El método sólo consiste en ver el mundo desde un niño de la edad para la que uno escribe.  Como estaba en Editorial Atlántida (Billiken)tenté fortuna en Para Ti, la revista insignia del grupo. El lector de cuentos era Joaquín Gómez Bas, que me aceptó varios, porque le gustaba cómo escribía. Incluso tuvo una discusión en la redacción por algún cuento mío que según el jefe “no tenía gollete”. Don Joaquín estaba indignado: “A mí, a Joaquín Gómez Bas, vienen a decirle que un cuento no tiene gollete…” Después las seleccionadoras fueron Nyra Echenique y Susy Dacunto. Luego decidieron publicar cuentos más baratos, de esos que no tienen derechos.  He publicado cuentos en muchas revistas infantiles y femeninas (en las primeras Mía, por ejemplo).

    Samos contra los Uránidas mi única novela por ahora (si no cuento una pornográfica escrita con gran rapidez) fue la adaptación del personaje aparecido en Billiken, en “El Clan de McPerro”, más otros guiones inéditos y, desde luego, todo reescrito. María Brandán Aráoz, mi editora, me dio una mano inmensa, enseñándome muchos trucos de la profesión.

    Malos tiempos para Drácula fue publicado por Ediciones del Quirquincho (y Página/12), con la dirección de Adela Basch, quien me dijo que necesitaban poesía infantil, que nadie sabía escribirla. Me atreví con “En el fondo de mi calle”, porque no soy poeta. Lamentablemente la editorial cerró, y poco después su dueño fue asesinado durante un asalto.

    Amores con Guardapolvos” fue publicado por Marta Giménez Pastor, en Magisterio del Río de la Plata, y fue un éxito de ventas durante 10 años: finalmente, al quedar pocos ejemplares, la editorial lo retiró del mercado.

    Circo fue escrito y representado por el grupo Gente de Teatro, de Cañuelas, del que formé parte como actor (en los ’90), haciendo el personaje de dueño de casa en “La Nona”.

    “El viajero de la eternidad” fue un pedido de 1997, adaptación a dos horas de gran espectáculo de las 350 páginas de El Eternauta. Nunca pasó de un encargo, pero en 2001 la envié al concurso “Enrique Santos Discépolo” de la Provincia de Buenos Aires, y obtuve el 3er premio, publicación (que se concretó en 2002, en Corregidor) Aparentemente la obra es representada por colegios, de vez en cuando, porque por ahí la conoció Siro Colli, que era Director Artístico del Teatro Argentino de La Plata en 2007 Con él armamos una puesta minimalista, para una hora y media, que resultó conmovedora, aunque está hecha a base de actuación, y por lo tanto es muy exigente. La puesta fue complementada por fílmicos a cargo de Gustavo Alonso. La puso la Comedia de la Provincia de Buenos Aires, en el Teatro Argentino, 10 funciones. Además de actores profesionales del elenco estable, colaboraron en fílmicos Lorenzo Quinteros(como Oesterheld, secuencia inicial), Cristina Banegas, como la mujer de Ramírez, el que se asoma a la ventana de enfrente (con un monólogo que fue un agregado de Siro Colli, muy bueno), y Víctor Laplace, como el locutor que llama a la Zona Liberada.

    Páginas de historieta publicada eb Turay, 1974.


    Con el guion inicial (el de ‘gran espectáculo’) pusimos el primer acto como Teatro Leído, en una convención de historietas, comics, manga y cosplay; y con alumnos de la Escuela Estrada, en la muestra 50/30, de 2007.

    En 1992 hice un Master en Cultura Argentina, y como trabajo final escribí el ensayo“La Argentina Premonitoria en El Eternauta de Héctor Germán Oesterheld”, que pocos años después fue publicado en la revista digital Axxón, pero que permanece inédito en papel.

    Además he hecho crucigramas, entretenimientos varios, juegos de mesa, epígrafes de figuritas para el mismo Karadagián.

    Fotonovelas: escribí muchas de acción, para Kiling, Araña Negra y otros. Sólo una romántica. Tengo varios trabajos sobre educación publicados en la web y en revistas. Hay un par de obras de teatro inéditas, no estrenadas.


    Página Pehuén Curá, con dibujos de Castro, en D`Artagnan, 1980


    -G.C.: A ver si nos explicás cómo se manifiestan esas otras especialidades tuyas que menciona Wikipedia: traductor, divulgador científico, museólogo y bibliotecólogo.

    El oficio de traductor comenzó a partir deEditorial Columba. Cuando me convocaron, a instancia de Roberto Giormenti, que fuera jefe de arte en Gente Joven, con Cascioli, el trabajo a hacer era traducir historietas para adaptarlas al gusto argentino y publicarlas. Tengo facilidad para los idiomas, y una buena base de inglés, de modo que me lancé. Traduje una enorme cantidad de historietas para Columba: Príncipe Valiente, Johnny Hazzard, Modesty Blaise, Tarzan, El Fantasma. Muchísimas. Había tanto material que publicaron una revista especializada, "Sandokán”. He traducido algunas cosas del francés o del italiano. Leo mucho más de lo que hablo en inglés, francés, portugués e italiano.

    A partir de la publicación de “Rambo” en historietas, en Editorial Perfil, comencé a trabajar en la versión nacional de “Descubrir”. Es decir, me convertí en periodista científico. Fue la redacción más culta en la que he trabajado: TODOS sabían de todo. Salía un tema, cualquier tema (las ruinas de Borobudur, la mecánica cuántica, el espín de los cuásares, la reproducción por polinización, la historia de las Olimpíadas) y cualquiera de la redacción lo tomaba y lo desarrollaba con idoneidad y conocimiento. También yo.

    Y la documentación podía estar en cualquier idioma. Recuerdo que sólo tuvimos que hacer un “descifrado” en conjunto, en una oportunidad, porque nadie sabía alemán. Obvio, no había Internet ni traductores automáticos.

    En principio, y por mi experiencia enBilliken, me encargaron el suplemento Junior completo. Dije “yo puedo escribir sobre cualquier cosa menos deportes”. “Perfecto, dijo Hugo García, secretario de redacción, entonces preparate un número especial sobre deportes”.

    El oficio de periodista lo inicié en el diario La Nación, donde hacía dos personajes para La Nación de los Niños, con la dirección de Norberto Firpo. Él dirigía también la sección Última Página, y me pidió notas de miniturismo, asignándome la zona comprendida entre la ruta 3 y la costa, hasta 100 Km de la ciudad. Ocasionalmente me salía y hacía notas en Azul o Guaminí. Luego comencé a hacer reportajes para la misma sección, y fue un trabajo muy gratificante. La Nación cambió totalmente en 1995, cuando pasó de manos de los Mitre a las de los Saguier, con una brutal barrida de personas (legalmente y pagando lo que correspondía). También publicaba turismo en Week End, de Perfil.

    Lo de museólogo apareció en 1984, cuando fui nombrado Director de la Comisión Municipal de Cultura de Cañuelas, y me dieron como tarea recuperar un museo en Vicente Casares. Como no sabía nada de museos, hice la carrera. Así fue que entre 1997 y 2000 organicé (creé de la nada, mejor dicho) el Museo y Archivo Histórico “Lucio García Ledesma” de Cañuelas: tomé 50 piezas que había guardado precisamente don Lucio García Ledesma, antes de morir, y entregué con 2000. 

    Página con dibujos de Torre Repiso, en Corto Maltés, 1976.


    En el mismo lugar (Instituto Superior de Formación Docente Nº 8, de La Plata), enseñaban Bibliotecología. Para ahorrar tiempo y aprovechar la oportunidad, y “por las dudas”, porque “uno nunca sabe” (textual) estudié Bibliotecología junto con Museología. Me recibí de Bibliotecario Profesional.

    Trabajé un tiempo en la “Biblioteca Popular D. F. Sarmiento de Tristán Suárez”, y colaboré con mi esposa en la fundación de la “Biblioteca Del Quijote (para que haya una que sobreviva al fuego)”, en Máximo Paz. El nombre alude a que la biblioteca del Quijote también fue quemada por los censores.

    Originalmente yo era Perito Mercantil. En 1973 la carrera docente pasó a ser terciaria, y, como trabajaba en Billiken y no tenía una base docente, decidí hacer la carrera y me recibí de Profesor para la Enseñanza Primaria. Pues bien, trabajé en Billiken desde 1971 a 2002. Los sucesos de 2001 llevaron a los dueños de Editorial Atlántida (hacía mucho que ya no eran los Vigil, y realmente no se sabía quiénes eran) a despedir a los empleados “históricos” (con relación de dependencia) de Billiken. Fuimos un grupo que quedó sin trabajo. Como sabemos, en 1995 cerró Columba, cerró Record, cerró Fierro. Y el traspaso a los Saguier de La Nación también me arrastró. De modo que en 2002 estuve desocupado. Fue una buena experiencia. Una cosa es contarlo y otra vivirlo. En 2003 ingresé a la Escuela Normal Superior José Manuel Estrada, de Cañuelas, como bibliotecario titular. No hubiera podido si sólo era Bibliotecario Profesional. El hecho de ser también maestro me permitió tomar ese puesto, con el que todavía sobrevivo.


    Página de unitario, con disbujos de Cristobal, en Tit Bits, 1980.



    -G.C.: ¿Qué proyecto tenés para el futuro?

    En literatura sigo haciendo historietas, cuentos y un par de novelas de final (cronológico) incierto.

    Lucho para publicar unos cien cuentos inéditos, todos buenos (infantiles, románticos, adultos, mínimos, largos, etc.).

    Trato de publicar La Argentina Premonitoria…

    Trato de implementar un curso on-line de guionista de historieta.

    Pierdo concursos constantemente (debo ser muy malo)

    En lo personal, estoy esperando que el Congreso se digne aprobar la ley de jubilación para escritores. Y, entonces sí, completar mi autobiografía. Para que no sea una profecía autocumplida.

    0 0

    (La Duendes, Comodoro Rivadavia, 2013, 90 páginas)




    Como ya es habitual en su obra, Oenlao compone varios guiones para distintos dibujantes, con una zigzagueante línea argumental que los enhebra como si se tratara de una novela gráfica. Es una experiencia única, porque los diferentes estilos de los artistas permiten leer las historietas como episodios autoconclusivos e independientes, y otorgan al conjunto una fruición incanjeable. Oenlao es responsable de todos los textos, salvo el de Devorados que pertenece a Ernesto Parrilla. El investigador Ariel Avilez resume con idoneidad en la contratapa el espíritu del libro: “Con pasión, el guionista y sus excelentes dibujantes se sumergen en la rica historia y mitología de este pueblo patagónico y traen para nosotros las mejores perlas que pudieron encontrar”. En el mismo sentido es orientador y lúcido el prólogo de Alejandro Aguado sobre el origen y la cultura de los tehuelches. Son excelentes las ilustraciones de la tapa (Kiro y Peñalba) y contratapa (Daniel Mendoza).


    Dibujo de Daniel Mendoza

    Se puede decir que Oenlao apela a la imagen para narrar y los dibujantes aportan el grafismo adecuado, en el cual se encuentran viñetas de página entera, cuadros mudos, elipsis, estilizaciones, escenas de acción, monstruos impensables y laboriosos trabajos a pluma: en suma, todas las variedades del lenguaje historietístico. Muy buena la labor del citado Mendoza en Equilibrio, con blancos y negros fuertemente contrastados, y sugestiva y audaz la figuración de Román Mina en El vuelocon Elal.

    Dibujos de Gastón Spur

    Más que aventuras estas historietas se proponen difundir la mitología tehuelche. Hay notas de Oenlao, con ilustraciones, que proporcionan datos valiosos sobre las leyendas de la Patagonia.

    Dibujos de Dakota

    Este notable libro se completa con una jugosa y relevante bibliografía.
    Quien desee internarse en el inagotable y magnífico universo tehuelche, aquí tiene la oportunidad de hacerlo y, a la vez, de disfrutar de buenas historietas.

     

    Dibujos de Tomás Gimbernat

    Germán Cáceres



    Nota: Nómina de dibujantes que colaboraron en Tehuelches: Serafín, Mario Carper, Román Nina, Nicolás Armano, Gustavo Lucero, Lubrio, Alejandro Aguado, Noella Lecaplain, Massaroli, Alcatena, Sedes, Ader, Majox, Spur, L.L. Romero, Gabo Molina, Felipe Ávila, Netomancia, Anibaleitor, Liliana Navarro; Machin, Beny, Pedro Mancini, Hirsig,. Dakota, Gimbernat, Bernoy, Demian, y Eiti Leda . 

    0 0
  • 09/02/13--21:01: Exposiciones
  • Sergio Langer
     
    Alejandro Aguado

    Elenio Pico

    0 0


    El 4 de septiembre, en coincidencia con los festejos por el día de la historieta, quedó inaugurada la muestra “30 años de JUAN MOREIRA”, de José Massaroli en el Museo DIOGENES TABORDA. La historieta fue compilada en libro por La Duendes.


    Mañana sábado a las 18 hs., continúa el evento con una proyección de video, charla y un lunch, a la vez que se puede seguir disfrutando de la exposición.

    La cita es en Av. Caseros 2739, Parque Patricios, Buenos Aires. 

    Un evento para no perderse!!


    Massaroli en la inauguración de la muestra

    Massaroli, Mandrafina, Dalfiume y Szilagyi 


older | 1 | 2 | 3 | (Page 4) | 5 | 6 | .... | 12 | newer