Are you the publisher? Claim or contact us about this channel


Embed this content in your HTML

Search

Report adult content:

click to rate:

Account: (login)

More Channels


Showcase


Channel Catalog


Channel Description:

editora de comic desde Patagonia

(Page 1) | 2 | 3 | .... | 12 | newer

    0 0

    La Secretaría Académica y la Dirección de Educación a Distancia de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco, en conjunto con la editora patagónica de historietas La Duendes, organizamos el festival “Historietas al sur del sur. Historietas en la virtualidad”, que se desarrolló en el Centro Cultural Comodoro Rivadavia entre los días 5 al 7 de octubre.
    El evento contó con la presencia de renombrados autores de nivel nacional e internacional, que presentaron libros, dictaron conferencias y talleres gratuitos para niños y adultos, de dibujo de historieta y guión.
    También, por medio de cuatro exposiciones temáticas, expusieron más de 40 autores de Patagonia, el país y el exterior. Una de las exposiciones fue a modo de homenaje al recientemente fallecido Osvaldo Mosconi, autor de los populares personajes “Agapito y Pulga”, íconos del humor gráfico de la región central de Patagonia.

    Ignacio Noé
    Fueron tres días de intensa actividad, en los que se compartieron gratos momentos de cordialidad, de entretenimiento, de aprendizaje y de compartir conocimientos por parte de los invitados hacia los concurrentes. Los invitados también pudieron disfrutar de almuerzos y cenas en importantes restaurantes de la ciudad, llevarse un presente y apreciar los paisajes de la zona.


    Taro

    Toto
    A los organizadores nos queda la satisfacción de haber concretado un evento muy poco acostumbrado en Patagonia, por la calidad de las obras expuestas, la trayectoria de los autores participantes, y el volumen del material expuesto. Y, lo más importante, haber contribuido a la comunidad, con los conocimientos que los invitados aportaron a los asistentes a los talleres, charlas y presentaciones. 


    Germán Cáceres

    El equipo de Educación a Distancia, la Secretaria Académica de la Universidad de la Patagonia SJB y Cáceres: Adriana, Cáceres, Susana Perales, Graciela, Patricia y Fernanda. 

    Aguado, Santellán, Massaroli y Taro, tras concluir la inauguración del evento

    Solo nos queda a agradecer a las autoridades de las Instituciones intervinientes y auspiciantes: Adolfo Gennini Rector de la Universidad Nacionalde la Patagonia SanJuan Bosco, Susana Perales, Secretaría Académica de la Universidad Nacional de la Patagonia S.J.B, al equipo de Educación a Distancia, a Daniel Vleminchx  Secretario de Cultura, Comunicación y Turismo de la ciudad de Comodoro Rivadavia, Enrique Pellicón Subsecretario de Cultura, Comunicación y Turismo de la ciudad de Comodoro Rivadavia, colaboradores de la Secretaría de Cultura y Centro Cultural de Comodoro Rivadavia y colaboradores de su área, al IAPG, a la Diputada NacionalCristina Ziebart, Sr. Juan Carlos Cárdenas Coordinador Zona Sur de la Municipalidad de Comodoro Rivadavia,a los auspiciantes (ELE Multi Espacio, Puerto Cangrejo, Barile, Hotel Austral, Hotel Español) y a los medios de comunicación que aportaron con la difusión y cobertura del evento: diarios Crónica y El Patagónico, radios Universitaria, Del Mar, LU4, Radiofónica y Visión, canales de Tv 3 y 9.



    Massaroli dictando taller

    Alumnos del taller de Massaroli

    Despidiendo a Cáceres en el aeropuerto de Comodoro Rivadavia

    En mirador de la ciudad de Rada Tilly


    De paseo por un mirador, con vista a la provincia de Santa Cruz. Cáceres, Toto, Massaroli, Aguado, Natalia, Santellán, Taro, Noemí, Noé

    En mirador de la ciudad de Rada Tilly

    Aguado y  Noé en el paisaje lunar de Astra, Comodoro Rivadavia


    0 0

    SU DIFUSIÓN ACTUAL POR MEDIO DE ENTORNOS VIRTUALES.
    Por Germán Cáceres

    Nota: El siguiente texto fue escrito para ser expuesto en el festival Historietas al sur del sur, realizado entre el 5 y 7 de octubre en Comodoro Rivadavia.

    Acorde con el título de esta charla, voy a afirmar un hecho conocido por todos: la historieta argentina tuvo una participación fundamental en la evolución del género. En esta conversación que mantendré con Uds. irán surgiendo muchos nombres, pero hay uno que no puede faltar, Oesterheld, y la manera más idónea para referirse a su obra es recurrir a la opinión de Alberto Breccia, otra figura internacional: “En su conjunto es insuperable (...) fue un hombre que marcó la historieta, y ésta es antes y después de él porque la revolucionó a nivel mundial”.
    Pero quisiera intercambiar ideas sobre una cuestión que más que preocuparme, me intriga: ¿hacia dónde se encamina la historieta, tanto la de nuestro país como la extranjera?


    Dibujos de D`Adderio

    Primero induciré a la nostalgia al mostrar dos trabajos, uno de Hugo D´Adderio y otro de Ernesto García Seijas. El de D´Adderio está ejecutado con la técnica “del lavado”, una variedad de la aguada. Lo que se puede afirmar es que estas historietas que enfatizan una gráfica preciosista ya no se repetirán. Hoy también se dibuja dentro del realismo, pero éste posee un sello peculiar dado por la continua experimentación que atravesó el género.
    A continuación expondré un dibujo que apareció el año pasado en un fanzine que se distribuyó en uno de los tantos festivales que se organizan en Buenos Aires. Su autor parece haberlo firmado como brrzip/2. Observarán que prácticamente es un cuadro no figurativo más que una viñeta de historieta. 

    brrzip/2

    Mnady Rilley, de Ray Collins y García Seijas
    Sin embargo, corresponde aclarar que este tipo de exploración formal no nació ahora, de manera espontánea, sino que viene de lejos, de los años sesenta, de la estética del underground comix, una de cuyas máximas figuras, Robert Crumb, creó historietas como El Gato Fritz y Mr. Natural. Era un estilo que apelaba a la deformidad, a una representación de la realidad grotesca, impregnada de feísmo. A eso se sumaba su provocación y un desparpajo sexual que no reconocía límites. Cuestionaba las convenciones sociales y formaba parte de la contracultura. 
    Crumb

    Estas expresiones revulsivas no hacían otra cosa que transmitir la terrible angustia y soledad que padecía el ser humano ante la época que le tocaba vivir. A ello se le agregó la ultraviolencia, la cual es protagonista en otro ámbito influyente, el cine oriental, del que abrevó el destacado cineasta norteamericano Quentin Tarantino. Y dado que estamos hablando de cine, señalemos el curioso periplo que transitó el género de terror, que empezó por suscitar miedo, se inclinó luego hacia las sensaciones de asco con El exorcista (1973), de William Friedkin, y más tarde se plegó a la crueldad morbosa y a los personajes psicópatas con los italianos Mario Bava y Dario Argento, modalidad que el cine independiente llevó a tal exageración que ahora es un género de humor: los jóvenes ven estos filmes con entusiasmo y admiración a la vez que se ríen a carcajadas.
    Muchas de estas expresiones se vehiculizaron a través de fanzines, revistas de aficionados en las que el responsable era a la vez el dibujante, el director, el guionista, el editor, el distribuidor, todo al mismo tiempo. Cuando éstas adquirían cierta solidez por los recursos empleados y su afán profesional, se llamaban prozines.


    En la Argentinasiempre proliferó este tipo de publicaciones y hubo tres prozines que hicieron furor de la mano de la vanguardia: Lápiz Japonés, El Tripero y ¡Suéltenme!. La crítica de arte Ana María Battistozzi sostiene que El Tripero alude “alternativamente a las vanguardias geométricas o al cine expresionista alemán”. Pero si nos acercamos más a nuestro país y al nombrado Alberto Breccia, veremos que él también en las décadas del setenta y del ochenta se acercaba a una osada figuración plástica. Miren este dibujo para la adaptación del cuento “William Wilson”, de Edgar Poe, con guión de Saccomanno. 

    Alberto Breccia

    Otro puntal fue la dupla formada por José Muñoz en dibujo y Carlos Sampayo en escritura, una de cuyas páginas de su portentosa creación, Alack Sinner, podrán contemplar en esta pantalla. Pero junto a su exploración plástica y textual, la historieta era interesante por el desarrollo de su argumento. 

    Alack Sinner, de Muñoz - Sampayo

    Repfue siempre un renovador de imágenes y textos, como se puede apreciar en las siguientes tiras.

     Durante la existencia de la anterior Fierro, que duró desde 1984 a1992, en el llamado “Subtemento Óxido” los historietistas El Tomi, El Marinero Turco, Tati, Maus y Max Cachimba, entre otros, promovieron muchas de estas innovaciones, en las cuales prevalecía el desenfado sexual y, además, el elemento gráfico predominaba sobre la historia. Miren, fiel a su estilo, Max Cachimba sigue publicando en la actual Fierro. Y, en el Nº  71 de la revista encontrarán estos dibujos de Spósito, con guión de Maicas, y esta historieta de Patricia Breccia,  en la que se puede apreciar cómo se ha adaptado a estas tendencias.



    Max Cachimba
    Bife angosto, de Gustavo Sala, es otra historieta humorística que recurre a la fealdad, como podrán notar en esta tira.

    Gustavo Sala

    Es impactante esta página de Delius, en la que transmite una experiencia personal que le pasó al concurrir a la muestra “El libro como arte. Raoul Veroni y las ediciones de bibliófilo”. La suya es una forma de historieta confesional bastante común en esto días. O sea que los cuadritos son utilizados para comunicar reflexiones y anécdotas. Otra imagen novedosa es la que emplea Decur, la cual irradia cierta atmósfera naif.


    Spósito

    Tampoco el “subtemento” nació de la nada, sino que este tipo de ruptura había surgido en la revista norteamericana Raw, en las italianas Linus, Alter y Alter Alter. Y en las francesas Pilotey Metal Hurlant, cuyo proceso culminó con esa fiesta de la sofisticación y el hermetismo que fue la Sagade Xam, escrita por Jean Rollin e ilustrada por Nicholas Devil. Claro que la historieta francesa de esos años no rompía con la figuración sino que introducía cambios visuales desbordantes de belleza. De paso, es insoslayable mencionar la revista española El Víbora.

    Aclaremos que estas experimentaciones alejaron a gran cantidad de lectores. Como manifestó Leopoldo Durañona en una entrevista: “La historieta se ha marginado sola enredando al lector y obligándolo a desentrañar ilustraciones y textos”.
    Este proceso no sólo le ocurrió y le ocurre a la historieta, sino al arte en general. La orientación que le estoy dando a la charla se originó en la lectura de un libro que me resultó muy difícil asimilar: es El reypálido, de David Foster Wallace, una novela póstuma e inconclusa, pues el escritor se suicidó en 2008. Yo solicité su compra a la Biblioteca CarlosSánchez Viamonte para la cual escribo reseñas bibliográficas, dado que Wallace está considerado uno de los más grandes escritores de su generación. Me encontré con la sorpresa de extensos párrafos, pocos puntos apartes, innumerables llamadas, en medio de las cuales aparecen otras llamadas, que a su vez remiten a nuevas llamadas. Además, como la inquietud del autor es mostrar el tedio que asola a la sociedad norteamericana, sitúa la acción en la Agencia Tributariade los Estados Unidos y se pone a comentar su Código Fiscal y lo relaciona con actas, resoluciones y jurisprudencia.  Esta lectura abruma y se aleja de la narración clásica que constaba de introducción, desarrollo y desenlace. O sea que la aridez de las novelas de la llamada Nouveau Roman u Objetivismo, cuya máxima expresión cinematográfica fue Hace un año en Marienband (1961), de Alain Resnais, prosigue por otras vías.


    Vayamos a la música. Ante todo debo aclarar que no es mi propósito criticar estas manifestaciones y menos burlarme de ellas: sólo quiero testimoniar las dificultades que existen para su apreciación y análisis. Fui a un concierto de música contemporánea y en el escenario había dos bicicletas invertidas, es decir con las ruedas para arriba, que al hacerlas girar producían un sonido original. Además, unos focos de luces de colores desplegaban en la bóveda del auditorio frases de personas ilustres, que repetía una voz en off como una especie de eco. Claro, yo sólo pude presenciar con respeto estas expresiones, pero no disfrutarlas. 





    Ahora pasemos a algo mucho más cercano a la historieta: las artes plásticas. En las grandes exposiciones apenas se exhiben cuadros al óleo, esos amados trabajos realizados con pincel y espátula. En su lugar pululan instalaciones, perfomers, intervenciones, arte conceptual, video instalaciones.
    ¿Qué ha pasado? Alguien definió la Nouveau Roman como “El asesinato de la novela”, y la misma sentencia se podría aplicar al resto de los discursos artísticos: han sido asesinados.
    Corresponde aclarar que la nostalgia por el pasado no es saludable. No pueden volver a pintarse La última cena o la Capilla Sixtina. Primero porque estas obras ya han alcanzado dentro de su estética cumbres insuperables y, sobre todo, porque el espíritu de nuestro siglo XXI no es propicio para que la sensibilidad  de un artista se canalice de esa forma. Las dos guerras mundiales, la alienación, los conflictos sociales y económicos sólo parecen inspirar expresiones desesperadas. Además, existe un innegable cambio de hábitos culturales, sobre todo por parte de la juventud. La expansión de la televisión, los video juegos, el cine 3-D, los avances de la informática y todo el instrumental  de que se dispone en cuanto a celulares y a computadoras ha transformado nuestro comportamiento. En la actualidad, una persona, por distintas razones –entre ellas las laborales-, permanece alrededor de no menos de ocho horas diarias frente a un monitor.
    Sin embargo, como indica Alejandro Aguado en su nota “La historieta de aventuras creada por argentinos vive en Italia”, en este país se vende la clásica historieta de aventuras, es decir con registro realista. Y Aguado proporciona una  larga lista de los dibujantes argentinos que publican en Italia y subraya que muchas de esas producciones surgieron previamente en las desaparecidas revistas de Columba. Enumera entre las principales a Dago, con guión deRobin Wood, que al principio dibujó Alberto Salinas; Martin Hel, también de Wood y arte de Lito Fernández; y Cybersix, con guión de Carlos Trilloy gráfica de Carlos Meglia.


    Ante tantas asociaciones volcadas con desorden en esta charla, corresponde hacer una reflexión final, una suerte de resumen:
    -La historieta experimental no dejará de existir y es bueno que así sea aunque a veces tome un protagonismo exagerado: estas búsquedas enriquecen el género.
    -El gran público sigue siendo fiel a la historieta tradicional, como lo está demostrando el mercado italiano, según el artículo de Aguado.
    -Una prueba evidente de la atracción que despierta una buena historia se halla en esas series televisivas norteamericanas que privilegian una narración sólida, como Lost, Fringe, Los Soprano, Los expedientes secretosX, y muchas más.
    -Es insoslayable señalar el éxito de las historietas de superhéroes, que tanto interés depositan en la trama y han gestado así relatos desbordantes de creatividad y de fantasía. Además, han posibilitado que el cine se haya nutrido de numerosos personajes del género y los difunda mundialmente.
    -En la Argentina, el mercado de la historieta actual es chico pero seguro, lo que en lenguaje de marketing podría traducirse como un nicho pequeño y fiel. Se edita a través de fanzinesindependientes, aunque la forma comercial de mayor éxito es el libro. Asimismo, resulta fundamental el aporte de Internet, que tanto ha favorecido la circulación del género. Bien puede convertirse en el principal soporte del futuro. Yo colaboro en la editorial La Duendes, de esta ciudad, que no sólo publica libros sino que sube historietas y notas a sus dos blogs. Además, presta atención a todas las corrientes, tanto realistas y clásicas como experimentales.
    -Se debe tener presente la lección del manga, cuyo éxito obedece al movimiento dinámico de sus dibujos, y a su interrelación con el cine de animación, con los video juegos y con el merchandising. Se trata de un enfoque que abarca varios frentes.
    -Dada la difusión que ha tenido la historieta por Internet, se especula acerca de la posibilidad de que su evolución derive hacia un lenguaje multimedia, aunque tal vez ya lo ha hecho por intermedio de la animación: el filme Las aventuras de Tintin, de Steven Spielberg, es una lección de cine en la cual se ha utilizado una técnica moderna como la captura de movimiento.
    Bueno, sólo me resta pronunciar una frase común pero muy cierta: ¡la historieta goza de buena salud y larga vida!

    Bibliografía 

    Albertoni, Carlos W., Santas historietas, Catálogos, Buenos Aires, 2004.
    Aguado, Alejandro, “La historietas de aventuras creada por argentinos vive en Italia”,  en http://laduendes.blogspot.com.ar.
    Barbieri, Daniele, Los lenguajes del cómic, Ediciones Paidos, Barcelona, 1993.
    Battistozzi, Ana María, “Mares de tinta china”, en http://edant.clarin.com/suplementos/cultura, 19/07/1998.
    Cáceres, Germán, El dibujo de aventuras, Editorial Almagesto, Buenos Aires, 1996.
    Gociol, Judith, y Rosemberg, Diego, La historieta argentina/Una historia, Ediciones de la Flor, Buenos Aires, 2000.
    Sasturain, Juan, El Domicilio de la Aventura, Ediciones Colihue, Buenos Aires, 1995.
    Scolari, Carlos A., Historietas para sobrevivientes, Ediciones Colihue, Buenos Aires, 1999.

    0 0


    (Doeyditores, Buenos Aires, 2011, 128 páginas)

     



    Claudio Díazcomenta en el prólogo: “Luego supe que esa historieta estaba escrita por Guillermo Saccomanno y que los dibujos eran obra de Domingo Mandrafina. Pero para mí, quien  contaba las historias era Clouzot, el Condenado. Era su voz la que me relataba los hechos, era su imagen la que protagonizaba sus vivencias. Era un personaje real. “ Y, en efecto, se tiene la sensación de que los sucesos son verídicos, de que se están leyendo las memorias de Marcel Clouzot, que se erigen en auténticos monólogos representados a través de la tipografía de una máquina de escribir. El suspenso es permanente y el lector se siente apresado por saber qué pasará. Además, cada aventura se inicia con una viñeta que parece una fotografía de Clouzot. Este mismo procedimiento Mandrafina lo repite en otros cuadritos. 


    Así, la saga principal del libro, “Los hombres de Carol”, participa del tono melancólico de la novela El largo adiós (1953), de Raymond Chandler, y del filme Casablanca (1942), de Michael Curtiz. Y hay frases y reflexiones muy interesantes: “La policía se inventó para cuidar  a los ricos”/”Los dos pensábamos en lo mismo. En el pasado, en que el pasado siempre es presente”/ “La vida se parece con frecuencia a un melodrama”/ “Pero el destino tiene escrita otra suerte distinta a la que imaginamos”.
     

    Se crea un clima romántico alrededor de la empatía que surge entre Clouzot y Carol, una prostituta de alto vuelo que lo contrató como valet, chofer y guardaespaldas. Ella tiene un hijo, Jimmy, y Clouzot medita: “Si alguien nos miraba desde lejos pensaría en un cuadro impresionista. El sol, los reflejos en el agua, la brisa cálida. Porque a nadie se le ocurriría pensar que éramos una puta, un ex presidiario y un bastardito”. Los tres personajes adquieren una conmovedora dimensión humana, ya que forman un trío de perdedores natos.

    El libro ofrece como bonus un episodio de acción,”La tormenta del Dark Lady”, cuyo guión  permite al dibujante lucirse con las peleas a bordo y, además, con las escenas del barco asolado por las olas.


    Los contrastes de blancos y negros puros, tan peculiares del estilo de Mandrafina (que traen a la memoria a Raymond y a Caniff) despliegan, junto a una diestra planificación que intercala primeros planos con generales, un estupendo placer visual. El artista demuestra su destreza caligráfica tanto con la pluma como con el pincel. 

    Excelente la prosa de Saccomanno, propia del gran escritor que es. Los diálogos son breves y convincentes, y los globos que aparecen en off  resultan funcionales. Su guión utiliza la elipsis con suma inteligencia narrativa.


    En definitiva:  los golpes, disparos y personajes siniestros, no son más que una excusa para narrar, con bellas imágenes gráficas y escritas, una emocionante y dulce –pero imposible- historia de amor.


    Germán Cáceres

    0 0


     

    Finalmente y después de muchos problemas referentes al premio que se ofrecía y el manejo de derechos de autor, se eligió y publicó la obra ganadora del concurso Clarín de Historietas. De los mismos que hicieron Residuos Circulares, maravilla de cuatro páginas ganadora en Krack, Bang, Boom, el resultado es, cuando menos, una obra interesante. Por no decir interesantísima.

    ¿Qué es Reparador de sueños? Ante todo, un soplo de aire fresco, mucho aire fresco. Entre tanta experimentación e historieta alternativa (tendencia que no da señales de querer terminar) da placer leer esta obra. En ella conocemos a Cacho y a su repentino amor a primera vista, Elizabeth, ambos habitantes de la hexagonal Polenia. Cacho se dedica a reparar sueñomotores, maquinas controladas por un gobierno tiránico y dictador (oculto bajo el típico lema del bien común), que bloquean los sueños (y por consiguiente, bloquean deseos subconscientes, una de las bases de la historia) de la población. Habiendo sido raptada Elizabeth por su enorme cantidad de, literalmente, sueños de libertad, Cacho se decide a trabajar con el gobierno para comprender el funcionamiento de los sueñomotores y, de esa manera, encontrar y liberar a su amada.


    Hasta ahora tenemos una secuencia narrativa, digamos, normal. Un gobierno déspota en una ciudad del futuro que busca controlar a la población arrebatándole sus deseos inconscientes más íntimos, un héroe que enfrenta al sistema y una inevitable conclusión donde el orden establecido se ve enfrentado por el cansancio de los gobernados. ¿Dónde reside la originalidad de esta propuesta?


    En muchos lugares. El protagonista no es un héroe, sino todo lo contrario. Busca solo rescatar a Elizabeth sin importarle lo que sus acciones provocan. Como él mismo dice, “el abismo de su ausencia” es insoportable. La revolución sucede, se inicia, por él y gracias a él. Pero ni eso es su labor, pues todo es una coincidencia, una consecuencia fortuita de sus acciones egoístas.


    Cacho es una persona normal que hace lo que cualquiera haría en una situación como la suya: salvar lo que le da sentido a su vida, lo que lo llena, lo que lo completa. No hay un régimen moral colectivo que seguir, solo el deseo. El guión de Santellan muestra, creo, que en las peores situaciones, el hombre es deseo y protege aquello cercano, amado. El héroe altruista exige sacrificios mayores a los que uno esta dispuesto a soportar en nuestro mundo individualista.


    El trazo de Serafín, una estrella en ascenso, es impresionante. Habiendo demostrado una capacidad increíble a la hora de narrar gráficamente, demuestra de nuevo que no hay nada que le amedrente, mucho menos el dibujo en puro blanco y negro, donde no hay un tono de gris o algún punteado digital que salve una sombra o un relieve. Cada personaje esta perfectamente definido, a veces en blancos puros sin tramas, a veces en sombras tan rayadas que parece imposible tener tantas líneas que se crucen en un solo dibujo. Cada personaje es diferente del otro demostrando un trabajo de diseño y estudio muy profundo.

    Otro detalle innegablemente original, es el diseño de personajes. Cacho se aleja del héroe no solo por sus acciones, sino también por su físico. No tiene un solo músculo y difícilmente se le encuentre algo de bonito. Y lo mismo ocurre, creo yo, con Elizabeth. Si bien en el primer capítulo se la muestra sensual y llamativa, esto cambia a partir del siguiente capítulo. Serafín dibuja personajes cuyas características se salen del estándar y los muestra, a veces, en posturas y situaciones que resaltan dichos detalles. Una espalda medio encorvada, un estomago que se pliega, brazos flácidos o pechos esqueléticos.


    Y hablando de posturas, es de destacar su trazo a la hora de dibujar gestos, cuerpos y manos (resultandome imposible no observar estas últimas por su poco habitual disposición, ángulos y posiciones, lo que recuerda un poco a la obsesión de Enrique Breccia y sus constantes primeros planos de manos).

    Algo que hubiese gustado es un mayor desarrollo de algunos personajes pues no llegan a estar tan definidos, especialmente en el caso de Elizabeth. Ella es una mujer normal cuyos sueños suelen salirse de lo estipulado en cuanto a deseos y es por eso que resulta tan importante para el gobierno. Pero a nuestros ojos, a veces se difumina la razón del amor de Cacho y su obsesión primera. Pero no es algo que empeñe la lectura u oscurezca la historia. Son quejas de lector minucioso y no más.


    Reparador... es un trabajo impresionante y original que muestra a una dupla de historietistas con un derecho innegable a ser publicados nuevamente. Y lo más pronto posible.

    0 0



    Nota sobre el festival "Historietas al sur del sur", en la revista de Patagonia de espectáculos Noche Polar


    Reseña sobre el libro "Evocando Viñetas", de Germán Cáceres, en la revista de interés general Beglam



    Reseña sobre el libro "Evocando Viñetas", de Germán Cáceres, en la revista cultural Qué



    Nota sobre la historia de la historieta argentina en la revista Rumbos, que se publica los domingos en numerosos diarios de todo Argentina.
    Al final de la nota, entre las publicaciones actuales, se refiere a La Duendes.





    0 0
  • 11/12/12--20:01: Germán Cáceres premiado

  • Germán Cáceres, autor de numerosas notas en este blog y del libro “Evocando viñetas”, ganó el premio Eduardo Mallea en el bienio 1995/7 con el libro de ensayo "La aventura en América". En él escribió acerca de los relatos de aventuras cuya acción se desarrolló en América, más allá de si el escritor fue europeo o americano. Citó numerosas películas e historietas que fueron adaptaciones de novelas. Allí también abordó las novelas escritas por Oesterheld.



    Con motivo del premio, fue incluido en el prestigioso libro "Presencia Creativa en Buenos Aires. Teatro-Artes plásticas- Literatura-Música”,  editado este año por la Asociación ArtistasPremiados Argentinos "Alfonsina Storni", con el apoyo económico del Fondo Metropolitano de la Ciudad de Buenos Aires. Allí figuran los ganadores de los premios municipales en las cuatro disciplinas.


    Felicitaciones a Germán Cáceres!




    0 0

    Festival de Lobos
    Massaroli, Alan Dimaro, Oenlao

    Benedetti, Jorge Morhain, Massaroli, Oenlao, Dimaro



    Germán Cáceres, Dimaro y Morhain


    Festival Viñetas Sueltas, Buenos Aires

    Oenlao en el stand.

    Sergio Mas, Rovella, Chelo Candia, Maicas, Serafín y Oenlao



    Serafín y Chelo Candia

    Historietas al sur del Sur, Comodoro Rivadavia

    El siguiente es un compilado de parte de los trabajos expuestos en el festival.












    0 0

    Tapa y contratapa del libro

    Sol de nocheapareció en 1980 en la revista Superhumor. El guionista, Guillermo Saccomanno, ya tenía una larga experiencia en las editoriales ColumbaRecord. La muy joven dibujante, Patricia Breccia, venía de la familia más conocida y talentosa de la historieta argentina, y dibujar era para ella tan habitual como respirar (…)

    Vemos en Sol de noche las referencias oblicuas al mundo circundante y la necesidad de compartir un mundo de experiencias, de amores gráficos y de lecturas.

       En las repetidas noches de esta historieta aparece la vida de la calle Corrientes, las referencias literarias, la presencia del control y del miedo. (…)

    En estas páginas está muy presente la vida del café como refugio filosófico y amoroso, lugar de lectura y escritura, templo de la amistad (…)

       Como una Alicia nocturna, como una  Little Nemo porteña, Sol hace de la noche su País de maravillas y su Slumberland. Estas aventuras andaban perdidas en viejos ejemplares de Superhumor y de Fierro (1ra época), pero La Duendes ha tenido la feliz idea de recuperarlas.


    Pablo De Santis



    Incluye dibujo de Alberto Breccia


    110 pags. Aparece los primeros días de diciembre.




    0 0

    Eugenio Cilencio (foto extraída de su sitio en Facebbok)

    Eugenio Cilencio fue uno de los humoristas gráficos emblema de la revista Humor, en la etapa de mayor apogeo y repercusión de la publicación.

    Los dibujos de Cilencio se reconocían a simple vista, dueño de un estilo muy personal y atractivo. Resultaron muy recordados sus personajes, que se caracterizaban por sus grandes bigotes o calzar sombreros de copas altísimas, que solían asemejar chimeneas.

    A principios de los años 80, fueron muchos los lectores que pudieron disfrutar de sus divertidas e imaginativas tiras diarias que se publicaban en diarios del interior.

    Se nos fue otro grande del dibujo y el humor gráfico.


    Chiste publicado a página completa en Humor 31, 1980.



    Foto, texto y dibujo de Cilencios aparecidos en el libro “10 años de Humor”, 1988.


    En el año 2004, se publicaba una excelente revista sobre historieta llamada “El historietista”, de la que aparecieron pocos números. En el número 4 César Da Col le realizó la siguiente entrevista, muy amena e ilustrativa.



    Cliquear sobre la imagen para leerla




    Chiste publicado a página completa en Humor 53, 1981.

    El siguiente currículo, redactado de modo bastante general por Cilencio, fue extraído de su blog.

    Publiqué, entre otros, en las revistas Gente, Rico tipo, El gráfico, Humor Registrado, Avivato, Tía Vicenta, Satiricón, Goles, Radiolandia 2000, Playboy -argentina, de USA y española -, Anteojito y Antifaz, Billiken, y en los diarios El mundo, La Prensa, Diario Popular, Crónica, Gazeta y otros del interior de Argentina, y en diarios y revistas de América y Europa, como El Batracio Amarillo y La Kodorniz. Gané la medalla de oro en el Salón de Dibujantes de la Argentina en 1966 y el primer premio en Trento, en 1990. Realicé muchísimas muestras colectivas, y dos individuales, en Santa Fe y en Fancomix. Además de participar en muchísimos salones internacionales de todo el planeta. Soy antes que nada humorista, por vocación filosófica, y porque no se hacer otra maldita cosa, que dibujar y escribir, sobre todo humor, parte de hacerlo por radio. También enseño dibujo, en el Museo de la Caricatura Severo Vaccaro y en la Casa de la Cultura de Ramos Mejía.



    Chiste publicado a página completa en Humor 72, 1981.


    0 0


    Poco se ha escrito sobre este valioso maestro. Sólo algunas breves referencias en Internet y  esporádicas citas en libros de la historia del género, con excepción de la nota que se encuentra en esa joya documental debida a Enrique LipszycEl dibujo a través del temperamento de 150 famosos artistas (1953).


    D`Adderio

    Nació en Rosario, Provincia de Santa Fe, el 17 de noviembre de 1921, y de chico se radicó en Buenos Aires, donde estudió en la Escuela Nacional de Bellas Artes Manuel Belgrano hasta tercer año. Este aprendizaje académico dejó una marca indeleble en su obra historietística, que inició a los diecisiete años en un diario vespertino de la Capital Federal.



    Su trabajo más meritorio lo realizó en la revista Intervalode la Editorial Columna, para cual compuso, además, numerosas tapas de Fantasía. En los años setenta colaboró en las publicaciones Fabián Leyesy El Huinca, de Cielosur Editora. Participó en Billiken desde 1959 ilustrando capítulos didácticos y la sección “El niño y la música”. Fue en 1952 uno de los primeros profesores de la Escuela Norteamericanade Arte, precursora de la emblemática Escuela Panamericana de Arte. Es autor de un notable libro: Lecciones de Dibujo Artístico.


    Ilustraciones para la revista Cuarta Dimensión

    Entre las  numerosas tapas de Fantasía puede citarse la que ilustra la historieta El León de Francia, de sugerente colorido y un encuadre moderno y audaz. También la de Robin Hood, que brilla por su registro de acción y ritmo. Idénticas virtudes pueden hallarse en sus portadas para las nombradas Fabián Leyes y El Huinca. Y asimismo sobresalen las ilustraciones que realizó con el seudónimo de Hacde en la revista La Sombray luego –utilizando su verdadero nombre- en su continuadora El Fantasma -ambas editadas por Edmal (Lainez)-, sobre el célebre personaje creado en 1936 por Lee Falk (su primer dibujante fue Ray Moore). 


    Ilustraciones de tapas de la revista Cuarta Dimensión

    En la historieta El señor gobernador en un indio(1974), que se publicó en Fabián Leyes Nº 69, con un guión de LeonardoWadelque abunda en extensos textos, sus dibujos más que narrar ilustran esa prosa que se limita a explicar situaciones, pero en cambio es casi cinematográfico en los enfoques. Se destaca en el trazo a pluma con el que plasma un entramado gris, y en su sabia utilización del pincel. Aparece un cuadro final con la figura del cacique misionero guaraní  Andrés Guacurari –ahijado del caudillo Artigas- orlado por siluetas de palmeras que remiten al mejor Hogarth.


    Ilustraciones para la revista Cuarta Dimensión

    También escribió Wadel–con un mayor dinamismo y énfasis narrativo- Ni español, ni portugués...,¡tupinambá!, que salió en la revista El Huinca Nº  66. Otra vez en el registro de la selva misionera se evocan reminiscencias del citado dibujante de Tarzán. En las escenas de acción, D´Adderio emplea asiduamente tomas en picada. Tanto en los textos como en su representación gráfica predominan escenas de extrema crueldad. La última viñeta ocupa casi una página para la cual el artista ejecutó una suerte de collage.



    En ese mismo número, en la sección “Miscelánea Criolla”, que refiere un atentado contra Sarmiento ocurrido en agostos de 1873, una ilustración suya impresiona por su plumeado y por el efecto luminoso que otorga al estallido de un trabuco.


    Ilustraciones para la revista Cuarta Dimensión

    Pero donde descuella su virtuosismo es en sus adaptaciones para Intervalo. Son célebres las de obras maestras de la literatura universal como Miguel Strogoff, de Julio Verne; Crimen y Castigo, de Feódor Dostoievsky; Los miserables, de Víctor Hugo; Hamlet y El Rey Lear, de William Shakespeare; Cyrano de Bergerac, de Edmond Rostand; Los Novios, de Alessandro Manzoni; Rojo y Negro, de Sthendal; y La ajorca de oro, de Gustavo Adolfo Bécquer. En muchos de estos trabajos, el historietista emplea un procedimiento conocido como “dibujo al lavado”, una variedad de la aguada hecha con un solo color.



    Historietas publicadas en las revistas Fabián Leyes y El Huinca
    1

    En la novela Úrsula Mirouet, de Honorato de Balzac, que apareció en diciembre de 1951, los protagonistas adhieren a las ideas sobre magnetismo animal del médico alemán Franz Antón Mesmer y al pensamiento del filósofo y místico sueco Emanuel Swedenborg. La adaptación sigue las pautas de la revista: se eliminan los globos y la acción se narra con textos largos –en su mayoría inferiores- donde los diálogos se pautan con el clásico guión que utiliza la narrativa literaria. La escritura ocupa prácticamente el mismo espacio que las imágenes. Aquí el artista se vale de la mencionada técnica del “dibujo al lavado”, y concreta una maravilla gráfica, para cuyo análisis resulta apropiado –en lugar de acudir a grandes maestros de historietas- observar el ejemplo de una larga lista de famosos ilustradores, ninguno de los cuales puede omitirse, y cuya obra se aconseja rever: Charles Dana Gibson, Robert Riggs, Carlos y Emilio Freixas, Anders Zorn, Frederick Remington, Norman Rockwell, Howard Pyle, James Montgomery Flagg. Andrew Loomis, John H. Crosman y Llorenç Brunet.


    2

    Su paso por el Bellas Artes se patentiza en los cuidados paisajes, en el vestuario y en los rostros de los personajes, de expresiones y perfil psicológicos registrados con agudeza. En estos magníficos dibujos su apego al realismo es incondicional. En última instancia, se está ante una novela ilustrada mediante viñetas con planificación historietística. Como diría Oscar Masotta, se trataría de una auténtica muestra de Literatura Dibujada, en la cual Hugo D´Adderio diseña todos los contornos y detalles, como si intentara eliminar el carácter bidimensional de la página para representar a rajatabla los volúmenes. Dado que la historia transcurre principalmente en interiores, predominan los primeros planos, los medios y los americanos, que el artista busca combinar en forma constante sin llegar a la audacia ya que el guión resume las escenas y no las desarrolla. La enorme viñeta final registra el casamiento de los amantes en la iglesia a través de un  bello refinamiento visual. Curiosamente, entre estas imágenes de acento académico se intercalan avisos de página entera que utilizan la síntesis gráfica y los globos de diálogo propios del noveno arte.


    3

    En diciembre de 1953, salió L´Arrabbiata, uno de los más famosos relatos de Paul Heyse, escritor alemán que en 1910 ganó el Premio Nobel. Este autor es poco conocido en nuestro país y su elección demuestra el encomiable papel de divulgación que cumplía Intervalo.


    4

    Una hermosa viñeta de pescadores napolitanos que amarran las embarcaciones inicia la historieta. Aquí se reitera su recurso favorito “del lavado” en unos dibujos de rostros que se destacan por su nitidez y precisión.


    5

    Sin duda, Hugo D´Adderio es uno de los mayores exponentes en la Argentinade la historieta estilo ilustración, dentro de la línea de Príncipe Valiente(1937), de Harold Foster, y logró enriquecer esa estética con la técnica del “dibujo al lavado”, que dominó a la perfección.

    6
    7

    8




    Bibliografía

    http://milpluminesargentinos.wordpress.com:”Biografía/Hugo D´Adderio”.

    http://www.museodeldibujo.com :”D´Adderio, Hugo”.

    http://www.museodeldibujo.com: “Tapa de la revista Fantasía por Hugo DÁdderio”.

    Lipszyc, Enrique, El dibujo a través del temperamento de 150 famosos artistas, editado por la Escuela Norteamericanade Arte, Buenos Aires, 1953.

    Martínez, Carlos R., “D´Adderio, Hugo”, en http://milpluminesargentinos.wordpress.com.

    Trillo, Carlos y Saccomanno, Guillermo, Historia de la historieta argentina,Ediciones Record, Buenos Aires, 1980.


    Nota: se agradece a Sergio Castro por el aporte de imágenes.

    0 0


    (Doedyeditores, Buenos Aires, 2011, 64 páginas)




    El gato negro” es –de acuerdo al excelente prólogo de Fernando Ariel García- “una de las narraciones más emblemáticas y reconocidas de Poe”. En ella, Alberto Breccia(1919-1993) introduce la estética de la pintura dentro de la historieta (es de 1983), que, al absorberla y hacerla suya, se enriquece artísticamente. Cada viñeta es un primor visual: partiendo de las ensoñaciones de Poe, el dibujante elige la representación bidimensional para desarrollar su propia pesadilla, que ya había preanunciado en Mort Cinder (1962). Apenas emplea globos, sólo textos en primera persona que señalan el alma atormentada del protagonista. Los interiores se muestran sombríos y cargados de horror, angustia y desesperación, mientras en los exteriores, pese a su deformación tortuosa, Breccia plasma hermosas imágenes de paisaje urbanos. Por su parte, los colores esfumados y borrosos desarrollan una ambientación onírica, casi fantasmal.



    García sostiene que en “El extraño caso del Sr. Valdemar, el escritor estadounidense se apoyó en los “postulados sostenidos por el físico alemán Franz Mesmer”. Es tan apagado el colorido que parece que los dibujos van a evaporarse y desaparecer, como la vida del Sr. Valdemar. De este modo la historieta (de 1992) se sumerge en un terror existencial que deviene muerte: la cara con rasgos cadavéricos de Valdemar resulta escalofriante. Las viñetas están pintadas con una concepción no figurativa,  a la que se le adosaron dibujos: puede parecer el storyboard de un filme expresionista alemán.



    Las técnicas mixtas de acuarela, acrílico y tinta china que se aplicaron en los cuentos anteriores, se intensifican al máximo en “William Wilson” (1979; la adaptación es de Guillermo Saccomanno). La acción se traslada a Mataderos y ocurre durante el carnaval. La distorsión de ese barrio y de los personajes es acentuada: la figuración se vuelve macabra y obsesiva y va adquiriendo ribetes alucinantes. William Wilson exclama “...desciendo hacia el vicio y la degradación...hacia el abismo de la destrucción. Hacia el fondo del mal”.



    “La máscara de la Muerte Roja” (1983) se destaca por el constante uso de texturas y veladuras que desembocan en una fragmentación de formas.



    El color deja paso al blanco y negro en “El corazón delator” (1975), en el cual sólo aparecen textos en primera persona. El artista considera a esta historieta como “una de mis adaptaciones más logradas (...) Acabé eligiendo una solución cinematográfica, o sea un ritmo narrativo propio del cine”. Tal vez Breccia haya visto esa joya de la animación que en 1953 realizó sobre el cuento  el estudio UPA, famoso por sus cortos de Mr. Magoo.

    Este libro de Alberto Breccia es una indiscutible obra de arte, una de las cumbres más altas del género.



    Germán Cáceres 


    0 0



    El 11 de diciembre a las 19:30 hs., en el día del Tango, José Massaroli presentará el libro “La milonga de Orquideo Maidana. 30 años”, en la Feriadel Libro Tanguero y Lunfardo, donde además habrá una muestra de páginas de las historietas del guapo a lo largo de todo el mes. Participarán de la presentación Goyo Mazzeo, creador de las recordadas Historias Tangueras y el gran humorista Eduardo Maicas
    La cita es en la Academia Nacional del Lunfardo - Estados Unidos 1379, Ciudad de Buenos Aires.


    0 0


    (La Duendes, Comodoro Rivadavia, 2012, 78 páginas)



    El Bondi, según su autor, es un policial...yo diría que es mucho más. Es un relato que rompe con la linealidad predominante en el género”, apunta Roberto von Sprecheren el prólogo. Y tiene razón: esta excelente novela gráfica puede también entenderse como una historieta de acción pura, propia de un thrillercinematográfico.


    Chelo Candia–guionista y dibujante- maneja con maestría el suspenso y capta la atención del lector con un procedimiento clásico pero seguro –si se lo emplea con sagacidad, como en este caso-: el último cuadrito de cada página plantea siempre un interrogante.


    La historia corre en un principio por dos líneas paralelas: mientras una chica es interrogada en una comisaría, un flashback  muestra lo ocurrido en el colectivo del título. Numerosos giros de la acción desarrollan otros episodios simultáneos, y aparecen distintas versiones de los acontecimientos, que generan una ambigüedad que mantiene en vilo al lector. La narración es ágil e imaginativa, y continuamente surgen nuevos hechos que se van enhebrando, para lo cual resulta fundamental el lúcido uso de la voz en off. Además van surgiendo inesperados personajes y los ya conocidos revelan facetas ocultas. La trama está hilvanada con perspicacia y todo cierra a la perfección.


    El Bondi es una de esas historietas en las cuales la narración impone su potencia, y entonces el dibujo omite todo preciosismo para adquirir sesgos rústicos de indudable vigor. Candia es expresivo  y personal en su grafismo. Asimismo, los cambios de planos están trabajados con soltura y eficacia.



    Un epílogo da cuenta de las escenas suprimidas explicando los motivos, refiere los orígenes de esta historieta y añade dos posibles finales.
    Como elogio de este estupendo libro, nada más oportuno que citar el comentario que realizó Andrés Valenzuela el 26/8/2012 en Página/ 12:Un guión inteligente sostiene el buen trabajo gráfico que hace de Candia uno de los autores más sólidos de su generación”.


    Germán Cáceres

    0 0


    Judith Gociol es periodista cultural especializada en historieta. Desde ese campo realiza una muy importante labor de estudio, rescate y difusión de la historieta argentina, tanto desde el ámbito editorial como desde instituciones del Estado nacional. A diferencia de los que sucedía hasta no hace más de una década atrás, ella y los colegas con los que trabaja, la abordan enfocándose en todo el territorio argentino, con una visión realmente federal. En ese sentido están cubriendo un vacío y deuda que presentaban estudios y emprendimientos previos.
    Es la coautora de un libro clave e enciclopédico (por la magnitud) “La historieta argentina. Una historia”. Asimismo, es una de las responsables de la muestra y libro “Nos tocó hacer reir” que aborda la historieta nacional en su conjunto y se conformó para ser presentada en la Feriadel libro de Frankfurt, Alemanía, con motivo del Bicentenario argentino. Muestra que luego fue ampliada y presentada en varias ciudades del país y el exterior (Brasil).
    Su labor más reciente, desde la Biblioteca Nacional, está centrada en la conformación de una biblioteca de historieta argentina editada en todo el país, al igual que eventos y publicaciones de rescate.

    Judith Gociol dibujada por Daniel Paz


    Sos periodista cultural y llevás bastante tiempo dedicada a trabajar sobre la historieta argentina. ¿Cómo, cuándo y por qué comenzaste a dedicarte a investigar sobre la historieta? 
    La primera nota que hice, cuando todavía estudiaba periodismo, fue para la revista Todo es Historia y era sobre historieta. De la revista nos pidieron un sumario con notas y a nosotros se nos ocurrió que podíamos ver cómo la historia se reflejaba en la historieta y nos la aceptaron. Ese fue el germen de todo.



    En el año 2000, junto a Diego Rosemberg publicaste el libro “La historieta argentina. Una historia”, lo que sería una obra monumental por el volumen de investigación y si se quiere el tamaño del libro. Hoy es un libro de referencia ineludible. ¿Cómo fue realizar este trabajo y qué lo motivó? 

    Propusimos el libro a Ediciones de la Flor porque yo ya venía trabajando con ellos en algunos textos ligados a la historieta (el prólogo de Toda Mafalda, los textos introductorios a Todo Boogie y 20 años con Inodoro Pereyra, ambos de Roberto Fontanarrosa) y en ese camino de consultar bibliografía me dí cuenta que  historia de la historieta argentina más abarcativa que estaba publicada, la realizada por Carlos Trillo y Guillermo Saccomanno, había sido publicada un par de décadas antes y. por lo tanto, no abarcaba fenómenos muy importantes (empezando por ellos mismos) que hacían  a la historia del género. Entonces le propusimos a Daniel Divinsky actualizar esa historia, y lo hicimos con otra estructura para no repetir –justamente- la de Saccomanno/Trillo. Ahora también habría que actualizar nuestro libro. Cuando lo escribimos estaba en una de esas “mesetas” que tiene el género y no da cuenta de lo mucho, en cantidad y calidad, que se hizo después de los 90, tanto dentro como fuera del país. Mostrar lo que se hizo lejos de la Capital es otra de nuestras deudas pendientes

    Tapa del libro - catálogo "Nos tocó hacer reir"




    Si mal no tengo entendido, fuiste la promotora y curadora de la muestra y el libro “Nos tocó hacer reir”, que se presentó en la Feria del libro de Frankfurt, Alemania, con motivos del Bicentenario argentino. ¿Cómo fue realizar este trabajo y qué repercusión tuvo? 

    Nos tocó hacer reir nació a pedido de la Cancillería. No fue un proceso fácil en su realización (que no llevé yo sola adelante sino con el diseñador gráfico Christian Argiz y la diseñadora de montaje María Paula Doberti con los que armamos un buen equipo) pero que ha dado muchos frutos porque sin que nos lo propusiéramos la muestra empezó a rodar, de un lado a otro, sin buscarlo y eso nos pareció un acto de justicia: que aunque fuera pensada para Alemania estuviera luego en la Argentina y no sólo en la Capital sino en Rosario, La Plata y otros espacios.

    "Nos tocó hacer reir" en La Plata, anexo Malvinas

    En 2011 la muestra fue ampliada con el anexo dedicado a historietas sobre Malvinas. ¿Qué repercusión tuvo esta muestra? 

    Ese anexo fue sumado a propósito de los 30 años de Malvinas y fue interesante porque da cuenta de lo que se ha producido desde entonces. NI para la historieta ni para el humor gráfico ha sido simple –y no les aún hoy- tocar un tema todavía socialmente muy sensible y poco (y mal) elaborado colectivamente.

    "Nos tocó hacer reir" en Brasil

    Desde hace un tiempo también estás formando en la Biblioteca Nacional una biblioteca dedicada a la historieta argentina. ¿Cómo nació este proyecto y en qué etapa se encuentra? 

    El proyecto lo propusimos José María Gutiérrez y yo a Horacio González y el director aceptó que se generara un espacio dedicado a la historieta y el humor gráfico argentinos en la Biblioteca Nacional.Así que desde principio de año avanzamos en la reunión de material (libros, revistas, fotos, originales, bocetos), en la preparación de una muestra en homenaje a Carlos Trillo y otra a Calé y en la publicación de dos libros: la reedición del Fausto, ilustrado por Oski, junto con EUDEBA y la edición de una de las primeras historietas nacionales, Aventuras de un matrimonio sin bautizar, a instancias de Federico Reggiani y Roberto Mutinelli




    Algo que destacaría como una valor extra a este proyecto que estás llevando adelante, es que lo están encarando de forma muy federal, ya que tiene en cuenta a las publicaciones y autores del llamado “interior” del país, cuando lo acostumbrado siempre fue no tenerlos muy presentes. Digo esto porque cuando generalmente se habla de “historieta argentina”, al menos hasta principios del siglo XXI, se refiere a la publicada en Buenos Aires, la que luego se diferencia de la de otros lugares del país.
    ¿Por qué lo encaraste de este modo, más amplio al acostumbrado? 
    Es que yo misma cometí ese error del que me avergüenzo así que trato de ir reparándolo en la medida en que puedo, dónde y cómo voy pudiendo. Ahora que las comunicaciones y las tecnologías acortan algunas distancias, no tengo –ni tenemos- excusas para no hacerlo.





    La Duendes en “Nos tocó hacer reir” y la Biblioteca Nacional
    Desde La Duendes, como editora de historietas que funciona desde Patagonia (desde el llamado “interior”), valoramos y agradecemos la tarea que Judith Gociol realiza junto a sus colegas, ya que desde 2010 nos integró tanto en la muestra-libro “Nos tocó hacer reir”, como en la biblioteca que se está conformando desde la Biblioteca Nacional.
    Hoy, en esta biblioteca, se pueden encontrar tanto los 40 títulos de La Duendes actual, como las viejas publicaciones que editamos en los años 90, cuando éramos “La Duendes del sur” y “El Espejo. De los dibujantes del sur”, como así también publicaciones independientes de Patagonia de los años 90. 

    0 0


    “Pocos supieron, en mi opinión, pintar a la mujer como él, ni lograr captar en una viñeta toda la belleza de una puesta de sol, la perfecta anatomía de un caballo o una panorámica naturalista de un accidentado paisaje.”
    Francisco Tadeo Juan


    José Luis Salinas en 1945

    Nació el 11 de febrero de 1908 en el barrio de Flores, Buenos Aires. Fue un autodidacta que sólo cursó en el bachillerato los tres primeros años de dibujo. Decía que éste “no se aprende, es algo que viene con uno”.
    Su inició como profesional publicitario –que tanto lo ayudó a forjar su técnica historietística- en la agencia Exitus, desde 1929 hasta 1939. Previamente había realizado ilustraciones en 1928, para la Editorial Columba, en El Tony y en Páginas deColumba.

    Hernán el corsario en revista Patoruzú 184, 1941

    En 1936, Dante Quinterno le pidió una historieta de piratas, cuyo protagonista fuera un joven, con el fin de competir con Quique, el niño pirata, de Luis Cazeneuve, que salía en el diario El Mundo. El resultado fue Hernán el corsario, que apareció hasta 1942, en el mensuario Patoruzú, con un intervalo desde el 15 de marzo de 1938 al 18 de marzo de 1940, debido que la revista primero pasó a quincenal y luego a semanal y el dibujante necesitaba adaptarse a esa nueva modalidad de trabajo y acumular material para publicar.

    Ilustración publicada en el libro "150 famosos artistas, de la escuela Norteamericana de Arte", 1945.

    José Luis Salinastenía como modelo ejemplar al Harold Foster de Tarzán (1929) y de El Príncipe Valiente (1937). De éste último abrevó en las planchas dominicales, y no en las tiras, para contar con una mayor libertad expresiva al recurrir a cuadritos de diferentes formatos. (“En Foster vi el estilo que había soñado toda mi vida”, afirmó). Hay bastante también del Flash Gordon(1934), de Alex Raymond, historieta que admiraba (“me gustaba el despliegue, el dinamismo, de la aventura interplanetaria, la magnificencia”).

    Cisco Kid en versión italiana, en la revista Il Mago, 1974.

    Hernán el corsario es una historieta plena de movimiento y de acción, y muy cinematográfica por su ritmo, sus ángulos y enfoques. Sorprende su pericia técnica, el uso del negro pleno, los grises a pincel seco, el plumeado a rayas, la notable composición de página y la planificación. En la lucha del protagonista contra el pez martillo evoca por su calidad al nombrado título de Raymond, cuando su rubio héroe combate contra un pulpo. Salinas ya posee un dominio total de todas las facetas del dibujo, no sólo de la historieta. Asombra cómo maneja la perspectiva, sobre todo en las tomas en picada. Tanto el mar como los barcos constituyen primores de belleza. Otro de sus méritos es el maravilloso registro de la fauna de la selva. Sin dudas, se está ante un ilustrador de la talla de Charles Dana Gibson. La serie transmite exaltación y alegría, propias de las clásicas novelas de aventuras.

    Ilustración para la revista Anteojito, 1972.

    Desde 1937 empieza a colaborar en la revista El Hogar, ejecutando adaptaciones de importantes libros. Se suceden en el siguiente orden: 1938: El Capitán Tormenta, de Emilio Salgari, y Miguel Strogoff, de Julio Verne; 1939: Los TresMosqueteros, de Alejandro Dumas; 1940: La Costa de Marfil, de Emilio Salgari; 1940/41: Ella, de Henry Rider Haggard; 1941/42: El último de los mohicanos, de Fenimore Cooper; 1942/44: Ayesha, de Henry Rider Haggard; 1944: La Pimpinela Escarlata, de la Baronesa de Orczy; 1945/47: Las minas del Rey Salomón, de Henry Rider Haggard, y El Libro de laSelva, de Rudyard Kipling.

    Página de El último de los Mohicanos

    El procedimiento para emprender estas adaptaciones era completamente original. Primero Salinaselegía los títulos y luego las escenas que consideraba más destacadas para dibujarlas. Entregaba estos trabajos al crítico literario José de España, que se encargaba de los guiones. Por supuesto que prevalecía la impronta gráfica sobre la escritura, que solía ser demasiado extensa.

    Página de Hernán el corsario en revista Patoruzito, 1946.

    Hernán el corsario había hecho alardes de agrupar numerosos personajes en una viñeta: en El Capitán Tormenta el dibujante repite esa hazaña. Miguel Strogoff se destaca por la sabia utilización del gris, de las siluetas negras y de los encuadres en picada. Y resaltan esos jinetes tártaros, que, al galope, blanden sus espadas. En la Costa de Marfil y El libro de la Selva (su historieta preferida), la desmesura del follaje selvático y de los animales salvajes resultan propicios para que el arte de Salinas vuele a sus anchas. A tramos los cuadritos se exhiben imponentes y cargados de exotismo. Abundan las logradas escenas de luchas cuerpo a cuerpo como en El último de los mohicanos, en el cual su clasicismo adquiere frescura y espontaneidad al dejar en blanco parte de varios cuadritos. En La Pimpinela Escarlatasu grafismo es mucho más contenido, como respondiendo a las pautas de una novela en la cual se imponen los interiores.

    Página de Dick, el artillero, en revista Gunga Din, edit. Record,  1980.

    En 1945 aborda la historieta humorística Ellos para Patoruzú (a veces la firma como Joseph Louis). Antes la habían dibujado Rodolfo Claro y Castrillejo.

    Página de Ellos, en revista Patoruzú 185, 1941.

    En 1949 viaja a Estados Unidos para mostrar sus trabajos, y en 1951, el mítico King Features Syndicate le encarga la historieta Cisco Kid, con textos de Rod Reed, un guionista de la plantilla, para lo cual se establece en New York con su familia. Nueve meses más tarde regresa a la Argentina porque su hijo Alberto podía ser reclutado para la guerra de Corea, dado que eran residentes. Pero siguió dibujando la historieta desde Buenos Aires, hasta que ésta se interrumpió el 10 de agosto de 1968. Cisco Kind se publicó en trescientos periódicos de todo el mundo; en la Argentina apareció en el diario La Razóny en la revista Patoruzito, con adaptaciones a cargo de Leonardo Wadel. Salinas fue el primer argentino que trabajó entre los grandes maestros norteamericanos. Es una historieta que sigue las pautas de los globos de diálogo, en oposición a Hernán el corsario y a sus ilustraciones de novelas en las que predominaba el texto.

    Continúa la próxima semana

    0 0


    Cisco Kidposee varios antecedentes. En primer lugar nace en un cuento de O´Henry, The caballero´s way (El camino del caballero, 1907). Pero como testimonia el guionista (jamás conoció personalmente a Salinas) este supuesto héroe era un delincuente, y con el propósito de corroborarlo transcribe el comienzo del relato de O´Henry: “Mataba por gusto -porque tenía un temperamento fuerte– cualquier motivo que se le ocurriera era suficiente.” Y refiere que Sylvan Bick, el editor de la tira, le advertía que Cisco Kid siempre tenía que ser “el Bueno”. “Ya sabes, Rod, en la historia original, él era un verdadero hijo de perra”.

    Fragmento de página de Cisco Kid en versión italiana

    El personaje inició su recorrido en el cine y siguió en la televisión. La primera película se llamó En el viejo Arizona (1929), dirigida por Raoul Walsh e Irving Cummings, y lo encarnaron varios actores, entre los cuales el más famoso fue Gilbert Roland, un mexicano de origen español (Luis Alonso), que intervino en seis filmes.

    Ilustración publicada en el libro "El dibujo según el temperamento de 150 famosos artistas", 1945.

    Como ya señaló Francisco Tadeo Juan en el epígrafe, hubo pocos artistas que dibujaran con semejante talento los caballos y plasmaran tan bellas y dulces mujeres. Cómo buen amante latino –tal el giro que se le dio a la tira- Cisco Kid es buen mozo y siempre está impecablemente vestido de negro con sus camisas de bellos bordados y su sombrero de charro. En el episodio inicial, “Lucy Baker”, le dice a ésta: “¡No puedo encontrar palabras para expresar la música celestial que resuena en mi corazón al contacto de tus manos!”. Salinas no sólo ostenta un sólido conocimiento de la anatomía artística sino también del rostro humano, pues los personajes muestran rasgos bien diferenciados que registran todo tipo de expresiones. Las secuencias vertiginosas que despliega son propias de un filme. El fiel compañero del protagonista, Pancho, es simpatiquísimo y se lo suele asociar con Sancho Panza. Los paisajes del Oeste - por su hermosura y excelencia- recuerdan los grandes westerns de la pantalla. Los saloons,con sus infaltables peleas, son magistrales, como así las diligencias, los trenes, los característicos pueblos, las luchas contra los pieles rojas, las carretas, las persecuciones a caballo, el acarreo de ganado. Y, además, su destreza en el claroscuro y en las escenas nocturnas. A tramos puede considerarse a Cisco Kid -por su rigor documental- como una enciclopedia acerca de este ámbito legendario. Como afirmó Oscar Masotta...sus planos generales abiertos, los matices de grises obtenidos con los finos trazados de una pluma jamás igualada, cuya calidad, se ha dicho, supera a la de Alex Raymond”.

    Página de Dick, el artillero en revista Gunga Din, 1980.

    Hacia 1969 realiza ilustraciones de episodios históricos en la revista Tell Me Way, de la editorial inglesa Fleetway. Asimismo colabora en otras editoriales, entre ellas las de Manuel García Ferré. Produjo alrededor de trescientas láminas, en su mayor parte sobre uniformes militares, personajes de fantasía y la historia del traje.

    Página de Hernán El corsario, en revista Patoruzú 184, 1941.

    Para King Features Syndicate dibuja de 1971 a 1972 Dick el artillero, con textos de Alfredo Grassi, que en la Argentinaapareció en el diario La Prensa y en la revista Gunga Din. Aunque el protagonista es un jugador de fútbol, en los sucesivos episodios la historieta se abre a otros rumbos aventureros y –en las palabras del guionista- termina siendo “policíaco-deportiva”. Fue continuada por otro maestro, Luis Olivera.

    Página de Ellos, en revista Patoruzú 198, 1941.

    Después, Salinas se dedicó por completo a otra de sus grandes pasiones: la pintura de temas camperos. Llevó a cabo dos exposiciones en Londres.
    En 1976  recibió el prestigioso premio Yellow Kid por su trayectoria, en el festival Lucca XII.
    En 1984 fue declarado Ciudadano Ilustre por la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires.

    Ilustración para la revista Anteojito, 1980. 

    Comienza a dibujar La batalla de Vitoria para la editorial vasca Ikusager, pero su delicado estado de salud no le permite terminarla.
    Falleció el 10 de enero de 1985.
    Resulta oportuno citar una frase de Sasturain: “Neruda es a Pratt lo que Vallejo es a Breccia, y tras ellos se definen las líneas fundamentales de la narración gráfica más creativa de los últimos treinta años. ¿Y Salinas? Salinas está en la base, debajo y atrás: Salinas es Rubén Darío...” Sucede que su obra es tan inmensa y contundente que ningún elogio parece suficiente.


    Germán Cáceres


    Bibliografía

    -Albertoni, Carlos W., Santas Historietas. Catálogos, Buenos Aires, 2004.
    -Cáceres, Germán, La aventura en América. La palabra mágica, Buenos Aires, 1999.
    -Deskartes Mil: “Las ilustraciones de José Luis Salinas”. http://deskartesmil.blogspot.com.ar.
    -Gociol, Judith, y Rosemberg, Diego, La historieta argentina/Una historia. Ediciones de la Flor, Buenos Aires, 2000.
    -Horn, Maurice: “Realismo y relevancia en los comics”, en Historia de loscómics, dirigida por Javier Coma. Toutain Editor, Barcelona, 1982-1983.
    -http://www.historieteca.com.ar:“José Luis Salinas”.
    -http://es.wilkipedia.org: “José Luis Salinas”.
    -Juan, Francisco Tadeo, “José Luis Salinas. La maestría congénita”, en Cisco Kid Nº 2, Colección Héroes de Siempre. Ediciones Eseuve, Madrid, 1989.
    -Lipszyc, David, “Argentina, comics hasta los años 40”, en Historia de loscómics, dirigida por Javier Coma. Toutain Editor, Barcelona, 1982-1983.
    -Lipszyc, Enrique, El dibujo a través del temperamento de 150 famosos artistas. Escuela Norteamericana de Arte, Buenos Aires, 1953.
    -Masotta, Oscar, La historieta en el mundo moderno. Ediciones Paidos. Barcelona, 1982.
    -Parés, Diego, “José Luis Salinas”: http://eloficiodelplumin.blogspot.com.ar.
    -Reed, Rod, “Habla el guionista de Cisco Kid”, en Cisco Kid Nº 5, Colección Héroes de Siempre. Ediciones Eseuve, Madrid, 1990.
    -Salinas, José Luis, Grandes novelas de aventuras. Ediciones Record, Buenos Aires, 1976.
    -Sasturain, Juan, El domicilio de la aventura. Ediciones Colihue, Buenos Aires, 1995.
    -Trillo, Carlos y Saccomanno, Guillermo, “Cuarenta años de historieta”, en Hernán elcorsario. Ediciones Record, Buenos Aires, 1976.
    -Trillo, Carlos y Saccomanno, Guillermo, Historia de la historieta argentina. Ediciones Record, Buenos Aires, 1980.

    0 0


    El 10 de diciembre se presentó en la Alianza Francesa, en la ciudad de Buenos Aires, la revista de humor y actualidad “La clínica del Dr. Cureta”, dirigida por Meiji. Argentina cuenta con una extensa tradición de revistas de humor gráfico, que se remonta a la primera mitad del siglo XX. Con excepción de algunos intentos editoriales que perduraron pocos números, desde la desaparición de la revista Humor a fines de los años 90, la tradición se truncó. “La clínica del Dr. Cureta”, que en sus 32 páginas a todo color, presenta humor gráfico y notas de actualidad, viene a cubrir ese vacío.



    Ya desde su título, que apela al nombre del exitoso personaje creado por Meiji y Ceo en la revista Humor, este nuevo espacio se encolumna en la tradición del humor de actualidad y político. Asimismo, al staff lo integran quienes formaban parte de Humor, marcando con ello el retorno al papel de revistas, por parte de autores notables del humor gráfico argentino: Garaycochea, Limura, Grondona White, Tabaré, Maicas, Rep, Parissi, de los Ríos, Toul, Patricia Breccia, Meiji, Jorh, Wolf, Kappel, Lawry, Libman, Pati y Ferrero.





    Por el momento la periodicidad de “La clínica del Dr. Cureta” es trimestral y con vistas a editarla mensualmente. Por el momento solo se consigue en quioscos de revistas de Capital Federal y el gran Buenos Aires.

    Buenos augurios para un nuevo espacio editorial.



    Durante la presentación se le rindió un sentido homenaje a la revista Humor.



    0 0


        Víctor Hugo Ariases uno de los grandes maestros de la historieta argentina, cuyos inicios en la profesión se remontan a publicaciones míticas como Hora Cero y edit. Abril. La mayor parte de su carrera la desarrolló publicando en las principales editoriales de historietas de Inglaterra e Italia, como así también en la editorial argentina Record (Skorpio).
    Hoy se encuentra dedicado a otra de sus pasiones: la pintura.

    Arias

    Nací hace muchos años en la Ciudad de Río Cuarto. Por entonces, a los 18 años teníamos dos opciones para hacer: a trabajar o estudiar. Yo opté por las dos, trabajar y estudiar, pero dibujo. Con esta meta me fui a trabajar a Buenos Aires donde asistí a los Cursos de Dibujo del Natural en la Asociación Estímulode Bellas Artes. Pero ya venía marcado por una habilidad natural, con la que había nacido para esto. Recuerdo mis primeros dibujos en la primaria que hasta sorprendían a la maestra y mis compañeritos. La década de los años 50  fue una bisagra para mi vida: me nombraron profesor, allí en mi ciudad, en la nueva Escuela Provincial de Bellas Artes y también porque formé familia con mi esposa Mary y tres hijos.

    Ernie Pike dibujado por Arias, en la revista Hora Cero


    La pasión por la historieta
    Era niño todavía cuando descubrí al Príncipe Valiente deHarold Foster y Flash Gordon de Raymond, maestro, que me conmocionaron, también después   José Luis Salinas y otros grandes a los que conservo siempre mi admiración. Viviendo aún en Río Cuarto alguien me aconsejó, viendo mi facilidad  para el dibujo de la figura humana, que hiciera historietas, y allí empecé un nuevo camino. Hacer eso me fascinaba y como me quedaban bastantes horas libres de profe, me sumí en ese mundo maravilloso que como lector de historietas lo conocía y ahora lo tenía en mis manos.

    Publicaciones de Arias en la revista Skorpio de Italia



    Una vida publicando en el país y el exterior
    Viajaba a Buenos Aires llevando mis originales, primero en Poncho Negro, no me atrevía todavía presentarme en las grandes editoriales, que llegaron después cuando mejoré. Abril, Hora Cero y también un editorial inglesa que había visto algo mío publicado. Era Fleetway. Les hice dos o tres trabajos pero en un momento me comunicaron que dado, entonces, a problemas con el Correo argentino debían suspender la colaboración para con ellos de nuestros dibujantes, pero me propusieron viajar allá, para seguir con mi trabajo y con alguna ayuda para facilitar mi traslado. 

    Trabajos de Arias en Inglaterra
    Decidí ir, además porque habían abierto una “sucursal” en Milán donde me establecí con mi familia. Estuve en Londres en la Fleetway  y en Dundee (Escocia) otro editor D.C.Thomson  (no lleva P porque es escocés) con el que realicé una intensa colaboración con mi estudio que había montado en Milán. Hacía diversos temas, o series o unitarios de love stories, western, aventuras, guerra y aviación. En estos últimos había que estar bien documentado por el tipo de avión: modelo, año, uniformes, grados o insignias y condecoraciones y por nacionalidad, no obstante siempre había un margen de libertad para la interpretación del dibujante. En Italia he hecho series para “Il Corriere dei Ragazzi”, “Diabolik” y “Lancio” Cuando regresé al país en la década 70 ya dejaba la historieta, excepto para una publicación nacional (Skorpio) y retomé la pintura de cuadros que hago actualmente.

    Páginas de historietas publicadas en la revista argentina Skorpio
       
             
    La pintura
    Quisiera recalcar lo valioso que ha sido para la pintura que yo hago, mi labor de historietista, porque esta práctica me sirvió para dibujar caballos, expresiones, perspectivas, adquirida por dibujarlos todos los días en cuadritos y de memoria. Mi tipo de pintura es figurativa, es decir que se entiende, pero no fotográfica sino suelta y con una paleta impresionista. Mis temas: todo lo que veo en mi alrededor. Instituciones y museos tienen obras mías.

    Página de historieta publicada en Skorpio 58, 1979.

    Colegas
    Personalmente he conocido a grandes  artistas del dibujo: Hugo Pratt, amigo y compañero de viajes, Alberto y Enrique Breccia, José Luis Salinas, Solano Lopez, Héctor Oesterheld, guionista y otros grandes argentinos  y de  “afuera”:  Dino Battaglia, Moebius (Giraud), Joe Kubert, Tacconi, Aldo Di Gennaro, Víctor De La Fuente, Uggeri….  Pensar que pasé una vez por la estación de New Rochelle  en Nueva York donde vivía Alex Raymond, pero ya no estaba más. Recuerdo a mis amigos Juan Giménez, Mangiarotti  más jóvenes que yo que venían a verme dibujar y traerme para ver sus incipientes y lindos dibujos que después los convertirían en exitosos profesionales. Carlos Gómez,  que me ayudó en algunas historias,  es ahora en Italia el exponente de una brillante trayectoria.


    Hora Cero
    De las revistas de historietas nuestras, si ha habido una emblemática coincido en Hora Cero. Un verdadero orgullo de una creación argentina. Antes de ausentarme hice para la serie de Ernie Pyke “En Retirada”, ”lluvia” y “Monte Cassino”

    POSTER  autografiado de puño y letra en 29 x 41 cm. Para los interesados solicitar en:  victorharias@uolsinectis.com.ar



    Libro
    Basada en una leyenda argentina en la época de la Conquista he realizado una historia de aventuras que me interesaría publicar en Argentina – 42 páginas y 250 dibujos- y que es inédita, de la que soy el autor del guión como de los dibujos.

    Página de la serie Aguila Negra, dibujada por Arias, en edit. Columba

    El dibujo
    Los que nacimos con la facilidad para el dibujo deberíamos sentirnos felices, de saber que alguien puso en nuestra manos algo así como un varita mágica, con la que podemos crear e inventar en un pedazo de papel formas y mensajes para entretenimiento y regocijo de muchos. 







    0 0





    Para leer una entrevista a Juan Arancio, en este blog

    0 0


    A modo de balance por el año 2012, les presentamos un listado con las notas más leídas durante la segunda mitad de 2012, de  entre 53 publicadas durante dicho periodo en este blog.

    Viñetas de Celuloide: Constantine,por Santiago K  




    Entrevista:Patricia Breccia (primera parte)

    La aventura continúa, por Germán Cáceres


    El facón de Almanegra, de Oenlao, por Germán Cáceres

    Entrevista: Siulnas   

    Entrevista: Nelly Oesterheld  


    Ramón Columba (primera parte), por Germán Cáceres 

    Entrevista: Patricia Breccia (segunda parte) 


    La Palabra ilustrada: Crítica de relatos inmortales… Por Santiago K 155








    Fotos festival dehistorietas al sur del sur (1)







    La palabra ilustrada. Crítica del libroReparador de sueños. Por Santiago K 


    La próxima semana, el listado de las notas más leídas durante la primera mitad de 2012.


(Page 1) | 2 | 3 | .... | 12 | newer